A LA COMUNIDAD ESTUDIANTIL.

AL PUEBLO EN GENERAL.

A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN NACIONAL E INTERNACIONAL.

Nuestra sociedad es una sociedad capitalista, y aunque a primera vista no logremos percibirla como tal, se encuentra regida por leyes de tipo social que operan independientemente de la conciencia del hombre y a favor de un pequeño grupo de oligarcas; y que son en última instancia las que explican los fenómenos sociales que suceden a nuestro alrededor.

Las formas en que se presentan estas dinámicas son a través de las reformas estructurales, que no es más que un proceso acelerado hacia la privatización o extranjerización de la educación de nuestro país y de todas las empresas que aun están en manos del estado mexicano.

 En los últimos años, la educación ha sido golpeada por parte de estos gobiernos fascistas y neoliberales, prueba de ello tenemos: la normal rural Mactumactzá, la Normal de Estudiantes Indígenas en Chiapas, el Mexe en Hidalgo, etc. Esto haciéndolo de una manera represiva: a través del hostigamiento policiaco y mediante el desprestigio en los medios de comunicación al servicio del estado, encarcelamientos, persecuciones, asesinatos, torturas y desapariciones forzadas, para con ello poder explotar y hacer negocios con la salud, la educación, etc. y llevarse todas las ganancias que el pueblo crea a través de su trabajo.

Esta política ha desarrollado una ofensiva ideológica sin precedentes para imponer una visión del mundo entre nosotros que justifique nuestra condición de pobres y la de los poderosos. Mantenernos en la ignorancia, en el conformismo, la indiferencia, el egoísmo entre el pueblo. Con ello tratan de desaparecer la lucha de clases  y mantener
el dominio, acumulación y explotación social. Aspectos que impiden la unidad para enfrentar con éxito los desafíos del presente.

Como estudiantes del pueblo, es necesario un replanteamiento de la educación que queremos y por la que debemos luchar: aquella que este estrechamente ligada con los intereses históricos de nuestro país;  de ahí que el compromiso y el deber que en la actualidad le toca enarbolar al movimiento estudiantil en su lucha por las demandas y  la
necesidad, es que ésta se establezca en el seno del pueblo para su emancipación, ésta debe reconstruirse fundamentalmente como una fuerza más en la lucha de clases, pasar del proceso único de lucha estudiantil, al proceso único de lucha proletaria y popular a nivel nacional e internacional.

Una de las tareas principales consiste en la construcción interna y externa, superando los vicios y prejuicios del sectarismo, academicismo, espontaneísmo, caudillismo, protagonismo, etc. y avanzar en un proceso único de lucha que empuje la construcción de las estructuras de una organización estudiantil nacional, que permitan dar continuidad, organización y disciplina a la lucha; esta lucha tiene que ir más allá de nuestra escuela, universidad, por eso se necesita de un eje articulador, en el cual influyan todas las demandas  y tareas del movimiento estudiantil a nivel nacional.

El movimiento de las amplias masas estudiantiles y juveniles no solo debe abanderar la lucha contra la privatización de la educación, sino la lucha hombro con hombro, junto al pueblo contra las reformas estructurales, por el derecho a la salud, al trabajo y vivienda digna, la cual debemos darle el carácter proletario y antiimperialista que le permita contribuir al proceso organizativo en la unidad de la clase desposeída.

En síntesis:

1.- Nuestra lucha debe partir para el pueblo y desde el pueblo en las reivindicaciones democráticas elementales del movimiento estudiantil y juvenil,  y llamamos a formar esta propuesta del frente juvenil proletario,  por el  socialismo científico. Que sigue siendo una necesidad histórica de nuestro país y del mundo, la única que puede
acabar con el embrutecimiento a que condena el capitalismo a las más amplias masas y avanzar hacia la eliminación de la actual división entre el trabajo intelectual y manual.

2.- Sigue vigente la lucha estudiantil por la educación gratuita, democrática, crítica, científica y popular; por la casa de estudiantes, y becas para los estudiantes pobres.

3.- Porque la educación se convierta en un elemento liberador, de emancipación profundamente asociada al conjunto de la lucha obrera, campesina y popular.

4.- Como principio fundamental en nuestro actuar es la unidad obrero-campesina-estudiantil- juvenil. Contra el reformismo y el oportunismo en el movimiento amplio de las masas. La movilización de las masas como primera tarea permanente. Contra la explotación y opresión burguesas. Por un proyecto alternativo de nación anticapitalista.

Por la lucha antiimperialista y antifascista.

5.- Cese al hostigamiento de los estudiantes por parte de autoridades y grupos porriles.

6.- Libertad a los hermanos Cerezo y a todos los presos políticos y de conciencia del país.

¡¡POR LA UNIDAD DE LAS MASAS POPULARES!!

¡¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!

¡¡COMBATIVAMENTE!!

Casa de Estudiantes Emiliano Zapata-Puebla, Cubículo Carlos Marx-UNAM, Liga Estudiantil Democrática-Puebla, Colectivo Estudiantil Independiente-UNAM, Colectivo Tsoblej Facultad de Ciencias Sociales-UNACH, Foro Estudiantil Democrático-Puebla, Casa Comunal Ricardo Flores Magón-Michoacán, Colectivo el Carrizo-UNAM, Comité Estudiantil por la Educación Pública y de Calidad-Puebla, Centro de Estudios Superiores Kgoyom-Puebla.

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: