Un grupo de soldados portando armas largas detuvo este domingo en Oaxaca a decenas de profesores mexicalenses, pertenecientes a la Sección 2 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), a quienes obligaron a salir de la ciudad tan pronto como ingresaron.

Los hechos ocurrieron aproximadamente a las 22:00 horas, tiempo de Mexicali, medianoche en Oaxaca, cuando el autobús que originalmente trasladó a los maestros desde la capital de Baja California a la Ciudad de México, en protesta contra la nueva Ley del ISSSTE, hizo su arribo desde la capital de la república, con miras a recorrer la ciudad de Oaxaca y entrevistarse con los integrantes de la Sección 22 del mismo sindicato.

En llamada telefónica hecha de manera subrepticia por celular a esta ciudad, los mentores mexicalenses indicaron que luego de haber estado en el Distrito Federal, donde llegaron el jueves 19 de este mismo mes, después de haber participado en protestas nacionales en contra de la flamante como controvertida norma, y de haber establecido contacto con representantes de secciones del SNTE de diferentes estados del país, decidieron ir a Oaxaca a manifestarle su apoyo a la Sección 22 del gremio y luego recorrer diversas entidades.

Sin embargo la capital de Oaxaca se encuentra sitiada por todos los accesos por diferentes cuerpos de seguridad, incluyendo elementos del ejército nacional, quienes inspeccionan a todos los vehículos que llegan y determinan si se les permite el acceso o no, e incluso si realizan alguna aprehensión, al margen de cualquier legalidad; en abierta y flagrante violación a las garantías individuales plasmadas en la Constitución Federal.

Así, al identificarse como profesores de Baja California, según narró una de las educadoras mexicalense, los soldados les obligaron a bajarse del autobús y apuntándoles con sus armas les exigieron entregar sus cámaras de video, celulares y demás aparatos electrónicos que trajeran consigo, pero que fue burlada por una de las integrantes de la caravana, que traía consigo dos celulares y sólo hizo entrega de uno, logrando avisar de esta manera, vía mensajes de texto, a sus familiares en esta ciudad, quienes de inmediato avisaron a Visión Pública de lo ocurrido

 

Al hacer el último contacto, poco antes de las 24 horas, tiempo de Mexicali, la maestra, cuyo nombre no nos fue autorizado proporcionar, indicó que los soldados ya habían bajado del autobús de pasajeros en que viajan y que los seguían en un camión militar a escasa distancia, por la carretera de regreso a la Ciudad de México, sin que hasta ese momento les hubiera devuelto aún sus aparatos electrónicos, pero afortunadamente sin que se hubiera quedado detenido ninguno de ellos.

 

Los profesores son esperados esta misma semana en Baja California, así que habrá que estar pendientes de la narración que, con más versiones de su experiencia en la tierra de Benito Juárez, hoy gobernada por Ulises Ruiz, proporcionen el resto de los mentores al regresar, ojalá que sanos y salvos.

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: