“antes nos llamaban pobres diablos, ahora nosotros decimos que somos unos diablos cabrones”

En la ciudad de México, en el centro histórico existe una organización de trabajadores diableros llamada Movimiento Revolucionario Ricardo Flores Magón, que tuvieron la necesidad de organizarse después del desalojo de los compañeros ambulantes de las calles del centro histórico en el año pasado, para impedir que les fuera arrebatado sus trabajos en las calles pues el gobierno del Distrito Federal después de deshacerse de los ambulantes enseguida se abalanzo contra ellos.

La cooperativa se llama macehualthin que significa hombres de carga, en ella laboran más de 600 trabajadores que se distribuyen desde el Eje 1 hasta Fray Servando y desde Anillo de Circunvalación hasta el Eje Lázaro Cárdenas, abarcando casi en su totalidad el primer cuadro de la ciudad con sus distintas células.

Su lucha a no ha sido fácil han tenido que vivir desde encarcelamientos, multas excesivas de hasta $1.200 pesos, robos y hostigamientos por parte de las autoridades del Gobierno del Distrito Federal. Pero todo eso no ha parado su espíritu de conseguir un trabajo digno y justo para ellos, sin patrones ni intermediarios pues los compañeros comentan que los diablos que utilizan para su trabajo cotidiano no son de ellos y que hay un cacique al que se los tienen que rentar.

Los compañeros hacen referencia a que el centro histórico del Palacio Nacional hasta el Eje Lázaro Cárdenas es el México que aparenta ser rico y económicamente estable, el México de progreso y en el que no existe la marginación, ni el despojo, mucho menos la represión, pero del Palacio Nacional hacia atrás es el verdadero México el que todos conocemos el humilde pero digno y en el que todos y todas vemos y aunque el poder lo trate de esconder y desaparecer es real, pues nadie como los vecin@s o trabajador@s o cualquier persona que haya transitado por ahí al menos una vez lo puede negar.

La lucha de los compas de la cooperativa no ha sido en vano pues han logrado qué los arrestos y multas pasen a un menor grado con unos permisos para trabajar que les dio el gobierno del D.F. esto se logro a raíz de que se sumaron a la Alianza de Organizaciones Sociales (aunque dicho permiso es efímero pues solo dura cinco años). Después de la mega marcha con la alianza el 23 de julio del 2008, se abre una mesa de diálogo con el G.D.F. y se obtiene estos permisos; aunque los compas afirman que seguirán luchando por que ya nadie les tenga que dar permisos para ejercer un derecho necesario como lo es el trabajo y para que se solucionen y se cumplan todas las demandas que tienen como trabajadores diableros.

Aun tienen demandas sin cumplir como un presupuesto que siguen esperando ya desde hace un año para comprar sus propios diablos, un lugar en donde puedan guardar sus herramientas de trabajo cuando las tengan, en donde puedan bañarse y tener un comedor.

Otra problemática preocupante para los compas diableros es el hecho de que en la temporada de diciembre a principios de enero llegan más personas que emigran para trabajar de cargadores, los compas afirman que no están en contra de estas personas pero que les gustaría que se unieran a la organización pues a ellos, dicen, no les importa por todo lo que han pasado para llegar a ser una cooperativa y que el gobierno ya no los moleste tanto, además que los cargadores temporales abaratan el trabajo y los afectados son precisamente los compas de la cooperativa que trabajan todo el año en esta zona.

Ellos siguen luchando para encontrar solución a sus problemáticas y desean rescatar el centro histórico de Carlos Slim para que vuelva a sus orígenes la gente humilde y trabajadora de México.

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: