El pueblo garífuna, comunidades afroindígenas de las costas centroamericanas han sobrevivido a las políticas de despojo y exterminio por el colonialismo en pleno siglo XVIII y XIX; y tras su desterritorialización hasta habitar, para el caso Hondureño, un nuevo neocolonialismo los invade e intenta subsumirlos a la lógica mercantil de las trasnacionales que en los últimos veinte años pelean por la disputa territorial de los bienes y servicios de prácticamente no sólo Honduras, sino todo Latinoamérica.

La versión más conocida del origen de los ‘caribe negros’ es de 1635, cuando dos barcos españoles que llevaban esclavos hacia las Indias Occidentales desde lo que conocemos hoy como Nigeria naufragaron cerca de la isla de San Vicente. Los esclavos escaparon del barco y alcanzaron la isla, donde fueron recibidos por los caribes, quienes les ofrecieron protección. Los matrimonios entre ellos formaron el pueblo Garinagu, conocidos hoy como garífuna. Este nombre se derivó de “Kalipuna”, uno de los nombres usados por los caribes para referirse a ellos. Además de los náufragos africanos o exploradores previos venidos de África, se debe tener en cuenta que los caribes capturaron esclavos en sus luchas contra los británicos y franceses en islas vecinas y muchos de los capturados se fueron insertando en sus comunidades.

Ahora, a 214 años de que se establecieran los pueblos afroindígenas en las costas hondureñas, la resistencia continúa como si fuera ayer; la colectividad de los garifuna no tiene fronteras, por ello es que desde Livingston (Belice) hasta las costas hondureñas una gran familia exista.

Tras el golpe militar en Honduras encabezado por la derecha más reaccionaria y empresarial, herederos del beneficio económico y territorial de la explotación bananera estadounidense en la década de los sesentas y setentas del siglo pasado, el pueblo Garifuna se hizo más visible por la defensa de su territorio y la autodeterminación como pueblo indígena. Y la OFRANEH (Organización Fraternal Negra Hondureña) ha sido el canal, el camino para avanzar por sus derechos como pueblos con identidad, vida y territorio propio.

Su presidenta Miriam Miranda Chamorro, ha sufrido intimidaciones, golpes, secuestro y recientemente una aprehensión que pudo haberle costado la vida; ya que la policía nacional le disparó a quemaropa una bala de gas lacrimógeno, provocándole una fuerte y grave quemadura, al grado de que tuvo que ser hospitalizada. La presión internacional y nacional hondureña fue motivo de su liberación, sin embargo, queda latente los estragos de la vulnerabilidad con la que a diario debe hacer su vida por su familia y su pueblo.

Miriam Miranda, una mujer Garifuna; afroindígena de la Honduras rebelde, pertenece a la Organización Fraternal Negra Hondureña Pueblo Garifuna; y en el marco del II Festival de Oaxaca Negra, organizado por el Programa Universitario “México Nación Multicultural” de la UNAM, le realizamos una entrevista larga sobre su papel en la OFRANEH, la situación política actual de Honduras y temas sobre los derechos de los Pueblos. A continuación hablamos con Miriam Miranda para el programa Mapeando de Regeneración Radio y Radio UNISUR.

“Al son del año internacional de los “afrodescendientes”, los garífunas de Honduras sufrimos una acelerada expulsión de nuestros territorios que hemos habitado durante 214 años. Mientras tanto algunas organizaciones de afroderecha se han alienado con el régimen represor y pretenden festejar los despojos territoriales que se están dando tanto en África como en América Latina, a través de una supuesta cumbre mundial de afrodescendientes que sirve de instrumento y maquillaje a la violencia del actual gobierno y sus políticas neoliberales.” Miriam Miranda.

Escucha y descarga la entrevista con Miriam Miranda Chamorro presidenta de la OFRANEH

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: