Ensayo de Mumia sobre las dictaduras al servicio del imperio?

 

18/11/07 Con los dientes de la dictadura pakistani al descubierto, estamos empezando a ver una imagen más clara de casi toda la historia de Estados Unidos a lo largo del siglo pasado. Aún cuando quizás esto se puede ver mejor en las brutales guerras de América Latina, es un hecho que el gobierno de Estados Unidos mantuvo brutales, violentas dictaduras en todos los continentes, casi siempre contra la voluntad de los pueblos, y especialmente contra los movimientos de los trabajadores.

Si la mayoría de los norteamericanos encontrarían dificultades para recordar los nombres de cuatro dictadores sostenidos por Estados Unidos en el siglo XX, es muy seguro que quienes trataron de sobrevivir en esos países los van a recordar por el resto de sus vidas. De los tristemente célebres Duvaliers de Haití, a Batista de Cuba, no hubo dictadores tan detestables, violentos, ni viciosos que no fueran dignos de la ayuda de Estados Unidos. Con muy buena razón el presidente Lyndon B. Johnson, que llegó a La Casa Blanca con el asesinato de John Kennedy, dijo a uno de sus asistentes, “Hemos estado operando en el Caribe una rama maldita de, ‘Asesinato, Inc.’.”* Eso porque Washington estaba básicamente internacionalizando su programa de McCarthyismo y represión, por lo menos en un país latinoamericano. La intelectual (que fue también diplómata) Clara Nieto escribió, en su importante libro de 2003, Los Amos de la Guerra, (Masters of War,) la historia de cómo Estados Unidos consiguió que casi todo el continente siguiera su camino: “En la Décima Conferencia Interamericana convocada por [el antiguo Secretario de Estado John Foster] Dulles llevada a cabo en Caracas en 1954, él persuadió fácilmente a los concurrentes a adoptar una declaración condenando al comunismo internacional y patrocinando la solidaridad hemisférica y la defensa mutua contra la ‘Agresión Comunista’. El canciller de Guatemala, Guillermo Toriella, previno que ‘con el pretexto de combatir el Comunismo, principios fundamentales de la democracia pueden ser atropellados, violaciones de los derechos humanos justificadas, y el principio de no-intervención violado’. La declaración, dijo Toriella, era ‘la internacionalización del McCarthyismo’. La mayoría –todas dictaduras– aprobaron la declaración; Argentina (bajo Perón) votó en contra y México se abstuvo. Costa Rica no asistió porque José Figueres se negó a participar en esta ‘asamblea de dictadores en un país gobernado por el dictador más brutal y corrupto de todos, el General Pérez Jiménez’ “. (Clara Nieto, pp.138-139). Así, generaciones fueron sometidas al terrorismo de sus propios gobiernos, de sus ejércitos pagados y entrenados por norteamericanos. Estos terroristas discípulos de Estados Unidos desataron guerras contra sus propios pueblos; contra estudiantes, maestros, sindicalistas, escritores, intelectuales, sacerdotes, religiosas, contra los pueblos Nativos y contra muchos más. Pero, eso fue ayer. Y ahora, ¿qué? A pesar de toda la palabrería y los discursos sobre “libertad”, “democracia” y todo eso, Estados Unidos está otra vez protegiendo a un dictador que esencialmente ha destruido la Corte Suprema, que golpea a sus abogados en las calles, que ha tenido elecciones fraudulentas, exilado a sus oponentes políticos y que gobierna con puño de hierro. La distancia entre Burma y Pakistán puede medirse en pulgadas. Sin embargo, nada de eso importa a la Casa Blanca. Lo que importa es lo que siempre les ha importado. Que el dictador de turno haga lo que sus amos imperiales les ordenen — y al diablo con el pueblo. Hay una razón por la que Latino América ha elegido en décadas pasadas gobiernos que son básicamente anti-Estados Unidos, y eso no tiene nada que ver con la mentira fácil que los medios de comunicación han inventado, que Hugo Chávez los domina. Millones recuerdan las llamadas “guerras secretas” que los ejércitos títeres de los norteamericanos desataban — y el pueblo ya no quiere tener más de eso. Dictaduras 2 — Democracia 0.

Más de la autora

Escuadrón 421. La delegación marítima zapatista

4 compañeras, 2 compañeros y 1 compañeroa, componen el escuadrón zapatista 421, la delegación marítima zapatista. Es la delegación que partirá en barco, desde México hacia la Europa Rebelde.

Cherán: 10 años de resistencia ((programa de radio))

El 15 de abril del 2011 la comunidad p'urépecha de Cherán emprendió una lucha por la defensa de los bosques y la vida ante...

¿#GraciasINE? El logro es de las feministas

En el hervor de las redes sociales algunas personas agradecen al Instituto Nacional Electoral (INE) por la decisión de cancelar la candidatura a Félix...

Mantendremos el vuelo; siguen las acciones hasta encontrar a los 43

El movimiento popular de Guerrero, que encabezan los normalistas de Ayotzinapa, se encuentra en nueva etapa en donde las acciones cotidianas han ido incrementando la contundencia y radicalidad de éstas; con esto también ha aparecido, por parte de la prensa de paga, tanto escrita como en la televisión, un discurso que criminaliza, señala y pretende dividir al movimiento, así como poner en contra a la sociedad a través del discurso de “violentos, infiltrados”, para justificar así el uso de la fuerza del Estado.

Redes Sociales

66,724FansLike
16,212FollowersFollow

INSTAGRAM

Tienda de fotógrafia

TENDENCIAS

Cherán: 10 años de resistencia ((programa de radio))

El 15 de abril del 2011 la comunidad p'urépecha de Cherán emprendió una lucha por la defensa de los bosques y la vida ante...

Escuadrón 421. La delegación marítima zapatista

4 compañeras, 2 compañeros y 1 compañeroa, componen el escuadrón zapatista 421, la delegación marítima zapatista. Es la delegación que partirá en barco, desde México hacia la Europa Rebelde.