El martes 26 de abril, el Tribunal Federal de Apelaciones del 3° Circuito anunció un sorprendente dictamen a favor de Mumia Abu-Jamal:  Si la fiscalía de Filadelfia decide reimponer la pena de muerte, tendrá que celebrar una audiencia para determinar la sentencia.

En 1981, el periodista africano-americano fue detenido por el asesinato del policía Daniel Faulkner en Filadelfia  para ser injustamente condenado a muerte en 1982 en un juicio plagado de injusticias.

El dictamen de hoy es un revés para la fiscalía, la cual había buscado ejecutarlo sin audiencia alguna.

Aunque este tipo de audiencia no le da a Mumia la oportunidad de  derrocar el veredicto de culpabilidad, es la opción que él ha buscado después de que la Suprema Corte le negó el derecho a un nuevo juicio en abril de 2009. En dicha audiencia, él podría presentar nueva evidencia de inocencia ante un jurado que fue ocultada por el juez Sabo  en el juicio original, igual que evidencia de los muchos crímenes de Estado cometidos contra él. También podría llamar a testigos para contar lo que vieron la noche del asesinato, y posiblemente poner en tela de juicio el veredicto de culpable. Por eso la fiscalía ha intentado evitar esta opción durante la última década.

Según el dictamen, si la fiscalía decide no celebrar una nueva audiencia dentro de 180 días, la sentencia será automáticamente convertida en una sentencia de cadena perpetua sin la posibilidad de libertad condicional.

Sin embargo, el fiscal Seth Williams ha dicho que apelará el dictamen a la Suprema Corte, una maniobra que puede prolongar el proceso.

En el 2001, el juez federal William Yohn avaló la condena de Mumia pero revocó la pena de muerte, diciendo que el juez Sabo engañó al jurado con respecto a cómo considerar la evidencia atenuante en el juicio original de Mumia, de acuerdo con el precedente establecido en el caso Mills vs. Maryland (1988). Yohn ordenó una audiencia para determinar la sentencia en el evento que la fiscalía optara para la ejecución.

En el 2008, el Tribunal de Apelaciones del 3° Circuito avaló la revocación de la pena de muerte por Yohn. En enero de 2010, la Suprema Corte anuló la decisión de Yohn y devolvió el caso al 3° Circuito con instrucciones de “revisar” (que generalmente se entiende como  “cambiar”) su decisión a la luz de la reimposición de la pena de muerte por la Suprema Corte en otro caso parecido. El pasado 9 de noviembre el 3° Circuito escuchó argumentos de los dos lados sobre la pena de muerte. Es una grata sorpresa que este tribunal no cedió a la presión de la Suprema Corte.

¿Qué pasará ahora? Hay varias opciones. La Suprema Corte podría aceptar la apelación de la fiscalía,  autorizando la pena de muerte.  Por otro lado, la Suprema Corte podría negar la apelación de la fiscalía. En este caso, el fiscal Williams tendría que celebrar una nueva audiencia o dejar sus esfuerzos para ejecutar a Mumia y aceptar la sentencia de cadena perpetua.

Mientras tanto, el nuevo equipo jurídico de Mumia, encabezado por Judith Ritter y Cristina Swarns, siguen investigando otras avenidas de apelación con respecto a las peticiones no consideradas por el juez Yohn en 2001.

Para miles de personas en el mundo, las dos opciones de la pena de muerte y de cadena perpetua son totalmente inaceptables. Las actividades siguen  para exigir libertad para Mumia Abu-Jamal.   

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: