Usted cree que la extrema derecha solo está en cuarteles o grandes salones donde planea como destruir todo movimiento insurgente? O cree que los para militares solo se encuentran cerca de las bases de las guerrillas? También piensa que no se practica el vampirismo en México? Pues mire si usted quiere probar una taza de sangre seleccionada entre bases de apoyo o zapatistas, asista a cualquiera de las diecinueve sucursales del café de la selva…

El día  16 de febrero de 2008 se dieron cita frente al café de la selva ubicado en Bolívar algunos jóvenes  para mostrar su repudio a esta empresa por su vinculación con paramilitares; como armas los jóvenes llevaban una manta con un colorido mensaje de “boicot al café de la selva por apoyar grupos paramilitares”, un megáfono cuyo sonido llegaba a todos los rincones de la calle, y múltiples recargas de volantes con la información de lo que se vive en Chiapas, así como pegatas y plantillas para esténcil. Al llegar al café de la selva salieron algunos trabajadores los cuales se dispusieron a defender el local, se les dijo que no pasaría nada y que podían estar tranquilos, al iniciar la colocación de pegotes un trabajador se puso violento y se hablo con él.

Gente pasaba alguna apática como siempre pero recibía información o pegatas, algunos consientes recibían con todo gusto el armamento ya ,mencionado, inclusive alguien comenzó la consigna de “café de la selva asesino” . Los jóvenes trataron de entrar y solicitaron entrevistarse con el encargado de la cafetería, a esto recibieron una negativa; mientras la cajita sonora invadía el aire con la historia de Acteal (también a manos de paramilitares), los trabajadores de la tienda apuntaban celosamente a los manifestantes con sus celulares  para registrar las imágenes del altercado, a esto lo justificaban con el decir que era para su patrón. Se observaron alrededor de seis policías de uniforme, uno con atuendo de joven universitario y la presencia de dos patrullas, a esto la acción resulto intacta, no hubo problema alguno.

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: