Reconociendo que para los Cucapá la pesca no acaba con la acción de pescar en si mismo, sino embarca toda la problemática de los recursos que la comunidad requiere para pescar, como donde guardar el pescado y a quien venderlo para que no se eche perder, actualmente se están viendo esas necesidades en forma directa dentro del campamento y con nuestros compañeros de la Otra Campaña.

Existe consideraciones de urgencia ante la situación de la cooperativa Juañak Jah Kajuath que actualmente tiene almacenadas dos toneladas de pescado: 1) Consumir el producto local dentro del campamento, 2) Promocionar la venta en la zona local, 3) Avisar de manera urgente a los compañeros solidarios de Baja California Norte y Alta California para ver de que manera pueden distribuirlo, mientras una comisión de compañeros Cucapás y campamentistas se encargan de preparar el pescado, filete y ceviche, 4) Algunos compañeros de Mexicali han asumido la tarea de buscar compradores en su ciudad, 5) Los compañeros Cucapás siguen buscando compradores.

Se considera como tareas de largo plazo garantizar el acceso a los recursos naturales, obteniendo los permisos de pesca y ejerciendo su derecho a pescar como comunidades indígenas; buscar compradores permanentes para el producto, llevando a acabo un trabajo de comercio solidario. Cabe mencionar que los compañeros de la cooperativa Juañak Jah Kajuath no son los únicos que pescan en la comunidad, pero son los únicos que no tienen permisos para expedir fracturas legales para vender. La implicación de esto es que el sistema capitalista tiene a los Cucapá por abajo de cualquier pescador. Nos toca caminar con los compañeros adherentes Cucapás enfrentando la dura realidad y trabajando juntos por la autonomía.

En cuanto el hostigamiento que se esta viviendo en el campamento el gobierno ha aplicado una estrategia de inteligencia sobre las actividades dentro de la comunidad. Se han visto algunas patrullas por el día. Hace dos semanas, en la madrugada una patrulla que llevaba dos policías llegó para revisar las placas de los carros que se encontraban al rededor del campamento.

 

El jueves 29 de marzo un helicóptero  sobrevoló el campamento a las 11 de la noche y a las 5.40 de la mañana siguiente. Se especula que pertenecía a las agencias federales. En la noche dio vueltas alrededor de El Mayor y se movió hacía el terreno cerca de la comunidad donde se ha establecido las instalaciones para hospedar a los compañeros de la Comisión Sexta, del Congreso Nacional Indígena y del Partido de los Comunistas. Ahí el helicóptero descendió a unos metros del suelo y tomaron fotografías.

 

 

 

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: