“Me detuvieron el sábado 25 de noviembre del 2006, iba al servicio de urgencias del IMSS por que soy hipertensa y padezco también de vértigo, caminaba sobre la calzada Niños Héroes más o menos a la altura de ZETUNA, caminaba con mi hermana que me acompañaba, serían las 20:00 ó 21:00 horas cuando vi que mucha gente corría hacía arriba pero mi hermana y yo íbamos hacia abajo. Los de la PFP, no sé que cantidad, venían muchos en camionetas. Me golpearon la cabeza por detrás, vi oscuro y caí, abrí los ojos cuando sentí más golpes, me voltearon boca arriba y mi hermana suplicaba que ya no me pegaran.

A ella también la golpearon en la cabeza, nos acostaron y nos pegaron con toletes, dos decían que nos iban a matar, que éramos unas perras malditas, unas piojosas, nos dijeron muchos insultos que no recuerdo por el miedo, el terror de verlos tan enojados gritando y golpeando. Nos decían que cerráramos los ojos, que agacháramos la cabeza. Todo el tiempo con gritos que no nos moviéramos que no miráramos que nos iban a subir a un helicóptero y nos iban a llevar a Veracruz para tirarnos con los tiburones. Golpes, amenazas de matarnos, insultos no sé en que lugar nos llevaron, primero nos detuvieron mucho tiempo y luego nos llevaron a otro lugar que nos dijeron que era Miahuatlán.

Ahí nos recibieron y nos dijo un comandante que ya no nos iban a pegar por que le pregunte, nos tuvieron en un cuarto grande. Nos pasaron con un agente del ministerio público y nos dijeron que teníamos que declarar, yo les dije que necesitábamos un abogado pero nos dijeron que ellos nos iban a poner a un defensor de oficio y no lo vi, de todos modos tuvimos que declarar, yo tenía una herida en la cabeza. En Miahuatlán nos tuvieron hasta el domingo, a mi no me suturaron mi herida de la cabeza. Ahí llego otra vez la PFP, me esposaron con mis demás compañeras y nos llevaron en helicóptero supongo que al aeropuerto por que todo el tiempo gritaban que no volteáramos, que no levantáramos la mirada, que alzáramos la cabeza.

El dolor del cuello era insoportable hasta que llegamos aquí (Nayarit) dijeron que estábamos en una cárcel federal pero no dijeron en donde estábamos, que hasta el jueves de la semana pasada que supe que estábamos en Nayarit. Nunca dejaron que nos comunicáramos con nadie hasta el martes que pude ver a mi hermana que vino a verme. No he podido comer bien por que no puedo comer mucha sal por mi problema, además de estar incomunicada es terrible y no saber que va a suceder con nosotras, tampoco duermo bien, tengo problemas para dormir como no sabemos nada del proceso como podemos demostrar nuestra inocencia.

Por momento me siento deprimida, triste con mucha fe de poder salir pronto, el tiempo se va lento por que no hay nada que hacer en todo el día. Que les agradezco todo su apoyo, por que me contó mi hermana queme visito todo el movimiento que hay allá afuera, que por favor sigan luchando por nosotros, que no nos dejen aquí. El jueves pasado me entere que me acusaban de sedición, incendio de edificios públicos, de ADO y no recuerdo que más.”

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: