Reunión adherentes y simpatizantes

Reunión con adherentes

Tijuana, al medio día de este jueves la Comisión Sexta del EZLN arribo a esta ciudad fronteriza, al que alguna ves fue el cine Bejazan ahora llamado Multikulti donde se llevaron a cabo todos los trabajos de la Otra Campaña incluyendo el Encuentro con adherentes del otro lado.

La jornada comenzó con una reunión de adherentes y simpatizantes, alrededor de 300 personas se congregaron en este espacio.

Tomaron la palabra compañeros de la Asamblea Nacional de Exbraceros a quienes el Delgado Zero había hecho la invitación a su paso por Tlaxcala, los compañeros refirieron su lucha que lleva mas de 30 años exigiendo el reembolso de la parte de sus salarios que el gobierno les quitaba durante su estancia en Estados Unidos, el compañero Manuel Muñoz nos dijo: “Nos hacemos presente para explicar por que nos hicimos braceros, yo como otros 5 millones de mexicanos que vivimos en las décadas de los 40 y 60 impulsados como hoy por la situación económica, dejamos todo por conseguir un poco de dinero para irnos a Estados Unidos mediante un convenio nacional, el trato que recibíamos era como de animales”.

Posteriormente hablaron compañeras trabajadoras de la maquila que describieron el maltrato, humillación y el desprecio que viven diariamente las miles de trabajadoras que entregan su vida en una fabrica por salarios miserables, ademas de la discriminación laboral aunado con las enfermedades que conlleva trabajar con químicos altamente tóxicos. Al tomar la palabra el Subcomandante Marcos se refirió al testimonio de la compañera que hablo de sus dos compañeras, Marina y Gladis que fallecieron después de haber entregado su vida al trabajo de la Maquila: “Voy a tratar de contar la historia según los datos que me pasaron, Marina entro a trabajar de 27 años a la empresa, entraba a trabajar a las 5 de la mañana, si bien le iba hacia una hora de camino tenia que salir a las 4, si tenia que arreglarse para salir se paraba a las 3, después de 8 horas de trabajo y de que solo le daban 40 minutos para tomar alimentos y que le reducían el tiempo para ir al baño, a veces por medidas del capataz o por la medida de cerrar con candado el baño o dejarlo todo sucio para que no entraran según nos lo han contado trabajadoras de otras partes”.

A continuación siguió contando esta historia que según se ha visto; pasa por todas partes en donde hay maquilas, las condiciones no varían de un lugar a otro y si cambia es por que es peor: “Marina terminaba a la 1, por supuesto no podía llegar tarde por que se lo descontaban o la corrían, pero nadie tomaba en cuenta que no siempre terminaba a la hora que termina la labor sino que a veces se alargaba y nadie le tomaba en cuenta el trabajo extra, hacia otra hora de regreso a su casa, llegaba a las dos tres de la tarde, hacer de comer o atender a su familia, tenia que ocuparse de los trabajos que los varones idiotamente están relegando solamente a las mujeres, si bien le iba podía tener un tiempo en la tarde, y al otro día pararse a las 3 de la mañana.

El Delegado Zero también explico con esta historia los sueldos miserables que ganan las trabajadoras de la Maquila así como las necesidades a las que se ven obligadas como la de comprar ellas mismas el equipo de seguridad,“Marina ganaba 105 pesos diarios por las ocho horas de trabajo, según las cuentas que nos han pasado unos compañeros economistas adherentes, para poder consumir lo necesario para poder sobrevivir se necesitan 485 pesos diarios si no te enfermas, sino vas a la escuela y si no te diviertes, solo para los alimentos, tener luz, gas y si no te compras ropa, a Marina solo le daban 105 pesos al día y tenia que decidir que hacia con ese dinero y era de esperar que ella decidía darle de comer a su familia y tal ves tratar de arañar un poco el presupuesto, es decir comer menos y de menor calidad por si tenia hijo al que tenia que pagarle la escuela, útiles etc. Marina se empezó a sentir mal, tal ves pensó que era un catarro, no podía comprar la medicina por que la empresa no les da los medicamentos, no podía declararse enferma por que la corrían, entonces tenia que optar por comprar la medicina o darle de comer a su familia, la enfermedad avanzo y tal ves llego a escupir y vomitar sangre, en tres años se acabo una mujer joven que llego al los treinta años y se muere por una enfermedad que le dio en el trabajo, si hacemos la cuenta Marina estuvo trabajando para morirse y si no trabajaba también se moría”

El Subcomandante Marcos comento la situación con se ha topado la Otra Campaña sobre la mujer el desprecio que se vive tan solo por ser mujeres, hablo sobre la represión en Atenco y la violación de las compañeras, así como lo que la Otra ofrece a todos sus adherentes y simpatizantes, un gran oído nacional e internacional.

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: