Publicado originalmente en “El Toque”. https://eltoque.com/texto/el-monero-exiliado-que-no-se-quedo-calladito

Rapé existe desde hace 18 años. Siguiendo la tradición de los moneros, Rafael Pineda adoptó ese nombre y le dio vida a los personajes que transitan los cartones políticos de los medios de comunicación mexicanos.

Para que Rapé exista, tuvo que nacer allá en el año 72, en el puerto de Veracruz. Su madre, maestra de artes plásticas, fue la primera culpable de su amor por el dibujo y la pintura.

Rafael, Rapé, se considera un activista. Lo es desde los 12 años. Cuenta que en una ocasión, cuando supo que un maestro de la escuela le manoseó las nalgas a una alumna, convocó a sus compañeros y juntos lograron que fuera despedido.

Muchos años después, ya de regreso de Ciudad de México donde estudió periodismo, unos amigos periodistas se refugiaron en su casa, en Veracruz. Los habían intentado secuestrar. Hicieron la denuncia ante el gobierno la Secretaría de Seguridad estatal. Días después, Rapé salió de su casa y en el parabrisas de su auto encontró un mensaje que decía “Otidallac”(Calladito). “Los pendejos habían escrito el mensaje al revés… Me encerré en mi casa, no confiaba en nadie, y pensando, después de varios días decidí irme a la Ciudad de México”. Esto ocurrió en el año 2012.

Dibujar es lo que le ha ayudado a recrear su vida, lo considera una válvula de escape. Con sus trazos, se reconstruye todos los días. “Si lo dejo de hacer me destruyo”, asegura Rapé.

Rapé siempre carga una libreta para dibujar lo que ve, en su vida cotidiana

 

En su libreta dibuja también a las personas que lo rodean o que son importantes de alguna manera para él

 

Rapé, junto a los moneros “Helguera” y “La Dama”, durante la grabación de su programa de televisión

 

Vive en un departamento en la Ciudad de México, desde donde sigue creando, dibujando y criticando al gobierno con sus cartones

 

Estas son las armas que utiliza Rape para denunciar todo lo que ve mal en nuestro país

 

Algunos de los cartones políticos que ha realizado sobre diferentes temas nacionales e internacionales

 

De las cosas que dejó en Xalapa y que más añora es su hogar, una casa pequeña llamada “La Pringa”, junto a un lago, un bosque de bambú, sus jaranas, su mecedora y la paz que allí habitaba

 

Rapé tuvo que salir del estado de Veracruz hace cerca de 3 años debido a las amenazas que recibió por su trabajo crítico como monero en diferentes medios de ese estado

 

Rapé vive desde hace tres años en la Ciudad de México

 

 

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: