El pasado 18 de febrero de 2008 las Autoridades tradicionales y los pobladores de la Comunidad de San Pedro Yosotatu en Oaxaca emitieron un boletín de prensa donde denunciaron la situación por la que esta comunidad atraviesa:

despojo, acoso, violencia y asesinatos, forman parte de una embestida de represión coludida por diferentes instancias gubernamentales como la Reforma Agraria, el Registro Agrario Nacional y el Tribunal Unitario Agrario con el objetivo de despojarlos de su territorio a través de la violencia cínica del poder en México.

 

San Pedro Yosotatu es una comunidad Mixteca perteneciente al Municipio de Tlaxiaco, Distrito Judicial de Tlaxiaco (antes Santiago Nuyoo). Limita al norte con un cerro montañoso del municipio de Santa Maria Yucuhiti del Distrito de Tlaxiaco; al sur con San Sebastián Nopalera, municipio de Santa Lucia Monteverde, Distrito de Putla de Guerrero; al este con la cabecera municipal de Santiago Nuyoo, Tlaxiaco, y al oeste con el pueblo de San Antonio Jicaltepec, Distrito de Putla Villa Guerrero; y San José Zaragoza, Agencia de Policía perteneciente al Municipio de Santa Maria Yucuhiti, Tlaxiaco.

 

Los conflictos en San Pedro Yosotatu giran alrededor del territorio, actualmente la comunidad es propietaria de tierras ejidales y comunales. “El ejido consta de 499 hectáreas, 493 le fueron dotadas por Resolución Presidencial de fecha 16 de abril de 1931, resolución que fue ejecutada mediante acta de posesión y deslinde de fecha 24 de diciembre del mismo año, siendo las primeras tierras que se titularon en la Mixteca alta después de la Revolución Mexicana; las 6 restantes se le dotaron por una ampliación efectuada por Resolución Presidencial de fecha 7 de abril de 1948. Nuestras tierras comunales constan de 1357 hectáreas de tierras que nos fueron tituladas por resolución presidencial del 28 de abril de 1953”. Lo anterior es señalado por la Comunidad en un pronunciamiento el 5 de septiembre del 2002.

 

 

Ya en 1931 los límites del ejido quedaron definidos entre los pueblos colindantes, en el mismo pronunciamiento de 1992 la Comunidad deja claro: “Estas tierras son nuestras porque poseemos la documentación que acredita nuestra propiedad pero, más importante aun, porque las hemos poseído desde tiempos inmemoriales, desde antes que se formara el actual Estado Mexicano, y la hemos pagado con la sangre de nuestros antepasados. La tierra no nos la regaló el gobierno, ni se la quitamos a nadie”.

 

 

Pese al recurso legítimo de su territorio, la Comunidad de San Pedro Yosotatu ha sufrido desde inicios de siglo la invasión de su territorio, en 1976 la Comunidad vecina de San Sebastián Nopalera invadió las tierras ejidales construyendo viviendas, un tanque para aguas y un panteón en una superficie de 18 hectáreas denominado Polígono I. Estas 18 hectareas estaba destinada al cultivo, los invasores la convirtieron en zona urbana.

.

En 1993 entra el PROCEDE Y el conflicto se agrava aun mas, la Comunidad de San Sebastián Nopalera estaba en desacuerdo en que los limites entre ambos ejidos quedaran debidamente establecidos. El 30 de octubre de 1995, San Pedro Yosotatu inicio ante el Tribunal Unitario Agrario del Vigésimo Primer Distrito, con residencia en Huajuapan de León, el reconocimiento y la ubicación exacta de la línea de colindancias. Por sentencia del día 11 de abril de 1997, el Tribunal Unitario Agrario condenó al ejido San Sebastián Nopalera y a su anexo Zimatlán de Lázaro Cárdenas. Así la Comunidad gano el juicio pero el Tribunal se negó a ejecutar su resolución. Acto seguido los habitantes de San Sebastián Nopalera y su anexo Zimatlán de Lázaro Cárdenas despojaron de tierras nueva mente a San Pedro, el 18 de febrero de 1998: “de manera furtiva y violenta, se posesionaron de aproximadamente 50 hectáreas más de nuestras tierras ejidales”

.

 

Una persona clave en el conflicto es sin duda Salomón Jara Cruz, dirigente de la Unión Campesina Democrática (UCD) que para 2002 era diputado local del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Salomón Jara acordó y preparo el despojo, ha conseguido armas y municiones a los pobladores de San Sebastián Nopalera así como protección política y jurídica, en suma es el actor intelectual, tal como lo señala la Comunidad de algunos delitos, entre ellos esta el despojo, tentativas de homicidio, robo con violencia, abigeato, ataques a las vías de comunicación y trafico de armas.

 

Posteriormente los días 9, 10, 11 y 12 de noviembre del 2000, San Sebastián Nopalera y su anexo Zimatlán volvieron a invadir violentamente el ejido de San pedro equipados con armas de alto poder, destruyeron casas, edificios públicos, una escuela y quemaron las huertas frutales y la siembra. Hubo también varios heridos y los ejidatarios tuvieron que huir y refugiarse en las tierras comunales. En 2002 los habitantes de Yosotatu volvieron a demandar a los invasores en un juicio que en 2005 se resolvió de la peor manera, con la intervención de la Secretaría de la Reforma Agraria (SRA) y su programa de desactivación de focos rojos.

.

“El 24 de noviembre de 2003, hubo un enfrentamiento entre ejidatarios de San Sebastián Nopalera y de San Pedro Yosotatu, con saldo de un muerto del primero y la desaparición de los hermanos Fabián López Díaz y Omar López Díaz igual que Raymundo Jiménez Hernández, del segundo. Plácido Abraham López Castro también fue capturado pero logró escapar arrojándose al vació, salvando su vida gracias a que su cuerpo se atoró entre u
nas lianas y amortiguó el golpe”. Lo anterior fue publicado en el diario La Jornada el 18 de Febrero de 2008. A partir de 2003 y hasta el 24 de Diciembre de 2007 han ocurrido una serie de asesinatos y desapariciones de pobladores de San Pedro.

.

En 2004 tras una serie de diálogos entre ambas partes casi se logra un acuerdo para solucionar el conflicto pero la Secretaria de la Reforma Agraria intervino nuevamente, convencio a un grupo de ejidatarios de Yosotatu para que vendieran sus tierras, la mayoria en la Comunidad se opusieron y la SRA y el grupo formaron una representación falsa de la Comunidad firmando un Acuerdo de Cesion de Tierras, esto lo lograron mediante la falsificación de documentos y el robo de otros a la Comunidad. La mayoría de ejidatarios de San Pedro Yosotatu impugnó el acuerdo y logró que el tribunal agrario lo declarara nulo. pero la SRA enmendó sus errores en otro convenio firmado el 31 de marzo y el 28 de junio del 2006 lo presentó ante el tribunal unitario agrario, quien sospechosamente lo validó, despojando a San Pedro Yosotatu de sus tierras.

.

Los siguientes fragmentos son recuento del periodo de asesinatos, enfrentamientos, detenciones y desapariciones tomado  de Ojarasca suplemento de la Jornada. Hojarasca num. 130, febrero 2008 link: http://www.jornada.unam.mx/2008/02/18/oja130-asesinatos.html

.

“El 25 de junio de 2006 fue asesinado Calixto López Ortiz, presidente del Comisariado espurio. Sus cómplices dijeron que fue ése el motivo de su muerte pero en el pueblo se supo que después de una borrachera agredió al anciano Juan Castro Santiago y sus hijos lo defendieron. De hecho, el agresor se encuentra actualmente en la cárcel sujeto a juicio. El 16 de octubre fue golpeado salvajemente en Tlaxiaco Pánfilo Ramírez Santiago, presidente del Comisariado de Bienes Comunales, por un grupo de personas del grupo que vendió el ejido. El 9 de noviembre fue asesinado Inocente Lucio Castro Bautista, otro opositor a la venta de las tierras.”

.

“El 26 de enero de 2007 fue asesinado en su propio domicilio Efrén Castro Santiago, también opositor a la venta de las tierras, por un joven de Santa María Ocotlán, quien tras escapar se mató dejando una nota donde confesaba que lo había contratado gente del grupo que vendió las tierras. En enero y marzo ese grupo presentó varias denuncias ante el Agente del Público de Tlaxiaco fabricando una serie de delitos, a cerca 48 personas de San Pedro Yosotatu que tienen orden de aprehensión en su contra, entre ellas cuatro mujeres”.

.

“El 25 de marzo la policía detuvo a Braulio Castro García y Clemente Cruz López acusados falsamente de violación. Ese mismo día los acusadores detuvieron en Putla a Jesús Clemente Cruz López y lo entregaron a la policía judicial, que lo remitió a la cárcel de Tlaxiaco. Los tres detenidos eran opositores al despojo de sus tierras y el año de la venta, el primero era agente municipal, cargo desde el cual defendió los derechos de su comunidad. Dos meses después salieron libres al demostrarse que el delito que se les imputaba no existía. El 16 de abril fue asesinado Pedro Erasto Espinoza López y el 6 de julio fueron detenidos Homero Castro López y Constantino Castro López. La policía se introdujo por la fuerza a la casa de Josefina López León y le disparó por la espalda a Reynaldo Castro López.A finales de 2007 fue asesinado Plácido Abraham López Castro, con lo cual culminó un ciclo de agresiones contra un ejido que lo único que ha hecho es defender su tierra”.

.

En un comunicado el 18 de Febrero de 2008 la Comunidad denuncio la situación y vertió varios nombres de los responsables, acusando a diferentes instancias gubernamentales de coludirse con este grupo entre quienes figuran los caciques: Andrés Castro García, Andrés Lopes Castro, Inocente Castro Victoria, Servando López Santiago, Ángel Castro García, Florencio Castro Ortiz, Damián Castro Santiago, Jerónimo Castro García, Juan López Santiago, Francisco García Ramírez y los hermanos Francisco, Fernando y Maclovio Macario, ambos de apellidos Zafra Castro”.

.

En el mismo comunicado señalan estos nombres como responsables ya que: “han causado para despojarnos de nuestro ejido y de nuestro patrimonio, generando desapariciones, demandas y asesinatos en contra de nuestros pobladores que no han estado de acuerdo en la venta de nuestra historia y de nuestra dignidad como pueblo indígena”.

.

Actualmente no existe canal para el dialogo a pesar de que la Comunidad de San Pedro Yosotatu ha declarado que esta dispuesta, en diferentes manifestaciones y denuncias los voceros de la Comunidad han expresado su repudio al inepto Gobernador de Oaxaca Ulises Ruiz, quien lejos de querer solucionar el problema mantiene toda una estrategia que apunta al despojo de tierras a las comunidades indígenas de toda la región en complicidad con el gobierno federal de Felipe Calderón quien es oídos sordos a los reclamos sociales.

.

 

Este conflicto a trastocado fronteras, dive
rsos organismo de Derechos Humanos han denunciado la situación. San Pedro Yosotatu mantiene una resistencia que demuestra que la voz colectiva indígena sigue viva, la defensa del territorio y la lucha por la Autonomía siguen siendo un estorbo a los intereses del Estado y la política neoliberal que mantiene, al crear puentes de comunicación y solidaridad la Comunidad de San Pedro Yosotatu se defiende de un proyecto que amenaza actualmente a todas las comunidades indígenas que mantienen viva su memoria y que demuestran mediante el respeto a su territorio que otro mundo es posible.

 

 

 

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: