Guadalajara, Jalisco, México; 13 de noviembre de 2018. Después de que el gobierno de Jalisco no solventara el traslado de más de 5 mil personas integrantes de la caravana migrante centroamericana en tránsito hacia Estados Unidos, el día de hoy salieron alrededor de las 10 de la mañana, después de 4 horas de espera sin comida dentro del albergue instalado en el auditorio Benito Juárez en la capital del estado. Las personas en medio de enojo y hambre decidieron seguir su camino como de por si lo han venido haciendo, a pie y de aventón. El destino es Sinaloa, evitarán pasar por el estado de Nayarit, pues el gobernador de ese estado declaró no tener la capacidad para recibirlos debido a la emergencia producida por las afectaciones que dejó a su paso el huracán Willa

(Fotografías: Carlos Ogaz).

Integrantes de la caravana migrante esperaron durante 4 horas formados esperando camiones que había prometido el gobierno de Jalisco que nunca llegaron.

Migrante camina en las inmediaciones del auditorio Benito Juárez, donde fue instalado el albergue. Tras la salida de la caravana el lugar cerró, mientras que el gobierno declaraba que las próximas caravanas deberían llegar a albergues de la Sociedad Civil.

A Jalisco, México fueron registrados 6011 migrantes, 3995 hombres; 1154 mujeres; 214 infantes; de éstos, 5675 salieron en estos momentos buscan cruzar Nayarit y llegar a Sinaloa.

La caravana migrante está por entrar a una de los focos rojos de la violencia en México, paradójicamente es la ruta para llegar a la frontera con EU., en medio del contexto de violencia por el que atraviesa el país.

Migrantes avanzan en diversos grupos, caminan buscando que gente de la localidad los suba a sus coches o camiones de carga.

Cuando alguien accede a llevarlos sin ningún costo las personas se abalanzan sobre los vehículos buscando poder subir para continuar con la ruta hacia la frontera norte de México.