Una Noche en Omaha/Mumia

Un joven entra en un supermercado en Omaha, Nebraska, ombligo de Estados Unidos, y abre fuego sobre los pasmados transeúntes. Lleva un rifle, pero lo que en verdad lo arma es un constante sentido de menosprecio, depresión y desesperación. Perdió su trabajo en un McDonald’s local y su novia lo dejó. Antes de anochecer, ocho personas, nueve si contamos a ese joven, murieron. Se supone que Robert Hawkins se suicidó para terminar con la matanza.

Tenía 19 años. En una nota de suicidio que dejó en la casa donde se quedaba, escribió que quería ser famoso.¿Qué dice eso sobre la vida estadounidense, que uno se siente tan desesperado, tan vacío, a la edad de 19 años? ¿Qué dice eso sobre la fascinación estadounidense con la fama? ¿Y qué tienes que hacer para que te despiden de McDonald’s? ¿Qué crees que este joven tenía que esperar en el futuro? El desempleo, con muy pocas posibilidades realistas. El sentimiento que uno no es querido ––que uno no vale nada.

 

La economía de Estados Unidos (para los trabajadores) ha ido en picada desde que los estragos de la globalización nos dejan con unos pocos trabajos de servicios en lugar de los trabajos de fábrica que se han perdido. El ejército norteamericano, en un momento en que se encuentra francamente desesperado por reclutas, no aceptaría esto. Intenta imaginar, ¿cómo se siente ser un joven negro de 19 años en Estados Unidos en estos días? Producto de un sistema de educación que apenas merece el nombre. ¿Qué crees que ese joven negro espera del futuro? Esos dos jóvenes, el que fusiló a la gente en el centro comercial y el negro imaginario de esta historia, tuvieron su experiencia educativa bajo algo cínicamente llamado, “No Dejar Ningún Niño Atrás”.

 

Uno se pregunta — ¿cómo se podría dejarlos más atrás? Un joven entra en un amplio centro comercial, sus corredores y tiendas llenas de consumidores buscando una ganga del Viernes Negro, consciente que jamás saldrá vivo de allí. El otro se juega la vida en insensatas acciones pandilleras o en el negocio urbano de la droga, listo a matar o morir por una breve vislumbre de la vida que le fue negada desde hace mucho tiempo. Se dice con frecuencia que los jóvenes se creen invulnerables e inmortales.Tal vez ese fue el caso en generaciones pasadas.

 

Pero como lo muestran estos eventos, algunos jóvenes están tan alienados, tan perdidos, que anhelan la muerte como un escape de una vida que encuentran intolerable. ¿Qué dice eso de nosotros? Desde el corredor de la muerte, soy Mumia Abu-Jamal. Ensayo escrito 6 de diciembre de 2007.Todos los derechos reservados 2007

 

Mumia Abu-Jamal

 

Fuente:Texto Fatirah Litestar02@aol.com Audio Prison Radio www.prisonradio.org Traducción: kalo

¿Te gustó este articulo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribución de nuestros lectores. Considera hacer una donación:

Más de la autora

Redes Sociales

66,772FansLike
16,263FollowersFollow

INSTAGRAM

Tienda de fotógrafia

spot_img

TENDENCIAS