El viernes 5 de diciembre, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) notificó a los padres y madres de los 43 normalistas desaparecidos que un fragmento encontrado en el río de Cocula y posteriormente enviado a Austria para su identificación, pertenece al joven de 21 años, Alexander Mora Venancio, originario del Pericón, Tecoanapa, estado de Guerrero. Por su parte, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, dio a conocer el 7 de diciembre un comunicado de la EAAF en donde asegura que “no estuvo presente en el momento en que buzos y peritos de la PGR recuperaron dicha bolsa, ni participó en el hallazgo de  dicho fragmento”, lo que ha generado total desconfianza en la teoría del caso que presenta la Procuraduría General de la República (PGR).

Lágrimas y gritos de dolor y rabia dejó la noticia; en Ayotzinapa solo se escucharon murmullos que claman justicia. Se hizo visible el respeto por parte de los estudiantes hacia los familiares de los 43 jóvenes al hacerles saber estos últimos a la base estudiantil de la Normal Rural su decisión de seguir luchando “y más allá de quedarse llorando”, dijeron encontrarse en la disposición de intensificar las acciones. Los peritos dieron el fatídico resultado después de setenta días de no tener certeza.

En conferencia de prensa dictada el 7 de diciembre en la sala audiovisual de la normal de Ayotzinapa, los padres y madres de los jóvenes ausentes señalaron claramente que el gobierno federal está poniendo trabas a la petición de contratar a expertos en asesoría técnica en la investigación: “hasta el día no están entrando para la revisión de expedientes de las declaraciones de los detenidos”.  La falta de confianza de los familiares fue expresada: “consideramos que estas declaraciones pueden estar mal planteadas, pueden tener una incoherencia, pueden no ser la verdad”, exigieron al Gobierno Federal la agilización de la entrada de estos expertos, así como hacer el uso de la tecnología de punta para estrategia de la búsqueda de los estudiantes.

Los familiares recordaron la impunidad que reina en México, señalando la falta de seriedad y la protección hacía José Luis Abarca, quien no ha consignado y se encuentra en calidad de arraigado a pesar de las pruebas en su contra por la desaparición forzada de los estudiantes.

Don Manuel, padre de familia, cuestionó: “el día 20 de noviembre que fueron detenidos en el Aeropuerto Internacional de México si les dieron cárcel, ¿Por qué a ellos si se les consigna de manera pronta y por qué a los responsables de este crimen cometido en contra de los estudiantes aún siguen arraigados?”.

Se habló del caso de Ángel Aguirre Rivero, quien tiene licencia y conserva el fuero, a pesar de que el ex gobernador del estado de Guerrero tiene en su historia el asesinato de Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría, perpetrado el 12 de diciembre del 2011 en la autopista del sol. Caso hasta la fecha impune.

Una y otra vez han insistido quienes esperan a sus hijos, que el Gobierno Federal no está siguiendo todas las líneas de investigación, como lo es la de la participación del Ejército Mexicano en los hechos del 26 y 27 de septiembre: “aún no se les está haciendo una investigación a ellos, sabemos que ellos son responsables también porque intervinieron de manera indirecta y cómplice, sometiendo e intimidando a los estudiantes; le hemos planteado a Osorio Chong y al propio gobierno de la república que debe hacer la investigación hacia el ejército mexicano. Cuando nosotros decimos que en su momento si no quisieron intervenir en los hechos, debieron intervenir cerrando las principales salidas de la Ciudad de iguala, tampoco lo hicieron porque son cómplices del crimen organizado”, finalizó don Manuel.

Los resultados son certeros según los peritos argentinos; aún se trabaja en 16 restos más para su identificación, la cual tardaría entre 2 o 3 meses. El punto de quiebre entre la PGR y los familiares de los 43 jóvenes desaparecidos es “la teoría del caso”: para los primeros la investigación está cerrada al encontrar a uno de los normalistas en las cenizas contenidas en las bolsas negras del río de Cocula. Para los padres “la investigación todavía está débil, no hay coincidencia desde el número de estudiantes que pudieron haber estado en el basurero como lo refieren los únicos tres testigos”.

La PGR se basa en pruebas testimoniales, no hay pruebas científicas que digan que los 43 estuvieron en ese lugar y tuvieron la misma suerte que Alexander Mora Venancio, dicen los padres de familia. No existe un vínculo que demuestre de manera precisa que los restos encontrados en el basurero tengan realmente algo que ver con los restos encontrados en el río San Juan.

“Para nosotros hoy existen dudas todavía, por eso exigimos que se siga investigando y que no se dé carpetazo al asunto; se tiene que cumplir a cabalidad con la investigación”. Aún hay 16 restos más que faltan por identificar, indicaron los padres de familia a punto de finalizar la conferencia de prensa, además enviaron un combativo saludo a don Ezequiel, el padre de Alexander Mora.

 

 

La lucha será prolongada

Más tarde, los padres de los normalistas detenidos desaparecidos hicieron acto de presencia en el comedor de la Normal de Ayotzinapa en donde se desarrollaba la sexta reunión de la Asamblea Nacional Popular (ANP), por primera vez, a los padres de familia les fue presentado el plan de acción para que fuese aprobado. A través de un mensaje a las organizaciones que conforman la ANP, así como a algunos estudiantes miembros del Comité Ejecutivo Estudiantil “Ricardo Flores Magón” los padres de familia hicieron saber su rabia ante la reciente noticia y comunicaron la postura firme de los familiares y una petición al movimiento social: “Para nosotros no va a haber vacaciones. No nos vayan a dejar solos en estas vacaciones. Lo que estamos esperando son acciones contundentes, fuertes; estamos dispuestos y no nos rajamos”.

Entre los acuerdos a los que llegaron los padres y madres, normalistas y organizaciones sociales fueron: 8 y 9 de diciembre la toma del Instituto Electoral del Estado de Guerrero ubicado en Chilpancingo, para hacer notar “la farsa electoral y la posibilidad que existe ante la organización desde debajo de los Consejos Municipales Populares”. Además se realizarán brigadas intensas sobre los Consejos Municipales Populares.

El 11 y 12 del mismo mes llevarán acciones para recordar el asesinato de Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús el 2011 en la autopista del sol a manos de la Policía Estatal y Federal.

El 13 de diciembre el movimiento estudiantil se seguirá organizando a través de la Coordinadora Nacional Estudiantil que se reunirá en su tercera sesión en el estado de Puebla; ese mismo día en la Ciudad de México se llevaran a cabo liberación de torniquetes en las principales estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro (Bellas Artes, Indios Verdes, 4 Caminos, Pantitlán, Zócalo, Tacubaya, Taxqueña, Atlalilco).

El 14 de noviembre e
n la capital del estado de Guerrero se llevará a cabo el concierto “Ayotzinapa, una luz en la obscuridad” desde las 11 de la mañana. Dos días después se tiene programado un encuentro entre familiares de los normalistas desaparecidos y de familiares de desaparecidos en Iguala a las 11 de la mañana en la plaza de las tres garantías.

El 17 de diciembre a las 11 de la mañana en Puebla se realizara una movilización. Del 17 de diciembre al 16 de enero 2015, se harán asambleas estatales. El 18 de diciembre sesionará la segunda Asamblea Nacional Representativa  de la  Coordinadora Nacional Estudiantil en la Ciudad de Puebla. El 20 de diciembre se llevará a cabo la séptima ANP en Ayotzinapa. Así como la participación en el festival mundial de las resistencias y las rebeldías contra el capitalismo organizado por el Congreso Nacional Indígena y el Ejército zapatista de Liberación Nacional.

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: