Tuxpan, Jalisco, 11 de marzo de 2007

Convocados y reunidos en Tuxpan del Sur, Jalisco, los días 10 y 11 de marzo del presente año,  la Región Centro – Pacífico del Congreso Nacional Indígena, l@s herman@s, las autoridades y los delegados de los pueblos, naciones, barrios , tribus y colectivos indígenas:

amuzgo, coca, hñahñú, Chichimeca huachichil, mixteco, nahua, purhépecha, triqui, wixárika y zoque provenientes de los estados de Chiapas, Colima, Distrito Federal, Durango, Estado de México, Guanajuato, Guerrero,  Oaxaca, Jalisco y Michoacán para realizar la XIX Reunión del Congreso Nacional Indígena Región Centro- Pacífico pronunciamos la siguiente declaración:

Considerando que caciques regionales en coordinación con los  malos gobiernos de los tres niveles, han explotado nuestras tierras, territorios y recursos naturales, para realizar practicas de ecoturismo y realizar sus negocios propios a costa de nuestras comunidades.

Observando que la explotación a nuestros territorios por parte de las mineras, madereras y todos los que expropian en general nuestros recursos naturales, han causado graves destrozos que perjudican directamente a nuestras comunidades.

Analizando que la destrucción de nuestros lugares sagrados a causa de la explotación por parte de caciques, empresas turísticas, han sido con el aval e incluso con el incentivo de normas y políticas publicas.

Recordando el constante ataque y hostigamiento que han vivido nuestros pueblos por parte de partidos políticos e iglesias que trabajan a favor del capital, para lograr el debilitamiento y la división de nuestras asambleas, autoridades y cultura propias.

Observando que las grandes empresas han tomado ya el gobierno de este país y han intensificado el ataque frontal a las comunidades con un claro objetivo de exterminio de nuestros pueblos, apoyándose en organismos financieros internacionales, así como en programas y leyes que legalizan su terrorismo de Estado.

Recordando que nuestras tierras, montes y aguas han sido explotadas de una manera brutal a causa de las políticas y programas de privatización de tierras que se han derivado de la neoliberal reforma al artículo 27 constitucional en 1992.

Considerando que los legisladores de este país obedecen a intereses trasnacionales y no a la voluntad del pueblo y que en este tenor han hecho leyes racistas y entreguistas como la ley de bio-seguridad, la ley de aguas nacionales, la ley de acceso a recursos genéticos y biológicos, la ley indígena nacional contraria al espíritu de las Acuerdos de San Andrés y leyes estatales sustentadas en la contrarreforma en materia indígena.

Condenando la entrada indiscriminada de semillas transgénicas a nuestro país, que se ha incrementado con la aplicación de la ley de Bio-seguridad, representando un grave riesgo para nuestros pueblos en cuanto a la alimentación, cultura y economía.

Los pueblos, naciones, tribus, barrios, comunidades, colectivos y organizaciones, así como herman@s de la sociedad civil que acompañan e integran el Congreso Nacional Indígena Región Centro Pacífico manifestamos que:

Denunciamos el acaparamiento de tierras del ejido de Tuxpan, Jalisco por parte de terratenientes, extranjeros y el ingenio de Tamazula, así como las condiciones deplorables de los trabajadores del campo y los aserraderos.

Rechazamos tajantemente los registros y patentes que se han hecho sobre nuestras plantas y medicina tradicional, nuestros conocimientos y saberes, así como nuestro arte.

Reconocemos al Comisariado Autónomo de la comunidad indígena wixárika de Bancos de San Hipólito y el derecho de propiedad a su territorio histórico; a los Comisariados Autónomos de las comunidades mixtecas de La Soledad, Santa Cruz Yucucani, San Miguel Tejalpan, Rancho Viejo, Yoloxóchitl de los municipios de Xochistlahuaca y Tlacoachistlahuaca, Guerrero.

Reconocemos la lucha del pueblo indígena náhuatl de la sierra de Manantlán y denunciamos las explotaciones de la minera Peña Colorada solapada por los gobiernos locales y federales.

Reconocemos el municipio autónomo  purhépecha de Zirahuén y sus autoridades comunales.

Reconocemos y apoyamos la lucha de los pueblos kukapá y kiliwa del noroeste del país y convocamos a todos los pueblos, naciones, tribus, colectivos y organizaciones que integran el Congreso Nacional Indígena a participar en los campamentos de paz en defensa de su derecho a la existencia, que se desarrollara en los meses de febrero a mayo en la comunidad indígena de El Mayor en el territorio indio Kukapá, en las cercanías de la ciudad de Mexicali, Baja California, México.

Repudiamos la ofensiva paramilitar que los malos gobiernos  federal, estatal y municipales han emprendido contra los municipios autónomos zapatistas de Chiapas, con el objeto de frenar su organización y el ejercicio de su autonomía y hacemos nuestro el llamado de nuestros hermanos zapatistas y convocamos a los pueblos, naciones, tribus y organizaciones del CNI para apoyar el campamento que se instalara en el poblado de Huitepec Ocotal (segunda sección), en el territorio del pueblo indio tzozil, en las cercanías de la ciudad de San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

Reiteramos el reconocimiento de Ley Suprema para los pueblos indígenas de México los Acuerdos de San Andrés, por lo que declaramos como letra muerta la Contrarreforma Constitucional en materia indígena del 2001, así como aquellas leyes que se derivan de esta en todos los estados de la Republica,  como es el caso de la ley indígena recién aprobada en Jalisco y cualquier Consejo o representación que se conforme a partir de esta Ley Indígena.

Siendo el maíz el corazón y la vida de nuestros pueblos, denunciamos la nueva guerra por el acaparamiento e introducción de las semillas transgénicas que las trasnacionales y el gobierno están impulsando mediante diversas leyes, reglamentos y programas que han venido aprobando sin excepción todos los partidos políticos. Sabemos que la promoción de biocombustibles se usara para justificar la introducción de cultivos transgénicos y el despojo de tierras para producción industrial.

Mantenemos la alerta en la defensa de nuestros maíces originarios, nos pronunciamos por la defensa de la semilla nativa de cada comunidad porque para nosotros el maíz es sagrado, es la vida que está ligada a todas las ceremonias, al sustento de la comunidad y nuestra autonomía.

Condenamos y denunciamos el aumento de la militarización y el incremento de la presencia de cuerpos policiales, paramilitares y para policiales en regiones indígenas y campesinas, que el gobierno federal está llevando a cabo en todo el país, en concreto contra de los pueblos indígenas integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca y contra el pueblo de San Salvador Atenco.

Los pueblos indígenas rechazamos tajantemente la explotación turística, ambiental, cultural e industrial del territorio circundante al lago de Chapala y de la Laguna de Cuyutlán en Manzanillo, Colima. Nos pronunciamos específicamente contra la Terminal de gas natural licuado en Manzanillo.

Denunciamos la utilización del bosque comunal de la comunidad indígena
coca de Mezcala como pista de motocross por el municipio de Poncitlán, Jalisco y clubs de motociclistas del estado de Jalisco instalados a pesar del  rechazo de los comuneros.

Nos pronunciamos en contra del saqueo de los recursos naturales y de nuestra gente  que el gobierno y empresarios están haciendo en los territorios indígenas del país a través de sus programas de empleo temporal, maquiladoras, pago por servicios ambientales, aprovechamiento forestal, Oportunidades, remunicipalizacion del agua, registro de pozos de agua, el PROCEDE y el PROCECOM.  Específicamente en el caso de Xochistlahuaca, Guerrero en donde gobierno y empresarios quieren robarse el agua y la madera de este pueblo.

Rechazamos y condenamos el saqueo de ofrendas y arte sagrado que las universidades, institutos de arqueología y antropología  han hechos en nuestros territorios para venderlo a otros países o exhibirlos sin nuestra autorización.

Exigimos la liberación inmediata de Marcos Paz Calvillo comunero y defensor histórico del territorio indígena de Zirahuén  y de Bulmaro Cuiríz Hurtado presidente de bienes comunales de esta comunidad, quienes están detenidos desde el viernes 9 de marzo de 2007 de manera arbitraria,  ilegal e ilegitima por defender las tierras comunales.

Rechazamos el muestreo genético que se hace a los pueblos indios por parte de institutos de salud y de investigación. Denunciamos que el gobierno ilegítimo de Ulises Ruiz firmó un acuerdo con el Instituto de Medicina Genómica (inmegen) para muestrear a los pueblos indígenas de Oaxaca.

Llamamos a todas las comunidades participantes en el Congreso Nacional Indígena a estar al pendiente de las acciones que van a tomar los comuneros de San Pedro Atlapulco con respecto a la defensa de sus manantiales y su agua.

Por lo expuesto anteriormente acordamos que:

Para resistir y seguir existiendo como pueblos vamos a continuar fortaleciendo nuestra autonomía en los hechos,  para al mismo tiempo  hacer frente a los ataques de las políticas publicas, caciques y transnacionales al servicio del capitalismo.

Vemos que los grandes medios de comunicación no están hechos por, ni para el pueblo, por lo que dificultan la comunicación de información real,  es necesario  entonces apoyar y seguir creando nuestros medios de comunicación alternativos que obedezcan a objetivos trazados colectivamente por asambleas comunitarias.

Es necesario trabajar desde nuestras regiones para construir desde abajo un programa nacional de lucha anticapitalista, con los pueblos indígenas y todos los sectores explotados de la sociedad como lo plantea la sexta declaración de la Selva Lacandona.

El planteamiento de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona es un espejo en el que nos reflejamos cada pueblo de México por lo que la reivindicamos como un camino justo, legítimo y legal respaldada por el derecho histórico de nuestros pueblos, naciones, tribus,  y barrios indígenas.

El sistema político actual nos ha dado la espalda y ya no es opción para nuestros pueblos, por lo que seguiremos trabajando desde abajo  y a través de nuestros modos y formas propias de organización.

ATENTAMENTE

 

Tuxpan, Jal., a 11 de marzo de 2007.

 

NUNCA MÁS UN MÉXICO SIN NOSOTROS

POR LA UNIFICACIÓN Y RECONSTITUCIÓN DE NUESTROS PUEBLOS

Los pueblos, naciones, comunidades, barrios y organizaciones participantes:

  • Comunidades de Uruapan, Cherán, Nurío, Santa María de Ostula, Tarecuato, Unión de Comuneros Emiliano Zapata (MICHOACAN).
  • Comunidad Indígena de Santa Catarina Cuexcomatitlán, San Sebastián Teponahuaxtlán y Tuxpan de Bolaños, San Miguel Huaixtita, Mezcala, Ayotitlán, Tuxpan, Cihuatlán (JALISCO)
  • Comunidad Autónoma Wixárika de Bancos de San Hipólito (DURANGO).
  • Comunidad indígena de San Pedro Atlapulco (ESTADO DE MÉXICO)
  • Comunidades de Zacualpan, Suchitlán, municipio de Comala (COLIMA).
  • Colectivo en Rebeldía Suljaa’, Comité de la Radio Ñomndaa, Comunidades de Santa Cruz Yucucani, La Soledad  (GUERRERO).
  • Comunidad de San Ignacio de la Paz, Frente Regional Chichimeca Otomí (GUANAJUATO)
  • Colectivo de la Comunidad de Punta de Campos, Manzanillo, en contra de la contaminación de la termoeléctrica.
  • Comunidad en Resistencia de la Yerbabuena, Colima.
  • Colectivo de Cultura Popular “Lo de Menos”.
  • Movimiento de Unificación y Lucha Triqui
  • Representantes del Pueblo zoque
  • Asociación Jalisciense de Apoyo a los Grupos Indígenas, A.C.
  • Unidad de Apoyo a Comunidades Indígenas de la Universidad de Guadalajara
  • Unión de Jóvenes Estudiantes Wixaritari, A.C.

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: