En días pasados en un evento de la SEP, el consejo consultivo del UNICEF, pedía enfáticamente a los maestros de Morelos que están en contra de la Alianza por la Calidad Educativa (ACE) que reanudaran clases apelando a los derechos que tienen los niños y niñas a la educación.
 
Sin embargo, este mismo Consejo Consultivo de UNICEF, a la fecha, no dice nada, ni se pronunciado por la defensa de los derechos de los niños y niñas de este mismo estado que han sido agredidos con gases lacrimógenos, golpeados y encarcelados por elementos de las policías estatales y federales a raíz de las movilizaciones magisteriales en distintos poblados de Morelos.
 
Con ello se pone al descubierto no sólo que en este país no se respetan los derechos de los niños y niñas, sino todo lo contrario, a los niños, niñas y jóvenes menores de edad en México, se les vulnera, se les abusa, se les agrede, se les encarcela, por el sólo hecho de ser niños, por ser hijos de padres que piensan distinto o que defienden sus derechos, o por el sólo hecho de estar en el lugar y en el momento equivocado. Tal y como pasó en Atenco 2006.

Esta represión del estado mexicano a su pueblo no tiene precedente desde 1968, toda represión es terrible y condenable; pero ni los genocidas del gobierno argentino en la década de los setenta hacían eso con los hijos e hijas de los disidentes políticos. Definitivamente violaron los derechos de esos niños y niñas al separarlos de sus  familias y los culpables tienen que ser castigados; pero no atacaban a los niños y niñas de esta manera, no los encarcelaban y torturaban como a sus padres.

Así está el nivel de represión en México, y es terrible que los organismos e instituciones nacionales e internacionales que dicen trabajar por los derechos de la infancia, no hagan nada al respecto. ¿A dónde vamos a llegar? Definitivamente es otra tarea que toca a los ciudadanos resolver.

Niñas y Niños de  La Otra Campaña en el DF

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: