1. 52 días de paro, 13 asesinados, cientos de heridos, presos políticos, amenazas constantes de represión ante las movilizaciones estratégicas coordinadas en la Ciudad de México, Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Chiapas, Quintana Ro, Estado de México. Un “hemos sido tolerantes a excesos criticables” proclamó Manuel Velasco al estilo Ordaz aquel 1 de septiembre, un mes después de la masacre estudiantil de Tlatelolco en 1968. Otro amenazante “se agotó el tiempo” declaró Osorio Chong en referencia a la “paciencia y tolerancia” con los bloqueos carreteros permanentes o intermitentes, paralelamente recibía en la Secretaría de Gobernación a deudos e integrantes del consejo municipal de Nochixtlán. Esa es la retórica necro política o una política que se hace en base a la muerte, que promete tomar en cuenta al magisterio y sociedad en términos del modelo educativo.

2. Al mismo tiempo, los hombres y mujeres zapatistas de los cinco caracoles se solidarizan con el magisterio disidente de Chiapas impulsando la permanencia del movimiento popular en contra de la reforma educativa por un tiempo con 10 toneladas de alimentos con valor aproximado de 290 mil pesos que serán repartidas en los Municipio de Playas de Catazajá, Comitán, San Cristóbal de las Casas y Tuxtla Gutiérrez en las próximas horas del 8, 9 y 10 de julio. Un gesto significativo, un mensaje claro de autodeterminación, no un mensaje político, sobre todo práctico y ético. Porque no es sólo la ternura de la solidaridad entre los pueblos que luchan, es sobre todo el puente que invita a mirar abajo, a la construcción de un modelo educativo que surja desde los principales involucrados en la educación: el magisterio, los padres y madres de familia y sobre todo la niñez y juventud que recibirá la recibirá. ¿Una autonomía de gestión con tendencia abierta a la privatización, o una educación para, con y desde los pueblos?

3. Los mismos personajes de la historia. Paralelamente la Secretaría de Relaciones Exteriores encabezada por Claudia Ruiz Massieu en medio de la reunión de trabajo con el comité de madres y padres de Ayotzinapa, rechazó los acuerdos que permitirían avanzar en la definición y concreción del mecanismo de Seguimiento Especial para la investigación de la PGR sobre el caso Ayotzinapa, que aceptara crear con la comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Los acuerdos consistían –entre otros- en que el mecanismo estaría conformado por 2 comisionados de la CIDH que harían visitas regulares y un equipo Técnico de 2 miembros del mismo organismo que estaría de manera permanente en el país realizando trabajos con la mayor transparencia en cuanto a información proporcionada por el Estado mexicano.

Bizarramente Claudia Ruiz Massieu Salinas es la primera hija que tuvo el ex gobernador de Guerrero y también secretario General del PRI, José Francisco Ruiz Massieu, cuñado de Carlos Salinas de Gortari, quien seguramente ordenó su asesinato en 1994. Ese mismo año se levanta el EZLN En Chiapas en contra de las reformas neoliberales, mismas que hoy en día están siendo profundizadas causando un mayor encono y polarización en el país.

Si a la cabeza de la Secretaría de Relaciones Exteriores no le importó/a colaborar con los asesinos de su padre, mucho menos hará algo que ponga en peligro el telón de impunidad que rodea el caso Ayotzinapa y los negocios familiares, como los de la reforma educativa, misma que es defendida a sangre y barricas por las y los profesores en el país. Por eso la importancia de las lecciones de junio, pero sobre todo la cátedra de ética política y estrategia de los primeros días de julio.

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: