En una alianza histórica, el gobierno estatal de Colima de extracción priista, el municipal de Manzanillo y el federal de extracción panista a través de la SEMARNAT, CFE, SCT, API, tratan de destruir los humedales costeros de gran importancia ecológica para los colimenses y el mundo entero, bajo la línea presidencial de imponer la infraestructura industrial de alto impacto consistente en instalar plantas de gas lp y gas natural (GNL).

en la inmediaciones de la laguna de Cuyutlan, así como de ampliar las instalaciones portuarias en la misma laguna, con lo que implica estratégicamente modificar e impactar la laguna de Cuyutlan, que como en el pasado destruyeron la laguna de Tapeixtles, ahora quieren destruir la laguna de San Pedrito con las 30 hectáreas de manglar y de manera tramposa la laguna de Juluapan y la laguna Peñitas Miramar para desarrollos inmobiliarios, cometiendo acciones ecosidas y potencialmente etnocidas por la expulsión de los grupos originarios de pobladores y de quienes viven de las lagunas costeras. Para beneficiar intereses privados de empresas trasnacionales a costa del patrimonio ecológico de las siguientes generaciones,  violentando el estado de derecho en materia ambiental y dejando sin efecto el interés publico sobre el cuidado y la conservación de los ecosistemas costeros.

LLAMAMOS A LAS ORGANIZACIONES SOCIALES, CIUDADANAS Y CIUDADANOS EN GENERAL, A DETENER ESTE ECOCIDIO GENERALIZADO.

 

BIOS IGUANA A.C

bios@ bios-iguiana.com

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: