La Otra Campaña. El anuncio de este nuevo paso en la lucha del EZLN, marca sin duda un precedente en la historia reciente de México.

Ha sido todo un éxito la convocatoria o llamado que hace el EZLN, para sumarse a lo que ellos llaman “la otra campaña” considerada una alternativa viable para una real izquierda sin partido ni candidato. Pese a que algunos cuantos que han desestimado esta sexta declaración, se esta en proceso de lograr una verdadera plataforma política (no electoral) de izquierda con el objetivo de llevar a cabo la realización de las autonomías y ejercer libremente el derecho de los pueblos a la autodeterminación y decidir libremente el rumbo que el mismo pueblo proponga, a esto se le llama soberanía popular, y se encuentra garantizado por la Constitución Política de México.

“Congruentes con sus planteamientos, los zapatistas no han cejado en su perspectiva racionalista pues del mismo modo que iniciaron su rebelión fundándola en la ley es decir, el texto original de la Constitución de 1917 han proseguido su intensa campaña de difusión y critica a través de todos los medios de comunicación posibles.” (Fuentes Morua. 2001, pp. 37)

Sencillamente el Estado mexicano no ha respetado, ni llevado a cabo el Convenio 69 sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes, acuerdo firmado con la OIT (Organización Internacional del Trabajo) firmados por el gobierno en turno, el 7 de abril de 1989.

 

La nueva Constitución que aspiran crear los zapatistas en su intento por democratizar la política y buscar un cambio real en México, tendrá que retomar las experiencias pasadas y reevaluar los acuerdos firmados e ir perfeccionando las instancias y procedimientos para la realización de la tan esperada justicia por parte de los pueblos indios, aunque este tema se ira desarrollando sobre la marcha de “la otra campaña”.

 

Por otra parte, las reuniones con la sociedad civil (ONG´s, organizaciones sociales, sindicatos, organizaciones campesinas, colectivos estudiantiles, artistas, organizaciones culturales, etc.) y la comandancia zapatista, han retomado medios de lucha política anteriormente olvidados y desestimados por algunos partidos pseudo izquierdistas (o por lo menos lo son en el membrete y en los principios y estatutos de estos partidos, llámese PRD y PT ) estos principios de lucha son para recordarlo, la honestidad, la humildad, la eficiencia, ética, y moral para conducir la lucha que garantice el desarrollo del pueblo de México; es de lo cual carece por completo la élite en  el poder perpetuada en él durante décadas.

 

En esta Sexta Declaración de la Selva Lacandona, las corrientes políticas son lo de menos, lo importante es que en este llamado convergen toda una pluralidad de ideas y corrientes de pensamiento históricamente divergentes, pero con un solo fin: lograr los propósitos de cada una de estas organizaciones pero ahora luchando juntos y no de forma aislada, como antes, y dejar tan solo de ser simpatizantes con alguna causa, y pasar a ser sujetos de nuestra propia historia y no objetos de la historia, como ha sido los indígenas durante siglos en México y en todo el continente.

 

“La otra campaña” es un propuesta ideal e innovadora, como lo fue la gran marcha del 2001, esto indica que el EZLN ha dejado ya un precedente en la historia, y esta construyendo alternativas de participación política ajenas a los partidos políticos, lo cual es algo inusitado, ya que legalmente en México, el único intermediario entre la sociedad civil y el gobierno son los partidos políticos y solo estos “capaces” de responder a las demandas del pueblo a grosso modo.

 

Pero resulta, que no es así, ni debe de ser así, de hoy en adelante; deben de ser las organizaciones del pueblo y creadas por el propio pueblo, las que de manera legitima utilicen todos los medios a su alcance para lograr que sus demanda sean atendidas, y no lo sean solo los partidos políticos movidos por su ambición electoral las que desempeñen tal función.

 

El EZLN, parece haber logrado un paso más en su lucha e ir agotando los medios pacíficos y legales para hacer justicia, así es como a titulo personal debe interpretarse, y cualquier organización de izquierda honesta y crítica debería sumarse y participar activamente. Aunque claro, en el camino, se encontrara esta “la otra campaña” con organizaciones que reprochan esta forma, considerando que el EZLN no es una organización revolucionaria, sino reformista, lo cual quieren de facto realizar la revolución en las condiciones históricas y objetivas prevalecientes en México.

 

Tal idea es equivocada, “Estos grupos no investigan, no saben que precisamente estas son las condiciones de México, y que al no darse la premisa de la revolución, al no haberse agotado las posibilidades de la lucha cívica para el proletariado y el campesinado, ni la revolución violenta, ni las guerras de guerrillas son posibles, y que tampoco se van a dar por un pequeño receso económico; que no se van a dar por las luchas internas que libren los grupos de la burguesía o del imperialismo, que los marxistas no deben ver en cualquier algarada, motín, movimiento huelguístico, por importante que sea, el síntoma indiscutible de que la llego, el tiempo de otra revolución, de que ya se dieron las condiciones de otra revolución”. (González Casanova. 1967, pp. 196)

 

Estas palabras provienen de toda una autoridad moral y académica en México, de Pablo González Casanova ex rector de la UNAM, quien por cierto se le vio participativo en los encuentros recientes con la comandancia del EZLN, lo cual nos habla de una persona congruente con sus principios y comprometido con un cambio real en el país.

 

No así de congruentes son algunos perredistas, que en su afán de desvirtuar y opacar las recientes criticas vertidas con toda furia por el subcomandante Marcos, no han hecho otra cosa que solo preocuparse por los huesos y el cabildeo de candidaturas para el 2006, lo cual muestra su poca importancia, no por los acuerdos que hicieron o no con el EZLN, sino con los acuerdos olvidados de este partido con las causas y necesidades del pueblo mexicano, llegando a traicionar sus principios originales a los que ap
elaba y en los que se escudaba el alguna vez llamado ex PRI mote que resuena hoy día con la actuación del PRD y sus mediocres funcionarios en los video escándalos, y la falta de un castigo ejemplar a estos bribones, que solo recibieron el cobijo y la solapación del PRD, era de esperarse pues a fin de cuentas solo es el ex PRI.

 

Esta situación refleja que los políticos profesionales se presentan de dos maneras y es una frase de índole ética “Vivir para la política o vivir de la política”. (Weber. 1980, pp.14)

Queda claro que para el PRD y toda la clase política, la segunda parte de esta nota les queda por igual el saco, gracias a sus actos de corrupción vistos por millones de mexicanos a televisión abierta.

 

Las diferencias están marcadas ya, y es hora de la critica aguda y severa, pues el PRD y su candidato AMLO, no representan sino el mismo proyecto neoliberal organizado por los empresarios mexicanos y compañías trasnacionales y ejecutado por sus títeres en la clase política mexicana (PRI, PAN, PRD, PT y demás). AMLO; este candidato “López Obrador, con su Proyecto Alternativo de Nación, no va a intentar trasformar el sistema capitalista o neoliberal, sino que mas bien, paradójicamente le va dar un respiro, tratando de llevar un poco mas de bienestar a la sociedad”. (Meyer, en La Revista, num. 074. 2005)

 

Para finalizar estos breves párrafos, no queda sino decir que frente a nosotros se encuentra la oportunidad histórica de unificación de la izquierda en torno al EZLN, y trabajar en la conformación de “la otra campaña”.

 

“No habrá otra revolución en México –y de ello es necesario tener clara conciencia- sino cuando la estructura social sea incapaz de resolver los problemas urgentes del desarrollo de la nación y cuando se hayan agotado las posibilidades de una lucha cívica”. (González Casanova, op cit: p.196)

 

BIBLIOGRAFIA

 

Fuentes Morua, Jorge, “Soberanía popular desde abajo y desde el conocimiento”, en Guillermo Michel y Fabiola Escárzaga (Coord.), “Sobre la Marcha”, UAM-RIJONA, México, 2001.

 

González Casanova, Pablo, “La democracia en México”, Ediciones ERA, México, 1967.

 

Meyer, Lorenzo, “López Obrador y su nuevo perfil neoliberal”, en La Revista, num. 074, México, 2005.

 

Weber, Max “El político y el científico”, Premia Editora, México, 1981.

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: