Facultad de Medicina, por su naturaleza y por la conciencia de los alumnos ha brindado apoyo medico a los heridos durante todo este conflicto social y en las circunstancias de violencia que se vive en la ciudad de Oaxaca se instalaron 4 puestos de Socorro integrados por estudiantes, pasantes y catedráticos, brindando atención medica de una forma totalmente voluntaria y con todos los riesgos que ello implica por que a pesar de estar cumpliendo un papel importante en el cuidado de los heridos o tal vez por eso, han sido constantemente atacadas las Unidades de Socorro que se encuentran en el Instituto de Artes Graficas de Oaxaca (IAGO)el mas importante por que estaba cerca del plantón de la APPO en Santo Domingo ,el de 7 príncipes, la Merced, y uno mas en Ciudad Universitaria.

Y por consiguiente los integrantes de estas unidades han sido hostigados, no importa que lleven una bata blanca, identificación de ser estudiantes o que existan Tratados Internacionales del cual es miembro México en el sentido de brindar inmunidad al personal medico y paramédico que labora en zonas de conflicto ya que se trata de una actividad humanitaria. Y valla que Oaxaca es una zona de conflicto.

 

Así el sábado 25 de noviembre la participación de los socorristas en el enfrentamiento que se llevo en Santo Domingo cuando la PFP arrazo con el campamento de la APPO, deteniendo a muchas personas y teniendo un saldo de bastantes heridos, fue fundamental para atender a los intoxicados por los gases, heridos de bala, fracturados, igual corrían de un lado a otro para brindar atención medica, que corrían para ponerse a salvo de la PFP. Un Chico que estuvo en ese día nos relataba:

“Nosotros como puesto de socorro ubicado en el IAGO nos concentramos desde las 8 de la mañana porque sabíamos de la Mega Marcha que se iba a realizar por parte de la APPO y fuimos a cubrir la marcha y en el trayecto todo bien, sin contratiempos, llegando al centro, los policías empezaron la provocación lanzando canicas con las resorteras y nosotros como puesto de socorro estuvimos ahí para ayudar a la gente que lo necesitaba. La represión empezó como a las 4 de la tarde y una comisión del IAGO que estábamos al frente de las golpizas para poder auxiliarlos rápidamente, nos toco los gases lacrimógenos, un amigo me regalo un casco de ingeniero , de no ser por ese casco me dan en la cabeza, me toco una bomba de gas y tuvimos bastantes pacientes lesionados, tuvimos a un chico con perforación en el pulmón por arma de fuego y no lo pudimos trasladar por que los hospitales estaban infiltrados por la PFP , llego una comisión de Derechos Humanos , a través de ellos pudimos sacar al paciente y llevarlo al IMSS ya luego se relato en Radio Universidad que a ese paciente lo persiguieron en el interior del Seguro Social. Nosotros también sufrimos la agresión de los gases lacrimógenos que aventaban a diestra y siniestra y los compañeros adentro de las instalaciones del IAGO estaban bastante intoxicados, una compañera y yo recibimos el reporte de un compañero convulsionado y acudimos a su auxilio pero en ese momento la policía avanzo y replegó a la gente del APPO y quedamos afuera del IAGO y los otros atrapados en el interior y nosotros no podíamos ir a ningún lugar por que la ciudad estaba rodeada y se estaban haciendo levantamientos injustificados ,así que aguantamos hasta que la PFP se replegó para entrar nuevamente al IAGO lugar del que salimos como a las 8 de la mañana, éramos como 25 personas incluyendo a dos pacientes”.

Otra chica que también estuvo prestando sus servicios como socorrista narra:

“EL día 25 nosotros que somos del puesto de Socorro del IAGO nos tuvieron prácticamente secuestrados por que ya no pudimos salir, por que la PFP nos tenia rodeados y a las 6 de la mañana empezaron a recoger todo lo que habían quemado y cuando salimos nos tomaron fotos y nos tuvieron filmando y con eso violan nuestra seguridad, nosotros lo que pedimos es seguridad como puesto de socorro por que estamos ayudando y es una causa humanitaria, no estamos con ningún partido político u organización solo somos estudiantes de medicina que queremos seguridad para nuestro pueblo y para nosotros mismos”.

Algunos mas de los Puestos de Socorro no tuvieron la suerte de resguardarse en el IAGO y tratando de llegar a sus casas, la policía los detuvo como el caso de Luís Javier Pacheco Vásquez alumno de la Facultad de Medicina de 5 año, practicante de Cirugía y aspirante de Instructor de Cirugía, ex consejero estudiantil. Luís Javier se dirigía a su casa pero al estar el bloqueo en la avenida de Chapultepec y tratando de salir de la fuerte represión que se estaba dando en Santo Domingo se fue caminando con unos amigos y al arremeter nuevamente la policía contra los que estaban por esa zona Luís Javier se separo de sus amigos, luego se trato de localizarlo en el IAGO, en los hospitales, en los puestos de Socorro y no lo encontraron, hasta que los directivos de la Facultad y las Organizaciones de Derechos Humanos dijeron que posiblemente estaría en el penal de Tlacolula aunque después lo trasladarían al penal de Puente Grande Jalisco.

Pero esta agresión hacia los estudiantes de medicina no paro solo en el área del puesto de socorro sino que se extendió hasta su Facultad que esta por la Fuente de las 7 regiones, cuando la PFP replegó al pueblo hasta la avenida Chapultepec la policía ministerial llego para quitar las barricadas que ya se habían armado en esa avenida, la gente corrió para las colonias que se encuentran arriba, como la Reforma, Cascada, Xochimilco y en la fuente de las 7 regiones fueron perseguidos jóvenes por camionetas de la Policía. En las afueras de la Facultad de Medicina se armo una balacera cuando jóvenes intentaban resguardarse en la facultad pero no lo lograron. Un testimonio dice:

“Como se mencionaba que habría la toma de la Facultad vine como observador, algunos somos participantes del puesto de socorro y otros solo estudiantes de la facultad, venimos a ver que pasaba si se iba a tomar la escuela o si se iban a resguardar en ella solo una noche.
Eran las 10 de la noche cuando veníamos por el hospital civil enfrente de la facultad, vimos a tres jóvenes que atravesaron la calle y subieron la acera del frontispicio, llegaron dos camionetas que los interceptaron con unos 15 o 20 policías, que no se no se podrían identificar por que venían de chamarras y gorros negros y agarraron a los chicos que iban pasando por ahí, nosotros corrimos al momento que empezaron a agredir a los chavos, corrimos a la Unidad de Urgencias allí nos resguardamos , allí en un intervalos de 3 minutos se mantuvo el tiroteo , sonando un promedio de 80 balas en esos minutos, fue rapidísimo ,toda la gente y automóviles que iban en esa dirección, se dieron la vuelta, la gente corrió y esto provoco un caos, hubo otros minutos de silencio y nos asomamos varias personas hacia la calle y vimos a un joven que estaba tirado en la avenida, enfrente de medicina, nosotros al ver eso tomamos la decisión de regresar a casa,ya no nos enteramos quien lo recogió, porque a los otros dos tal vez lo levantaron y como podemos constatar enfrente del frontispicio y de las aulas de la misma hay impactos de bala que dan a demostrar esto que narro”.

Ante estos terribles sucesos, era martes 28 de noviembre, dos días después de esa terrible represión y los estudiantes de la Facultad de Medicina habían llamado a una conferencia de prensa a las 2 de la tarde para denunciar la agresión del Sábado 25 por la noche y demandar la libertad de un compañero preso: Luís Javier Pacheco Vásquez.

El Consejo
Técnico se mantenía en sesión, y los estudiantes aguardaban en la explanada impacientes, algunos tomaron la palabra y leyeron un comunicado exigiendo la libertad de Luís Javier Pacheco Vásquez, el respeto a la Autonomía Universitaria y garantías de seguridad a los Puestos de Socorro ya que han sido agredidos y la Cruz Roja no les da las facilidades necesarias para llevar acabo esta misión como en la ocasión que se tenia herido y se pide un ambulancia a la Cruz Roja y la negaron argumentando que no iba a exponer a sus unidades ni a su personal.

Ya mas tarde el Director ante la presión estudiantil salio al patio para manifestar su postura y dijo:

 

“Se están dando momentos de tensión muy graves, el día sábado nuestra facultad fue muda testigo de actos que se dieron de barbarie, en las afueras de la institución y que fue lesionado el patrimonio de la facultad, es clara la evidencia de bala en los edificios, principalmente en el frontispicio y en las aulas al interior, esto lo hice saber a las autoridades, se levanto un acta en colaboración con la administración central. Aunque lo grave es que hay un alumno preso: Luís Javier pacheco Vázquez del 5 año que estaba en el penal de tlacolula pero que hoy se lo llevaron al penal de máxima seguridad de puente Grande Jalisco.”

Enseguida la Mama de Luís Javier tomo la palabra para decir que su hijo no es no es ningún delincuente y que la ayudaran para que entre todos el pueda estar libre y termine su carrera universitaria.

En la explanada todos se mantenían muy atentos al mensaje y entonces vino el caos cuando se escucharon detonaciones de bala, algunos corrieron a las afueras de la facultad y otros se pegaron a la pared para no salir lastimados , un chico que estaba afuera dijo: vimos a un tipo que estaba apuntándole a un chavo de negro ,se veía que era una escuadra, el chavo todavía se resistía y es cuando vio que salimos y empezamos a gritar: ¡déjalo! nos apunto y todo mundo se freno, entonces lograron someter al chavo y lo metieron al carro rojo y se pelaron. El chavo era un gordito de cabello largo y vestido de negro.

Y entre este ambiente de violencia, mientras se pedía por la libertad de un estudiante, la acción represiva no paraba, acababan de “levantar” a un joven más.

Así que el consejo técnico no le quedo de otra que salir y decir: “Este acto que alas dos de la tarde viene a reforzar la agresión del día sábado al venir y balacear la facultad .y ante la falta de garantías se toma la decisión de cerrar unos días la facultad.”

Obviamente que los estudiantes no se quedaron tranquilos por que si bien cierran solo unos días la escuela, la violencia es una constante y se ha incrementado por la presencia de la PFP y los patrullajes para detener a la gente de manera arbitraria siguen día y noche.

Ya después se sabría quien fue el joven que “levantaron” ese martes 28 de noviembre en las afueras de la Facultad de Medicina por la tarde: Frederick Carmona Splinker “el Gato” cuando fue interceptado por un Neon rojo sin placas donde sujetos bajaron del auto y con violencia Frederick fue golpeado y subido a la fuerza a la parte trasera del Neon Rojo.

Frederick Carmona Splinker se encuentra recluido en el penal de Santa Maria Ixcotel en Oaxaca. Frederick “el gato” para quienes lo conocen es un chavo de corazón libertario, artesano de oficio y toca el tambor como forma de expresión.

“El Gato” es uno mas de esta larga cadena de agresiones al pueblo oaxaqueño, uno mas de las historias que se entrecruzan en la Ciudad de Oaxaca, historias que tiene que ser contadas.

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: