Una lección de crueldad: Una mirada a la vivisección

“Los animales existen en el mundo por sus propias razones.
No fueron hechas para el ser humano,
del mismo modo que los negros no fueron hechos para los blancos,
ni la mujer para el hombre…”

Alice Walker

 

En el nombre del progreso de la humanidad, los individuos humanos han cometido actos que por su naturaleza son atroces, llegando a torturar y asesinar a individuos de su misma especie, así como a individuos de diferente especie, actos en donde se juega, de la manera más vil y sádica, con la vida y el bienestar de los individuos más desfavorecidos del planeta. Destruyendo sus hogares para construir los nuestros, saqueando las riquezas de los mismos para poder saciar la eterna sed de avaricia que lo domina, usando su sufrimiento como entretenimiento de masa. Desde el inicio de la revolución industrial con  un nuevo tipo de actos en contra del bienestar de las demás especies, encubiertos bajo los argumentos de poder tener nuevas curas para las enfermedades e su momento mortales, así como hacer más seguros los avances tecnológicos logrados en este periodo histórico, estos actos o experimentos hoy en día los conocemos con el termino vivisección.       

 

Vivisección significa el corte en animales vivos. Pero hoy en día usamos dicho término para englobar todos los actos en el que se use algún individuo vivo, para probar productos que posteriormente saldrán al mercado comercial o en su caso serán usados en alguna misión militar o nuclear, estos experimentos son realizados por empresas farmacéuticas, cosméticas, vehiculares, instituciones del gobierno encargadas de pruebas de nuevo armamento militar, efectos de la radiación en individuos, así como en la búsqueda de curas de enfermedades que solamente se encuentran en los individuos humanos, como el cáncer o el VIH sida y de enfermedades infecciosas y virales.        

 

La vivisección es el medio más importante y poderoso que tienen las empresas farmacéuticas para poder seguir con el gran comercio de la “salud” experimentando con infinidad de individuos para así poder sacar nuevos productos al mercado. Dichos experimentos son actos en el que se toma a individuo en estado sano y se le infecta de manera totalmente artificial con algún virus o enfermedad, para posteriormente probar los supuestos medicamentos para su cura; su propósito es probar sustancias de carácter adictivo en vez de curativo, al contrario de lo que se pensaría, esto es para obtener mayores ventas y que así siga creciendo la empresa.

 

Existe otra gran industria que tiende a usar la vivisección como medio de prueba para sus productos, aunque muchos pensemos que esto es más que inútil, sádico y que sus “investigaciones” alimentan solo a los poderosos, estamos hablando de la industria cosmética, que como todo sabemos solo sirve para seguir con la vanidad de los individuos humanos en todo el mundo, argumentando que son un medio de higiene y estética que claramente se puede alcanzar mediante medios más naturales, económicos y al alcance, pero gracias a las estrategias de marketing que bombardean todos los días los medios de comunicación masiva hacen creer a las masas de que su producto es la única alternativa de uso, sin nunca mostrar afondo los actos que se llevan acabo para la realización de dicho producto, hechos atroces en donde se expone el dolor y la desesperación en lo individuos experimentados: un ejemplo es la fabricación del champú, en él, una gran cantidad de conejos son introducidos en cajas en donde solo hay un agujero por donde solo cabe su cabeza, esta queda atorada sin ninguna posibilidad de moverse para ningún lado, después de varios días les vierten en uno de los ojos la solución concentrada de la sustancia y dejando el otro sano para que sirva como referencia, en este experimento se usan conejos ya que por su naturaleza estos no lagrimean, por lo tanto el ojo no tiene oportunidad de limpiar la sustancia corrosiva, pero para mayor seguridad los investigadores sujetan los parpados del conejo con pinzas especiales que no los dejan cerrar.

 

Este es un ejemplo de las crueldades cometidas; en estos momentos en todos los laboratorios del mundo se escuchan los gritos de dolor, agonía y desesperación de miles y miles de individuos que por el solo hecho de haber nacido diferentes a la especie “dominante” son torturados y usados como carne de cañón en nombre de dicho progreso.

 

Debemos saber que una pequeña parte de los experimentos realizados en animales fueron capaces de aportar algo nuevo, pero la gran mayoría de los experimentos son inútiles, por el hecho de que los animales son totalmente diferentes anatómica y fisiológicamente al ser humano y que ninguna sustancia o enfermedad que los infecte no será la misma de la que infecte a un humano, ni tampoco ningún producto cosmético llegara a tener los efectos de la sustancia  concentrada en especies distintas. Y aunque en la actualidad una parte de la comunidad científica y medica está en contra de estas acciones, son las grandes empresas a las que económicamente les afectaría si dejaran de hacerlo, pues su poder alcanzan niveles que solo se puede alimentar alrededor de la lógica capitalista, cegando con su marketing a la población para no buscar nuevas alternativas a sus productos y tratan de eliminar el movimiento que ha surgido en su contra.

 

Ciberografia:                                   

1)      Libera asociación animalista: http://www.liberaong.org/

2)      Stop vivisección ONG: http://www.stopvivisection.eu

3)      Revista tiempo animal: http://tiempoanimal.blogspot.mx

Más de la autora

Redes Sociales

66,772FansLike
16,261FollowersFollow

INSTAGRAM

Tienda de fotógrafia

spot_img

TENDENCIAS