¿Qué piden las trabajadoras sexuales a la clase política mexicana?

* Reconocimiento y respeto a nuestra dignidad

* Las trabajadoras sexuales no tenemos cabida en ningún lado.

Por Jaime Montejo de la Agencia de Noticias Independiente Noti-Calle, México, D.F., a 26 de junio de 2012.- Las demandas de las trabajadoras sexuales a quienes detentan el poder, son sencillas: Queremos trabajar en paz y que no nos discriminen, que hagan la diferencia entre trabajo sexual y trata de personas y prostitución infantil.

Algunas voces que se escucharon en la elaboración del pliego petitorio de la Red Mexicana de Trabajo Sexual, señalan que tienen que establecer una estrategia de lucha para defender su derecho a decidir.

Nosotras como trabajadoras sexuales demandamos que nuestro trabajo sea reconocido como cualquier otro, que nos respeten como seres humanos que laboramos por nuestros hijos. Dependemos de un bolero o de un albañil que se ocupa con nosotras.

Los del gobierno se enriquecen con nuestro trabajo sexual, somos igual de dignas que cualquier otra trabajadora. Ellos quieren dominar al trabajo sexual y por eso el trabajo sexual y la trata de personas, crecen y crecen, tienen zonas de tolerancia y en ellas a menores de edad.

Nosotras, trabajadoras sexuales, les exigimos que nos valoren y dejen de extorsionar a nuestros clientes, porque dependemos de ellos para sobrevivir en un mundo que no nos dio la oportunidad de trabajar en otra cosa.

Nosotras trabajadoras sexuales, reclamamos que haya una separación entre trata y trabajo sexual, que haya más igualdad y menos discriminación, que no estamos en contra de los operativos, pero que nos traten con respeto, porque no somos ciudadanas de tercera categoría.

Como gays, el trabajo sexual es una de nuestras pocas oportunidades que tenemos para ganarnos la vida y requerimos que se castigue a quien tiene prostitución infantil o prostitución forzada.

Nosotras, trabajadoras sexuales, sabemos que la estrategia del gobierno es cerrar los hoteles donde trabajamos y la nuestra debe ser defender nuestras fuentes de trabajo.

Nosotras, trabajadoras sexuales que estamos aquí, nos dedicamos al trabajo sexual, porque no tenemos otras opciones económicas: representa un rescate familiar, ya que las mujeres somos jefas de familia y en ningún lado estamos exentas de extorsión de grupos de la delincuencia organizada y en algunos lugares, hemos detenido el avance de la extorsión, defendiendo la calle como siempre lo hemos hecho.

Nosotras, trabajadoras sexuales, no aceptamos que se tome a la Red Mexicana de Trabajo Sexual para avalar a un partido o a un candidato, hacer eso lo consideramos una traición y cada una de nosotras, sólo somos integrantes de la organización y no portavoces de la misma.

Yo participo en un taller de periodismo coordinado por Gloria Muñoz, donde ella y las demás compañeras de la revista “Desinformémonos”, comparten con nosotras sus conocimientos y experiencias.

Los compañeros de “la  voz de Villa radio” del Frente Popular Francisco Villa Independiente FPFVI – UNOPII, comentaron su campaña “No basta no votar, organízate y lucha.”

El asesor educativo de los círculos educativos de la Brigada Callejera, compartió con la audiencia que nuestro grito derrumbe los muros de la opresión y no va a ser a través de un voto que marquemos la diferencia. Nos criminalizan por nuestra forma de hablar o de vestir: yo las invito a que no voten porque el gobierno no les va a dar lo que quieren: ustedes son libres y seguirán siéndolo a pesar de quienes tomen las riendas del poder.

Brigada Callejera no quería ser paternalista porque entonces caeríamos en la trampa de depender de los otros, que es lo que nos ha enseñado cada gobierno de turno.

Me da vergüenza que haya gente que diga que va a votar por Peña Nieto porque está guapo o por Josefina, porque es una mujer.

Cuando llega un gobierno panista, priísta o perredista, terminan atacándonos a las trabajadoras sexuales y sacando provecho de nuestra labor. Por ello, la situación va a seguir siendo la misma, gane quien gane.

Un compañero, promotor de la lectura, señaló que Luis Echeverría decía que prefería que votaran en su contra, a que no lo hicieran por nadie.

Las trabajadoras sexuales no tenemos cabida en ningún lado y cuando se nos concede un espacio es porque les damos lástima. En estos días nos llegan con el canto de las sirenas y algunas caen: Se les van a acercan muchos políticos y nuestra situación no va a cambiar.

Así somos: trabajadoras sexuales y no víctimas. Hoy se cumplen los quince años de la Red Mexicana de Trabajo Sexual, donde mostramos la lucha y la resistencia de muchas trabajadoras sexuales.

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: