A la hora de analizar el conflicto de oriente Medio hay cuestiones esenciales y cuestiones derivadas, cuya resolución depende de que previamente se consiga solventar los problemas de base.