Introducción

Voy a describir y comentar el impacto de esta creciente, que inicia el día 29 de octubre de 2007 y que a la fecha, 15 días después, no ha concluido. Para empezar, voy a relatar que nos localizamos dentro de los límites de los PANTANOS DE CENTLA, lugar acostumbrado a vivir con las inundaciones, supuestamente para lo cual estábamos preparados.

Mi lugar de avecindado es Acachapan y Colmena 5ta. Sección, del municipio de Centro. Soy agrónomo, me dedico a la producción de hortalizas, la prestación de servicios de asesoría y la venta de productos orgánicos elaborados por nuestra cooperativa. Por lo que desde este punto de vista voy a presentarles la situación actual.

Quiero mencionar también, que no he relatado cuestiones como esta, que si me estoy animando a hacerlo es porque nadie lo hace o quien lo hace poco lo entiende. A estas alturas, ya debería tener mi semillero establecido, el altar de los muertos, de nuestros muertos elaborado, estar comiendo un pan de huevo de rancho; pero estoy trepado en una segunda planta de mi casa, acondicionada la azotea con lonas, viendo hacia abajo, el vivero entre el agua, los frutales recién iniciados en producción con el agua a medio metro, con la incertidumbre de si subirá mas el agua, con la corriente atravesando el patio de mi casa, sin poder cerrar los ojos, escuchando las babosadas de la televisión estatal, que te dicen ¡corre!, pero no te dicen para donde, ni te aseguran sitios seguros, por último ni les creo nada, solo que estoy inundado y que preferiría
sembrar una charola a escribir estas líneas, pero no me queda otra, en algo debo emplear el tiempo. Aquí todos los habitantes conocen su tierra o su solar o su lugar donde trabajan, saben donde es mas propicio para potrero, donde sembrar maíz o chile, donde es mas alto para plantar frutales, donde producir
maderas y de que tipo. Donde pescar y que tipo de trampa utilizar de acuerdo al tiempo y la intensidad de la lluvia o la creciente, que no es lomismo.

La magnitud de la creciente

Vamos a describir comparativamente, tomando como referencia una creciente normal, la creciente producida en 1996 por los huracanes Opal y Roxana y la creciente artificial de 1999 que se sospecha que fue política para afectar a Tabasco antes de las elecciones: En una creciente normal, nadie se inunda en su casa, a pesar de vivir colindantes con los pantanos, las escuelas permanecen en tierra, la mayor parte del ganado se saca de la región a las zonas de lomerío o más altas aunque no sea loma, hay comunicación por carretera y funcionan los servicios de salud. Cuando vino el opal y posteriormente Roxana, se inundo todo por primera vez y se perdieron los cultivos, el huracán daba vueltas y no se quería acabar, se inundaron más de lo normal los potreros. Hasta ahí se le hechaba la culpa al fenómeno natural, aunque la gente se empezó a dar cuenta que después de la creciente, el agua no bajaba rápido como en otros años y se dieron cuenta que si se hubieran construido puentes y no alcantarillas en las carreteras, el agua ni habría subido tanto ni se hubiera estancado.

En la creciente de 1999, se le abrió a la presa fuera de tiempo, y sin decir agua va, nos empezamos a inundar, el agua no era normal de una creciente, cuando el agua esta turbia, que baja de las montañas de Chiapas y Tabasco, se sabe que es por la lluvia, pero cuando el agua es clara o mas clara, se sabe que es de la presa, en el 99 el agua era clara o negra, pero no turbia, por eso se descubrió su origen. Se dice que el gobierno federal, que apoyaba a Francisco Labastida, le abrió a la presa para inundar Tabasco y evitar así que la gente saliera a votar por su candidato favorito. No sería entonces la primera ni tal vez la última, que la presa se utilice con fines políticos o con fines de lucro o para esconder la corrupción. En ninguna de las dos crecientes que han pasado y que yo he vivido ha corrido el agua como ahora, la creciente vino del pantano, no del río como se esperaba. Escucho el comunicado de Granier por que no hay otro, pero me da rabia la explicación que da de que el agua no fluye hacia el mar por la luna y quien sabe cuantas pendejadas mas, cuando aquí, 50 o 60 kilómetros de Villahermosa, río abajo, la corriente sin control arraza con mi abono orgánico, me tumbó el refri con semillas y se lleva los costales que puse por la calle para tratar de amortiguar el golpe del agua.

Mi casa, la inicié en 1992, a 1.60 metros del suelo bajo, cuando se presentó el Roxana, le subimos 35 centímetros mas al piso, y después del 99, sólo subimos el patio y el solar, cada año, a la pala, aprovechando el aluvión de cada creciente. Esta vez nos hundimos 40 centímetros mas y el agua que corre es negra, con olor a caño, hay mucho pescado muerto, los camarones se han puesto rojos, cuando normalmente sólo cambian de lugar. Las jaibas se han subido a los árboles y hasta el pescado plaga, que se le denomina roñoso y que aguanta hasta tres días vivo fuera del agua, actualmente se muere, por lo que sospecho que el agua está envenenada.

Nosotros nos inundamos un día y medio después que Villahermosa, no hicimos caso a nuestros familiares, que gastaron miles de pesos en llamadas, rogándonos que saliéramos del lugar por ser de alto riesgo al estar a la orilla del Grijalva, algunos nos ofrecían su casa. Por cierto algunos tuvimos todavía la oportunidad de ir a rescatarlos en cayuco, con la casa a 2.5 metros de hondo y sin tener nada preparado para evacuar. El agua con corriente fuerte, cruza del pantano o laguna de maluco hacia el río, a lo largo de 12 kilómetros, que es la distancia de aquí a la loma de Buena Vista. la cuenca cuenta con aproximadamente 400 kilómetros cuadrados, inicia en la colonia Indeco de Villahermosa, la bordea por el lado Este una carretera y bordo disque de protección construido sobre la rivera del río Grijalva, por el Oeste la limita la carretera de Villahermosa a Frontera y el bordo-carretera del río Jolochero, el cual llega a la loma de Buena Vista y continua por el lado Norte, hasta salir nuevamente al río Grijalva en la Boca de Escoba. Fue tanta la cantidad de agua que subió el nivel del agua mas de un metro en 8 horas, cuando lo normal aquí es que suba de 5 a 10 centímetros por día, estando en plena temporada de llevias, lo cual no fue este caso. El agua brincó la carretera pavimentada en el punto llamado el Tular, a una altura de 60 centímetros, formando una cascada del lado contrario de aproximadamente de 1.5 metros, por una distancia de casi 2 kilómetros. En este lugar, cuentan los viejos, era el paso natural del agua, fue rellenado y para ahorrarse dinero, el gobierno le puso 5 alcantarillas de un metro de diámetro. Se ve ridícula la obra, pero se ve bonita la cascada, mis hijas me decían que teníamos suerte después de todo, pues anteriormente había que viajar 150 kilómetros para llegar al municipio de Tacotalpa para bañarse en una cascada, y esta vez la teníamos en el patio de la casa, la diferencia era el olor a podrido y el color negro.

La afectación en la pesca

Hoy se cumplen 15 días de contingencia, los pescadores, que son todos los que habitan la región, no han podido pescar, no hay producto, los miramos junto a su familia, corriendo por las partes altas de la
carretera, pintando círculos y letras para ver si bajan los helicópteros a tirar alguna despensa. Hay incertidumbre, no se sabe cuando se compondrán las aguas, nadie quiere además comer pescado, por el miedo a que esté contaminado por miles de químicos vertidos al agu
a en los ranchos y la ciudad.

Afectación a la ganadería

Cuando empezó a crecer el agua de forma amenazante, pero dentro de lo normal en la región, los ganaderos y los ejidatarios trasladaron su ganado, como la mayor parte de los años, a las partes mas altas, de 30 a 50 kilómetros de distancia de aquí. De pronto se les avisa que los potreros a donde habían alquilado pastura y pagado 100 pesos mensuales por adelantado por res, se habían ido al agua y que fueran por su ganado porque estaba en peligro de ahogarse. Algunos salvaron primero la familia y después fueron por el ganado, recuperando la mayor parte, otros lo perdieron todo. El pantano, vegetación flotante, que delimitaba los potreros, al subir el nivel del agua y tener corriente, se movió hasta la orilla de la carretera, algunos témpanos cruzaron, llevándose postes y alambrados. La pradera quedó 2 metros abajo del agua negra y el pantano, no tiene para cuando bajar, pues el agua estancada matará el pasto en pocos días por falta de luz. El ganado que logró regresar deambula por la carretera y se le está dando de comer vegetación acuática, transportada en cayucos.

Afectación a la agricultura

Los plantíos de plátano, papaya, chile y maíz se acabaron, los productores había hecho camellones a la pala para tener frutas, verduras y hierbas de olor, cuando menos para el autoconsumo todo el año. Los frutales, que se habían establecido en el 2001, después de levantar la tierra, más arriba del nivel del agua de la creciente del 99, también fueron alcanzados, iniciaban la fructificación, no se sabe que tan dañados
quedarán.

Afectación ambiental

Se han derramado miles de litros de químicos al agua, matando a millones de seres vivos, la descomposición y el consumo de estos por otra cadena alimenticia, seguramente provocará daños de magnitud incalculable.

Afectación social y económica

El campo ya no produce lo suficiente, por ello, casi todos los jóvenes salen a estudiar a la ciudad o a trabajar, ya en la parcela y en la laguna no hay cabida para todos. Muchos son obreros de la construcción, otros panaderos, otros meseros, o vendedores en las tiendas de autoservicio, o empleados del gobierno o vendedores de aguas y tacos por su cuenta. Casi todos fueron poblando la zona suburbana, la tierra mas baja de la ciudad, las colonias mas afectadas como La manga, Gaviotas, Bosques de Saloya, El Cedro, Nueva Esperanza, Fraccionamientos rellenados y muchas mas. Por ahora el campo dejará de percibir ese subsidio de cada quincena y está fluyendo despensa de la que se recibe en el campo hacia la ciudad, porque no hay abasto ni dinero para comprar.

La previsión del desastre

El problema se empieza a sentir en el 96, normalmente había crecientes en la región, y hasta mas grandes, pero no había afectaciones, porque las casas eran de guano y altas, la gente estaba preparada con tapescos para guardar sus pertenencias, su cama, sus animales y hasta se hacían grandes amontonamientos de jacinto para resguardar el ganado. Pero eran crecientes pasajeras, había cultivo de plátano, chile y papaya, incluso de exportación; el agua bajaba rápidamente. La comunicación era por agua. Cuando se inicia la construcción de las carreteras, se empiezan a hacer los famosos rellenos del pantano, no respetando el paso del agua, sin ningún estudio de impacto ambiental o con un estudio hecho por alguien, amigo de político que para el caso es lo mismo que nada. Se le comento al gobierno el problema, a todos los candidatos, y al ver que solo ofrecían pollitos y sanates de engorda, la gente inició los trabajos de levante de sus viviendas rascando a la pala para hacer camellones altos, se dieron algunas dragas por parte del gobierno para tratar de mitigar el problema, años después.

A todos los candidatos, de uno y otro partido, cuando estaban en uno y después en otro partido, a todos se les comentó el problema, cuando eran candidatos era cuando se prestaban para hablar con ellos, algunos hasta llegaban a mi casa diciendo maravillas del trabajo que estábamos realizando, pero jamás se pudo hablar con ellos cuando ya fueron gobernantes, de uno o de otro partido. Preferían repartir despensas y hacer programitas baratos que hacer los puentes para desalojar el agua por su paso normal. En cuanto al campo, no se pudo hacer nada, en 1997 me ofrecieron trabajo en el gobierno, pues decían que desde adentro se podían hacer muchas cosas. Me salí sin lograrlo por la eterna burocracia y corrupción.

Iniciamos un despacho para impulsar los proyectos que considerábamos urgentes para la reconstrucción del campo, y como respuesta, los funcionarios del gobierno nos preguntaban de ellos: ¿y nosotros que vamos a ganar? Algunos pedían el 50%, suficiente, porque había que compartirle al jefe, algunos el 20, otros el diezmo y otros que lo lleváramos para su rancho primero. Al ver la situación tan denigrante para el campo y para los agrónomos, iniciamos el trabajo directo con los productores, haciendo conciencia del desastre que se avecinaba. El gobierno se encargó de opacar los resultados, muchas de las veces coercionando a los productores y condicionándoles apoyos, por ejemplo a que se apoyaban si se cambiaba el uso de productos orgánicos por convencionales para favorecer a cierta marca o empresa vendedora de agroquímicos.

Los responsables de la tragedia

Actualmente, sólo es cuestión de mencionar los altos mandos en la cuestión agropecuaria y les diré que carrera tienen, cual ha sido su mérito y hasta de que grupo político provienen, pero la mayor parte son licenciados, no me pregunten en qué. Hacemos responsables a todos los gobiernos de todos los partidos políticos, que cooperaron con la estrategia Estadounidense de acabar con el campo. Los tricolores se hinchaban de billetes, mientras los amarillos, después de conocer el problema y protestar ligeramente, negociaban su correspondiente migaja. Los azules apoyaban a una u otra parte según su conveniencia.

El apoyo solidario

Se recibió apoyo de todos, sin embargo cabe aclarar que por ejemplo, baja un helicóptero, después de que otro hace un reconocimiento, bajan 6 personas, algunos con cámara en mano filmando la entrega, otros quien sabe haciendo qué, y vienen en el avión 25 despensitas, las cuales la gente se arrebata y los mas vivos se apropian, sobre todo los que viven cerca del lugar donde baja. Lo interpreto como hacer show con el hambre. Se reciben enlatados, atún, sardina, galletas, algunos alimentos raros que la gente no sabe como cocinar. Dentro de poco tiempo se esperan las diarreas por el cambio de alimentación.

Se recibió apoyo de los compas de Chiapas, que fue un respiro para los que alcanzaron, pues las costumbres alimenticias son similares entre los dos estados en el medio rural; consistía en maíz, útil para la alimentación humana y de los animales de pluma, tortilla, frijol nuevo, naranja, plátano, chayote, posol, arroz, calabaza y varias cosas mas. En torno a los puntos donde se recibió, inició una lluvia de chatarra, incluso un helicóptero con cuicos azules que perdió el control, después de estrellarse con los cables de luz y por poco provoca un accidente mayor entre los hambrientos que se arremolinaron en torno al avionónazul; pensando que era despensa en mayor cantidad, pues de todos los aviones que habían bajado, éste era mas grande.

Posteriormente se hacen vuelos rasantes sobre las casas que recibieron la ayuda de Chiapas y
se instaló un puesto de control de la PFP para cuidar su chatarra desplomada, los cuales se comportan con prepotencia y no permiten que se les tomen fotos.

Algunos consejos prácticos para alivianar la crisis

Como no hay letrinas en servicio, se recomienda construir baños secos portátiles para no seguir contaminando mas el río y guardar la basura orgánica para hacer abono, una vez bajando el agua. Se recomienda lavar con agua limpia el tronco de los frutales grandes y pintar el tronco con cal, una vez que baje el agua, para salvar cuando menos los que salten del agua más rápido. Mantenerse en contacto permanente con medios de comunicación mas veraces. Si San Feli-pillo lo permite, seguiremos informando. De lo contrario, lo hará cualquiera otro.

¡Pa su rollito, agárrense el día que me de ganas de escribir!

 

 

 

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: