09-Noviembre-2007
x sembrando palabra.-Después de 18 meses sin poder comprobar ningún delito en su contra Magdalena García Duran, indígena Mazahua, queda al descubierto el abuso del estado mexicano sobre los luchadores sociales, sobre los que desde abajo y a la izquierda hemos decidido organizarnos.

 

Después de darle largas a la liberación de la compañera Magdalena. El día 09 de noviembre de 2007, al rededor de las 7:00 de la noche en Texcoco, Estado de México, la compañera indígena Mazahua salió del reclusorio molino de Flores, donde se encontraba privada de su libertad, después de su traslado del penal de Santiaguito, desde el brutal acto de represión en contra del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y La Otra Campaña que se solidarizó con ellos el pasado 3 y 4 de mayo de 2006.

 

En un rencuentro emotivo con familiares y compañeros de lucha entre ellos su esposo y Trinidad del Valle, esposa de Ignacio del Valle sentenciado a 67 años de prisión por defender su derecho a la tierra y la organización, Magdalena nos dijo “estoy contenta pero no completa por que faltan compañeros y compañeras que se quedaron dentro”.

 

En breves declaraciones a los medios presentes, denunció las injusticias del mal gobierno en México y las arbitrariedades de su proceso jurídico; además de los malos tratos, como la falta de alimentos en los días de audiencia, de los que son objeto Ella y el resto de los presxs políticxs, que aún permanecen en Molino de Flores.

 

 

Agradeció a su abogada Bárbara Zamora por el esfuerzo emprendido para lograr su libertad absuelta de todos los cargos que le fueron “fabricados”: obstrucción a las vías de comunicación, secuestro equiparado y delincuencia organizada; Quien fuera reconocida como la única mujer “presa de conciencia” por Amnistía internacional también agradecía a lxs que nunca dejaron de estar presentes en su largo proceso, lxs que sostienen el plantón a las afueras del reclusorio, organizaciones sociales, amigxs y compañerxs.

 

Después de saludarse con los que acompañaron su salida, y darse unos minutos para cambiarse de ropa por su vestido tradicional indígena que porta orgullosa, Magdalena quemó el uniforme que usan lxs internxs del reclusorio, liberándose así de la imposición al aislamiento y la sumisión al estado.

 

Hoy a las 5 de la mañana cumplirá su manda, caminando hasta la Basílica de Guadalupe en agradecimiento por su libertad. Después continuara apoyando y exigiendo la libertad de sus compalñerxs que conoció dentro de la prisión que compartieron durante estos largos meses.

 

!NO ESTAMOS TODOS FALTAN LXS PRESXS!

¡PRESXS POLÍTICXS LIBERTAD!

 

SEMBRANDO PALABRA

CONSTRUYENDO SUEÑOS

RADIOKUPA
MEDIOS LIBRES

 

 

 

 

 

 

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: