Testimonio # 3 / presas en el penal de Nayarit

“El día que me detuvieron fue el 25 de noviembre del 2006, iba a visitar a mi hermana que trabaja en Santo Domingo en una tienda de artesanía. Me faltaba como una cuadra para llegar cuando iniciaron los ataques de petardos por todas partes y de tanquetas que empezaron a perseguirnos. Corrí por todas partes, me junte con una señora, aproximadamente habíamos avanzado como 20 cuadras de Sto. Domingo.

Ya me dirigía a Sta. Lucia del camino y nuevamente vi correr a la gente en sentido contrario y atrás venían camionetas de la P.F.P., en ese momento me quede quieta con la señora y nos empezaron a golpear con palos y macanas, luego nos apuntaron con sus armas. Uno de ellos me golpeo en la cintura con un palo grande, se acerco otro me agarro del cabello y me arrastro feo. La señora con quien iba me trato de defender suplicándoles que me soltaran; me seguían arrastrando y me pegaban con un palo, otro me pateaba. Me arrojaron al suelo y todavía me remataron en el suelo con unos macanazos. Me quitaron en ese momento mi mochila que contenía mi pasaporte, diez mil pesos, dos memorias Mp3, entre otras cosas.

Después nos subieron a una camioneta a puras mujeres, allí, había compañeras que se estaban desangrando. El transcurso de Oaxaca a Miahuatlán fue como de cuatro horas, durante ese tiempo nos martirizaron psicológicamente, nos dijeron, que nos iban a violar, que pertenecíamos a la APPO, que quien nos pagaba. La verdad me duele mucho lo que nos hicieron, por que días después iba a viajar al D.F. del 28 al 03 de diciembre ya que tenía un curso preacadémico, como me robaron, abandone a mi hermanito y a mi papa que dependen económicamente de mí. Mis demás hermanos están en los Ángeles, hasta ahora, 01 de diciembre no sé nada de ellos; nadie me ha visitado. Le suplique a la trabajadora social que me permitiera hacer una llamada para comunicarme con mis amigos o familiares y no he tenido respuesta.

Los primeros días me sentía muy mal por que padezco de migraña y de gastritis. Les rogué para que me dieran algunos calmantes, nunca me hicieron caso hasta que notaron que estaba muy mal; como no comía me dio vomito y tenía muy inflamadas las anginas. Al día siguiente me dieron de tomar naproxeno. Desde entonces no puedo dormir, ni comer bien; siento que estoy llegando a un grado de depresión por que no se nada de mi familia. En este lugar se están destruyendo mis sueños y mi felicidad. Había logrado con mucho esfuerzo  una beca internacional y estaba tomando un curso de perfeccionamiento para luego terminar los trámites para ingresar a la Universidad Autónoma de Barcelona. Cuando me arrojaron al suelo había como 10 o 15 mujeres y un hombre.

Lo remataron dándole 15 o más macanazos, Así mismo a nosotras nos pisaban y nos pegaban también con las macanas; sí alguien lloraba le pateaban más. Cuando nos trasladaron a Miahuatlán nos esposaron. Yo traía ya las muñecas bien hinchadas, mientras me colocaban las esposas, me golpearon las manos y me insultaban. Durante el viaje en helicóptero y en el avión a los hombres les pegaban en la cara y en el estomago… Así también nos trataron a nosotras, nos jalaban el cabello y nos cacheteaban.

¿Te gustó este articulo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribución de nuestros lectores. Considera hacer una donación:

Más de la autora

Redes Sociales

66,772FansLike
16,448FollowersFollow

INSTAGRAM

Tienda de fotógrafia

spot_img

TENDENCIAS