Reporte desde el plantón magisterial en el Monumento a la Revolución

Tras una jornada intensa en donde al menos 25 escuelas de nivel medio y superior se sumaron al paro cívico nacional programado para el 19 y 20 de septiembre, en donde se realizaron cierres totales, parciales o activos de distintas instituciones de educación media y superior por 24 o 48 horas, sumándose a las acciones convocadas por la CNTE –entre ellas la UNAM, UAM, UACM, IPN, UPN, Escuela de Música, de Artesanías, así como Normales Superiores-.

 

Bajo este mismo contexto se presento el apoyo de las bases magisteriales de por lo menos 7 estados del país, quienes cansados, rebasaron a su dirigencia por convertirse en elementos nocivos para su movimiento. Además de la intensa campaña de mentiras y desinformación levantada por parte de los medios de desinformación masiva, quienes desde la noche del jueves 19 de septiembre iniciaron con estrategias orientadas a establecer la agenda política -ya no sólo para el gobierno federal o el local en el DF., incluso para el movimiento de la disidencia magisterial en lucha desde hace por lo menos 4 meses en el centro del país- presionando insistente y hostigosamente por 24 horas continuas, y sumadas a los acuerdos unilaterales de la dirigencia de la CNTE con la secretaría de gobernación (segob).

 

Bajo todo lo anterior, vale la pena hacer saber el ambiente y sentir que pudimos percibir en nuestra visita realizada al plantón instalado en el monumento a la revolución, al terminar el paro cívico al interior del CCH-Vallejo realizado por la comunidad estudiantil organizada.    

 

Al acercarnos por lo menos con 5 profesorxs – Valles Centrales, Mixteca, Costa, Sierra y personal administrativo- de las 7 diferentes regiones que integran a la sección 22 en Oaxaca, podemos decir que existe una determinación de todxs y cada unx de ellxs de seguir en la lucha contra la imposición de la reforma educativa peñanietista, que atenta contra la educación pública, así como contra de los derechos laborales del magisterio nacional. Existe también inconformidad con su dirigencia por los acuerdos unilaterales que firmo con la segob, los cuales nunca fueron discutidos por las bases y dan muestra del margen de discordancia entre éstos y a quién presumen representar.

 

En este sentido es que todxs y cada unx de lxs maestrxs con los que pudimos charlar desmintieron la campaña de presión mediática que han ejercido intensamente durante las últimas 24 horas con el objetivo de echar a los maestros de la ciudad de México, señalando que éstos regresan a clases el lunes 23 de septiembre en Oaxaca, tras acuerdos contraídos con la segob. Como he señalado, es una clara campaña montada por los mercaderes de la desinformación destinada a la creación de una agenda política pública orientada a la desmovilización, desmoralización y desplazamiento del magisterio a sus lugares.

 

Tras una asamblea plenaria realizada la tarde del 20 de septiembre por parte de quienes mantienen el plantón, no se pudo concretar una ruta de lucha; esto quiere decir que no existió un consenso de levantar el plantón o permanecer en él, incluso de mantener un plantón representativo como ocurrió tres meses antes que se presentara el plantón masivo desde el 19 de agosto en la Ciudad de México.

 

Por ello, durante la noche del 20 de septiembre y la madrugada del sábado 21, se llevaría a cabo la Asamblea Estatal de la sección 22 de Oaxaca, el cuál es el máximo órgano de toma de decisiones de ésta organización integrante de la CNTE, para ahondar en este punto y llegar a trazar la ruta de lucha, para posteriormente, el sábado 21 de septiembre volver a bajar la consulta a las bases respecto a la ruta acordada y finalmente refrendarla en una nueva asamblea estatal a realizarle la madrugada o mañana del domingo 22 de septiembre. Hasta entonces no sabremos cuál es el siguiente paso en la lucha de la sección 22. La moneda está en el aire, toca defender su plantón, o permitir ser mayoriteados en las asambleas del magisterio por las fuerzas al interior que pugnan por el regreso total del movimiento de docentes oaxaqueños.

 

También es verdad que una buena parte de los profesores en lucha se encuentran inmersos en un desgaste natural, en dos sentidos, primero, por el plantón y acciones que llevan a cabo de manera cotidiana y permanente desde el pasado 19 de agosto; en segundo lugar, por lo costoso que resulta para los propios profesores mantenerse fuera de sus lugares de origen, más si tomamos en cuenta que sus pagos por quincenas están suspendidos desde hace por lo menos dos meses, situación que ha provocado que ahora muchos de los docentes se encuentren “al borde de la indigencia”, no encuentren más dineros por más que le “rasquen” y algunos más se vayan quedando sin artículos que empeñar para poder sostener tanto la lucha, como la familia que se encuentra en su lugar.

 

Por otro lado, dos de los compañeros con lo que se mantuvimos charlas formales de las regiones de Valles Centrales y del Istmo, se manifestaron por la solidaridad directa y física en el plantón de parte de individuos, colectivos y organizaciones del centro del país. Hicieron mención del movimiento social oaxaqueño del 2006, en donde los profesores tenían el apoyo masivo del pueblo, no sólo en visitas cotidianas, o asistencia a las marchas, si no desde la toma del zócalo de Oaxaca tras el desalojo del 14 de junio y su permanencia desde esa noche codo a codo con los maestros, hasta formar la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO). Eso no está pasando en el Distrito Federal, no le pidamos peras al olmo cuando lo que hemos sembrado son naranjas dulces; hace falta arrojarse a la lucha cotidiana, “meterse a torear y no ver la corrida desde atrás de la valla”, dejar corazón y espíritu para echar a tras los paquetes estructurales impulsados por los organismos internacionales, e implementados por la clase política mexicana en su conjunto.

 

Dicho lo anterior, es necesario darnos cuenta que aún nada está decidido; pero también que este fin de semana es decisivo para el futuro del movimiento que se ha venido gestando y caminando al lado de la CNTE. Por ahí se pueden leer comentarios en redes sociales sobre la situación de lxs profesorxs de que “ahora es el momento”, que “todo o nada”; sin embargo eso ya lo tiene bien claro lxs profesorxs en lucha, eso lo han venido diciendo con palabra y acción desde la aprobación de la reforma educativa. La disidencia magisterial desde hace tiempo se arrojó a la dura militancia de la lucha. ¿Estamos dispuestos a hacerlo nosotros? O seguiremos siendo muchas veces injustos, otras veces sin ánimos de comprensión para con los profesores, de quienes sólo conocemos el lado político de su resistencia, pero no el privado.  

¿Te gustó este articulo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribución de nuestros lectores. Considera hacer una donación:

Más de la autora

Redes Sociales

66,772FansLike
16,261FollowersFollow

INSTAGRAM

Tienda de fotógrafia

spot_img

TENDENCIAS