28 de septiembre, Ciudad de México.

La representante del Concejo Indígena de Gobierno (CIG), María de Jesús Patricio, se reunió con La Comunidad Otomí desalojada de su vivienda el pasado 19 de septiembre en un operativo de la SSP-CDMX. La vocera aseguró que la violencia es la estrategia gubernamental para acabar con los pueblos indígenas de todo el país: “Sentimos su dolor, cuando fueron reprimidos nos lo hicieron a nosotros”.

El evento se desarrolló a las afueras de la propiedad, ubicada en Roma 18, Colonia Juárez, en donde los Otomíes mantienen un campamento para exigir el acceso a la vivienda. La Policía Bancaria Industrial permanece en posesión e impide la entrada.

“No es un caracol [zapatista] pero siempre serás bienvenida” expresó Marisela Mejía, concejal otomí del CIG. Posteriormente, Margarita, integrante de la comunidad y habitante de Roma 18, en la Colonia Juárez, agradeció la presencia de Marichuy y lamentó no poderla invitar a su casa, “tu comprendes nuestras cosas, cómo pasó, cómo son”, enfatizó.

La comunidad indígena y su representante, Diego García, señalaron que no pretenden obtener una vivienda regalada, pagarán por ella.

Marichuy pidió respeto a los vecinos: «Nuestros hermanos otomíes son personas que sienten, si no están de acuerdo en que ellos estén aquí, aquí están y no se van a ir».

La discriminación es una práctica habitual en la ciudad. Filiberto Margarito, integrante del Concejo Indígena, señaló que los nombran rateros, drogadictos y concluyó: «Es tiempo de que los indígenas levanten la voz, más de 500 años y nos siguen pisoteando».

Los otomíes reconocieron y agradecieron a algunos habitantes de la Colonia Juárez que los apoyan y son consientes de la problemática que enfrenta la comunidad.

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: