San Cristóbal de las Casas, Chiapas

Después de un fin de semana de mesas de trabajo y reunión de los pueblos originarios, el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) se constituye a través de una asamblea. Queda conformado por 71 concejales y una vocera indígena: María de Jesús Patricio, quien de acuerdo a las palabras de su propia organización, «no se rinde, no se vende y no claudica, pues se formó en el Congreso Nacional Indígena».

1482 personas de 52 pueblos, comunidades, naciones y tribus de los estados de Oaxaca, Jalisco, Estado de México, Campeche, Puebla, Chiapas, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sonora, Veracruz, Yucatán y Querétaro se dan cita para decir su palabra urgente, para formar un concejo en contra de la guerra.

«No queremos el poder, queremos desarticularlo desde las grietas que sabemos somos capaces de hacer» son las palabras que dejan claro el rumbo del CIG, que declara, no le interesan los votos, sino la vida y la reconstrucción de sus pueblos a través del autogobierno y la autogestión.

Desde las entrañas del CIDECI-UNITIERRA los pueblos lanzan un llamado a los miles de mexicanos que han sufrido el luto, el despojo y el sufrimiento, exhortan a la ciudadanía a alzar el puño, a «no tener miedo, a organizarnos». Sus palabras van dirigidas a quienes creen en sí mismos y en sus compañeros, afirman.

En un acto emotivo, se realiza el juramento y la protesta para la confirmación del concejo: «¿Juran portar la palabra y la decisión de sus pueblos y comunidades cumpliendo y luchando por la libertad, justicia y democracia?» es la pregunta a la que los concejales asienten con unanimidad, defenderlos con su vida y ser portadores de la palabra de sus pueblos es ahora la misión de estos hombres y mujeres.

El CNI explica que no esperará el desastre que traen los «sicarios capitalistas que gobiernan» y califica esta iniciativa como la ofensiva y la esperanza que apuesta a la vida, a la izquierda anticapitalista. El funcionamiento del CIG será a través de una estrategia horizontal, respetando la organización y autonomía de los pueblos.

 Uno de los medios asistentes, cuestiona: Si no van por el voto, entonces ¿Por qué van? La respuesta de Sara -una de los 71 concejales- es contundente:

– Vamos por todo. No queremos el poder corrupto que esta allá arriba. ¿Por qué nuestra vocera? Para difundir, denunciar y visibilizar todo aquello que nos está acabando, que nos está quitando la vida, por eso la vamos a registrar, pero no porque queremos el voto. No vamos a cuidar urnas.

No vamos a votar por nuestra vocera, vamos a reconstruir este país, vamos a visibilizar y denunciar todo lo que está pasando. Los pueblos no saben lo que está pasando en nuestro dolido México.

Además, la concejal aclara que el registro de la vocera, María de Jesús Patricio, es para que los medios de paga y los medios alternativos le den seguimiento y cobertura a lo que está pasando en los pueblos originarios, el dolor y el despojo que están viviendo.

Al término de las actividades, el CNI y el EZLN anuncia que su primera reunión será el 12 de octubre en el CIDECI-UNITIERRA y en los caracoles zapatistas. Como en el tiempo de la Comandanta Ramona, la frase «Nunca más un México sin nosotros», pronunciada por una mujer, fueron las palabras que dieron cierre a las actividades.

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: