“Me detuvieron el sábado 25 de noviembre como a las 17:15 horas, por la avenida Juárez entre Hidalgo y Morelos. Fueron cuatro elementos de la policía federal preventiva y elementos del ejército (ya que durante el trayecto hablaban de cuestiones militares). Al tomarme yo estaba un poco mareada ya que padezco de vértigo y muy fácilmente me mareo, motivo por el cual fácilmente me sometieron. Yo tampoco me resistí ya que me sentía muy mal.

Durante el trayecto me amenazaban, me insultaba, me picaban y tocaban las nalgas; nos sacaron fotos y nos entregaron a unas mujeres vestidas de civil. Ellas nos insultaban, nos amenazaban y nos amarraron los pies y las manos. Nos quitaron celulares, bolsas, dinero y otras tarjetas de auto servicio. Allí nos tuvieron una hora, muchas veces preguntaban nuestro nombre y domicilio. Violencia física grave no tuve, solo algunos jalones de mano, de pelo, nalgadas y pisadas en el cuerpo. La tortura psicológica que recibí sí fue grave. Nos llevaron en una camioneta roja acostadas como animales y después de dar algunas vueltas; no sé donde se pararon un rato y luego nos cambiaron a otra, al parecer de color blanco.

De igual manera nos tiraron y torturaron psicológicamente, diciéndonos que nos enterrarían vivas. Más tarde emprendieron camino a alta velocidad y nos bajaron en un lugar desconocido, sólo logre ver el nombre de “reclusorio”. Allí nos sentaron, nuevamente atadas y nos interrogaron varias veces los agentes ministeriales y los de la PFP. Una vez ahí nos recibió el director dando órdenes, nos tuvieron como hora y media y después nos asignaron una celda sin nada de cobija, ni nada que cubrirnos y fue una noche muy helada. Al otro día domingo salimos a revisión médica y ahí nos dieron sólo un plato con huevo y tortillas. Nos visito derechos humanos del gobierno y pedimos que se nos comunicara con la familia, a lo cual no tuvimos derecho (hasta la fecha).

El domingo durante toda la noche no dormimos y salimos a declarar y se observaba mucho movimiento y por ello se tramo nuestro traslado, nos sometieron y nos llevaron al aeropuerto. Ahí nos esperaban muchos P.F.P., el M.P., judiciales y el ejército, los cuales nos revisaron e interrogaron bruscamente, nos subieron al avión esposadas sin levantar la cara. El trayecto duro aproximadamente dos horas, motivo por el cual supuse que era afuera del estado. Al llegar no sé donde nuevamente nos bajaron y tomaron fotos, nos subieron a otro autobús y sometidas caminamos 30 minutos y llegamos a Nayarit pasando por un túnel con perros ladrando, allí nos recibieron señoritas con mucha prepotencia y nos hicieron la revisión correspondiente, luego nos asignaron la celda.

Hasta ahorita no me han amenazado, tenemos las atenciones necesarias pero me gustaría que se insistiera en mejora la atención medica de quienes por el estrés se enferman de diarrea, ya que sólo atienden emergencias. También necesitamos ayuda psicológica, ya que varios nos deprimimos por no sentirnos culpables. Personalmente me comunique con mi hermano quien vino personalmente; pero deseo hacerlo con mi esposo por que tengo el pendiente de cambiar o firmar unos cheques que al parecer van a vencer que están en una libretita roja y hacer unos pagos en proveedora, dígale por favor que si viene a verme que traiga los cheques para que no les haga falta el dinero y que el sello del jardín de niños esta en mi bolsa y que lo entregue, también que los quiero y que pronto nos veremos. He comido y dormido poco pues no es fácil asimilar esto y mis achaques de la menopausia, otro teléfono en el cual se puede comunicar y dar recado es (…) y que cuiden su dieta de mi mamá. Me acusan de algo que no acepto y que no reconozco ninguna de las acciones de las cuales se me culpa. No se ha hablado con los abogados defensores y deseamos hacerlo para saber nuestro proceso; como petición va que se agilice éste proceso ya que las vacaciones se aproximan y no va haber gestoría, asimismo que nuestro traslado sea un hecho. Le agradezco su atención y no se olviden de atender y venir más seguido ya que está incomunicada mucha gente, les ruego que no nos olviden. Gracias.”

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: