“No. No aceptes lo habitual como cosa natural. Porque en tiempos de desorden, de confusión organizada, de humanidad deshumanizada, nada debe parecer natural. Nada debe parecer imposible de cambiar”. Bertolt Brecht

Jamás habrá bastante para todos, nos dicen. La pobreza se ha incrementado a niveles casi inimaginables. Sus trágicas consecuencias las padecemos en la actualidad casi todos, sin importar la edad, sexo o el lugar del mundo en donde nos encontremos. Los matices entre las diferentes formas de ser pobre se han atenuado. Las preocupaciones por cómo salir adelante, terminar la quincena, conseguir un trabajo, no ser despedidos, encontrar una escuela, tener un techo, tener un poco de comida, nos consumen en el día con día.

¿POR QUÉ SOMOS POBRES, SI TRABAJAMOS TANTO…?

El predominio del dinero y la “razón” con la que supuestamente se ha dirigido el mundo no ha hecho otra cosa que profundizar más la brecha entre los pobres y los ricos.

En el informe presentado por Oxfam, Una economía al servicio del 1%[1], retrata una parte del nivel de desigualdad y pobreza en el mundo. Con los datos obtenidos mediante informes de diferentes organismos internacionales, esta organización intenta construir un enfoque distinto, que presente de forma más explícita ¿Cómo repercuten los cambios, en la economía de los que menos tienen? Además, elaboran algunas propuestas para erradicar la situación de la pobreza extrema a partir de algunos cambios en las reformas fiscales y formas de actuar de la economía globalizada; que probablemente serían insuficientes, aún imaginando que los dueños del dinero lo permitieran.

La concentración de la riqueza

La desigualdad y la pobreza han aumentado de manera desmedida y continua. La Oxfam señaló que en 2015, el capital de las 62 personas más ricas tuvieron un aumento de 45%, mientras que la adquisición de la mitad más pobre de la población mundial se redujo en un 38%. En ese mismo año, se registraron 700 millones de personas que sobreviven con menos de dos dólares al día. Uno de los datos sobresalientes de este informe, el cual guía su análisis, se refiere al hecho de que solo el 1% de la población mundial posee más riqueza que el 99% restante de las personas del planeta.

Señala además el creciente problema de los paraísos fiscales (espacios de evasión fiscal y sin justificación de sus capitales) en donde este 1% resguarda aproximadamente 7.9 billones de dólares. Las empresas y monopolios trasnacionales se han apoderado de los gobiernos por medio de su economía, ellos concentran gran parte del poder político y económico del mundo. Ejercen su dominio evadiendo impuestos, privatizando servicios e imponiendo costos para jugar con la necesidad humana.

Dos ejemplos paradigmáticos: las normas de propiedad intelectual, patentes que obligan a la población a consumir productos esenciales, como los medicamentos, a precios estratosféricamente altos; la estancada desigualdad de género que usan las empresas para hacer más rentable su trabajo. En muchos casos, el pagar menos a las mujeres además de “ser bien visto”, disminuye los costos de producción.

Desde el inicio del presente siglo, la mitad más pobre de la población mundial sólo ha recibido el 1% del incremento total de la riqueza mundial, mientras que el 50% de esta riqueza ha ido a parar a los bolsillos del 1% más rico.

Por su parte, la mayor parte de los organismos financieros, fija la línea de pobreza en 1.9 dólares diarios; es decir, cualquier persona por debajo de este parámetro se le considera pobre, ya que sus ingresos no alcanzan a cubrir las necesidades básicas: alimentación, vestimenta y vivienda.

Para 2014, de acuerdo con el Banco Mundial, el 53.2% de la población en México se registraba en situación de pobreza.[2] Sin embargo, la cifras se quedan cortas al intentar comprender el coste humano que tiene la pobreza y la desigualdad en la Humanidad.

El sueldo mínimo ha crecido menos de 3 dólares en casi un siglo. Es importante considerar este dato contrastándolo con la capacidad del poder adquisitivo que tienen los salarios conforme pasa el tiempo. El aumento al precio de la gasolina en México en una década, podría ser un breve ejemplo, en 2006 el costo fue de 6 pesos, en el 2016 -según el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP)- llegará a los 16 pesos.

“Los cuatro principales multimillonarios mexicanos podrían haber contratado hasta 3 millones de trabajadores mexicanos pagándoles el equivalente a un salario mínimo, sin perder un solo peso de su riqueza.” [3]

El salario mínimo, es otro concepto que llama la atención. Un salario mínimo debería estar sujeto a los cambios en la economía, la inflación, el alza de los impuestos, prever el sostenimiento de una familia y ser un medio de regulación para que los patrones den un trato justo a sus trabajadores. Sin embargo, está claro que desde hace mucho dejó de tener esta función. Ganar un salario mínimo en México es equivalente de vivir en pobreza extrema.

APROXIMACIONES BREVES SOBRE LA POBREZA

¿Qué significa ser pobre? Las normas que establecen algunos organismos para determinar si una persona es pobre o no, nos dicen más que “índices de desarrollo humano” o porcentajes alarmantes, cristaliza lo que para las instituciones, como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, significa una vida digna. ¿Qué es lo que necesita una persona para cubrir sus necesidades materiales básicas? y ¿Qué es lo que necesita para llevar una vida digna? El que una persona sobreviva con más de 1.9 dólares no lo distancia de la pobreza. Fijar en unos cuantos dólares la condición de carencias o pobreza, es un reflejo de cómo la vida humana comienza a degradarse, a cosificarse. Estas son las reglas que los organismos internacionales utilizan para enmarcar la pobreza con la finalidad de evitar la conciencia de la realidad.

DEFINIR LA POBREZA, ES ASUMIR UNA POSTURA

La pobreza no es una cifra, no es cuestión del poder adquisitivo; es una condición humana impuesta. Una persona no sólo tiene necesidades materiales, necesita de la creatividad, del pensamiento, la reflexión, relaciones interpersonales.

Mientras pocos ganan mucho, muchos ganan poco. Pero sobre todo, la pobreza se entiende a partir de que unos ganan a costa de otros.

Asumir esta realidad es cuestión ética, política y humana. Cerrar los ojos a la lógica capitalista de explotación que sume a millones en la pobreza, es por lo menos, ser cómplice de la atroz desigualdad.

“Dime qué umbral de pobreza defines y te diré quién eres” [4]

 

VIVIR PARA TRABAJAR

El empobrecimiento en el que están inmersa
s las personas, en la sociedad capitalista, limita las oportunidades de desarrollo integral, cosifica al sujeto, limita sus objetivos de vida. En una sociedad empobrecida la vida se rebaja al simple hecho de sobrevivir.

Actualmente quien trabaja, pareciera que no intenta rebelarse o incidir para lograr mejoras que garanticen una vida digna, porque al encontrarse empobrecido (y dimensionando lo que implica esta condición), no reconoce la importancia de su actividad productiva y su condición ciudadana en la estructura capitalista. Tal vez por ello, hasta ahora, a excepción   de algunos esfuerzos, la mayoría de los trabajadores sólo se adaptan al mundo en el que vivimos. Sin embargo no todo es desesperanza, las rebeldías y las resistencias, lento pero con firmeza, también se están globalizando.

“La pobreza degrada y destruye, moral, social y biológicamente al más grande milagro cósmico: la vida humana. La existencia de la pobreza es una aberración de la vida social.” [5]

Luchar por la dignificación de la humanidad en todos los ámbitos de la vida, para todas y todos, es indispensable para quienes asumen que la pobreza es resultado de un determinado modelo económico que prioriza el capital sobre las personas.

 

1OXFAM “UNA ECONOMÍA AL SERVICIO DEL 1%. Acabar con los privilegios y la concentración de poder para frenar la desigualdad extrema” , informe 2010, 18 de enero del 2016. Consultado 5 de febrero del 2016 en: https://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/file_attachments/bp210-economy-one-percent-tax-havens-180116-es_0.pdf

2Banco Mundial, “Tasa de incidencia de la pobreza, sobre la base de la línea de pobreza nacional (% de la población)”, México. Consultado 6 de febrero del 2016 http://datos.bancomundial.org/indicador/SI.POV.NAHC/countries/MX?display=graph

3OXFAM, Desigualdad Extrema en México, Concentración del Poder Económico y Político informe 2014, 27 de junio del 2014. Consultado 5 de febrero del 1026 en: http://cambialasreglas.org/images/desigualdadextrema_informe.pdf

4Boltvinik, Julio Conceptos y medición de la pobreza. La necesidad de ampliar la mirada. Papeles de Población, vol. 9, núm. 38, octubre-diciembre, 2003, pp. 9-25 Universidad Autónoma del Estado de México Toluca, México

5Boltvinik, Julio “La pobreza en América Latina. Análisis crítico de tres estudios” Frontera Norte Num. Especial: POBREZA,1994

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: