Desplazamientos forzados provocan crisis humanitaria en el Estado de Chiapas

En el estado de Chiapas un nuevo desplazamiento forzado se llevó cabo en medio de una aparente disputa de tierras. Desde el pasado 25 de diciembre de 2017 la gente del pueblo de origen tsotsil de Aldama vive con miedo generado por un grupo armado que realiza disparos constantes con armas de fuego de grueso calibre con el fin de aterrorizar a la población del municipio en la región de los Altos.
El 3 de marzo los ataques se agudizaron y provocaron el desplazamiento forzado de alrededor de 700 personas de las comunidades de Tabak, Koko’ y San Pedro Cotsilnam que se encuentran en una grave situación de escazes de alimentos. Son las mujeres y los niños quienes se ven más afectados por esta situación.
Los ataques provienen del ejido Manuel Utrilla, también conocido como Santa Marta en Chenalhó y están asolando las comunidades de Tabak, Koko’, San Pedro Cotsilnam, Stselej Potop, Xchuchte y Puente, del municipio de Aldama que se encuentran en las cercanías del río que marca la colindancia entre ambos municipios.
En la región la memoria está marcada por los días en que los grupos paramilitares (integrados por civiles de las comunidades entrenados por el ejército que actuaron en su apoyo) formaron parte de una estrategia contrainsurgente que buscó a través de desplazamientos forzados, masacres y hostigamientos cotidianos en las comunidades, acabar con la organización del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y la población simpatizante.
En la actualidad el estado del sureste mexicano vive una nueva crisis de desplazamientos forzados y agresiones a las comunidades que nos recuerda las condiciones de un conflicto político militar irresuelto.
El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas señaló que familias Bases de Apoyo del EZLN pertenecientes a comunidades del municipio de Aldama y del ejido Manuel Utrilla, se encuentran en grave riesgo de desplazamiento forzado, sus vidas, integridad y seguridad se ven amenazadas por el mismo grupo armado.
En un recorrido que Regeneración Radio realizó por las comunidades afectadas, se pudo constatar los disparos que aterrorizan a las personas y la situación de tensión y vulnerabilidad que viven las familias en la zona. Las personas no tienen un refugio seguro, pues la franja en disputa que delimita los municipios de Aldama y Chenalhó es muy pequeña, dificultando la salida de las personas de la zona de conflicto, volviendo más crítica la situación.
“Nosotros estamos muy preocupados pues porque nadie quiere morir, nosotros tenemos aquí escondiditos por la seguridad de la vida, así con las mujeres también están amontonaditos porque la verdad tienen miedo, están sufriendo.. Cuando caminamos por la carretera también nos avientan bala, caminando, solamente si nos ven nos disparan, carros también a veces pasan carros y entonces disparan. La verdad aquí está muy triste, ya no podemos pasar nada, ir a comprar algo hasta allá, ya ni alimentos ni maíz porque nosotros aquí estamos acostumbrados de comprar maíz, ya ni nos dejan pasar para ir a comprar maíz, alimentos tampoco”
Desde el pasado 27 de febrero, 258 personas -72 familias- de la comunidad de Koko’ fueron desplazadas a causa del mismo grupo armado, “Salimos de nuestras casas desde hace un mes porque recibimos tantos disparos… estamos sufriendo mucho”.
Solo en Koko' aproximadamente 180 niños y niñas se encuentran en una situación de vulnerabilidad, expuestos a las inclemencias del tiempo y con escazes de alimentos.

¡Apóyanos! ¿Te gusta nuestro trabajo? Regeneración Radio es posible gracias a las contribución de nuestros lectores. Considera hacer una donación:

Las mujeres desplazadas de las comunidades viven con miedo permanente en medio de los disparos que no cesan, “ahorita estamos sufriendo mucho porque donde vivimos está muy cerca donde están los que tiran balazos, entonces por eso salimos en la noche, cerca pasaron las balas… mis hijos por poco lo matan porque ya cerca pasó la bala.
Lugar donde las personas desplazadas de Koko’ recolectan el agua para beber. Muchos niños y niñas sufren de enfermedades gastro intestinales pues el agua no está en condiciones salubres
En Tabak empezaron a salir tras la agudización de los disparos que impactaron sus casas y escuela.
“Las casas y la escuela están baleadas, antes de las vacaciones de semana santa se suspendieron las clases por las balas”. Debido a las agresiones a los edificios escolares, los niños, niñas y jóvenes interrumpieron su educación en los niveles pre escolar, primaria, secundaria y bachillerato, tanto en el centro del municipio de Aldama, como en las diferentes comunidades cercanas a los límites territoriales en donde se presenta la violencia.
En la comunidad de Tabak, 80 familias, un total de 315 personas -en su mayoría mujeres y pequeños-, se encuentran desplazadas desde los primeros días de marzo del 2018.
En San Pedro Cotzilnam la gente vive con miedo debido a las constantes agresiones. Un día después de la documentación que Regeneración Radio hizo en terreno, fueron asesinadas tres personas en el lugar.
Tanto en Koko’, Tabak, como San Pedro Cotzilnam señalan como autores de los desplazamientos a un grupo armado con vestimenta negra portando armas de grueso calibre, “no son armas chicas que disparan, sino que son armas grandes, hay un arma que nos disparan para acá que tiene una luz roja, llega hasta acá a la comunidad”.
Desde finales del año 2017 la crisis alrededor del desplazamiento forzado se ha agudizado en el estado de Chiapas, tan solo los casos de Chalchihuitán, Chenalhó y Aldama suman más de 6 mil personas en esta situación. Conflictos añejos en la región son potenciados por la existencia de armas de fuego y grupos armados que actuan bajo la anuencia del gobierno municipal y estatal.
Tanto en Koko’, Tabak, como San Pedro Cotzilnam señalan como autores de los desplazamientos a un grupo armado con vestimenta negra portando armas de grueso calibre, “no son armas chicas que disparan, sino que son armas grandes, hay un arma que nos disparan para acá que tiene una luz roja, llega hasta acá a la comunidad”.
Desde finales del año 2017 la crisis alrededor del desplazamiento forzado se ha agudizado en el estado de Chiapas, tan solo los casos de Chalchihuitán, Chenalhó y Aldama suman más de 6 mil personas en esta situación. Conflictos añejos en la región son potenciados por la existencia de armas de fuego y grupos armados que actuan bajo la anuencia del gobierno municipal y estatal.

REGENERACIÓN RADIO | MARZO DEL 2018 | DESPLAZAMIENTOS FORZADOS PROVOCAN CRISIS HUMANITARIA EN LOS ALTOS DE CHIAPAS

¿Te gustó este fotorreportaje? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribución de nuestros lectores. Considera hacer una donación: