Testimonio # 2 / presas en el penal de Nayarit

“Tengo 21 años y soy estudiante. Me detuvieron el 25 de noviembre del 2006 como las 7:00pm, en Tinaco y Palacios a una cuadra de Crespo cerca del asilo de ancianos de allá me arrastraron hasta el puente de Choca con la calle Quetzalcoatl los de la PFP eran muchos y llegaron directo a golpear. Aunque no opusimos resistencia alguna me dieron de puñetazos en la cara y me dejaron inconsciente. Aun así me siguieron golpeando en diversas partes del cuerpo como la espalda baja, la pierna derecha, la rodilla, la cabeza, en varias partes la cara, la quijada, la garganta, el hombro y brazo derecho.

Antes de quedar inconciente vi como golpeaban a mi mama con un tubo en la espalda. De ahí me arrastraron del cabello a la camioneta donde me botaron y además de ir amenazando a mi mama con violarme, nos iban diciendo palabras obscenas como que éramos unas putas perras que pinches viejas, entre otras groserías y palabras altisonantes. De ahí nos llevaron al llano donde nos bajaron a jalones y empujones de la camioneta de la policía y nos sentaron en cuclillas con la cabeza agachada. Ahí nos tomaron nuestros generales (nombre, dirección, teléfono, lugar de procedencia etc.) y fotos. Nos metieron los toletes entre las piernas y también nos golpeaban con ellos. Me revisaron esculcaron y sacaron de la bolsa de mi pantalón un teléfono celular. Enfrente de nosotras tenían a los hombres boca abajo completamente tirados en el piso y los seguían golpeando terriblemente y a nosotras nos seguían gritando. De ahí nos subieron a otra camioneta de la policía como a once en una sola camioneta, mas cuatro policías de la PFP, todas unas sobre otras llevándonos a la base militar #15 por la raya donde nos tomaron de nuevo nuestros generales en varias ocasiones. Ahí pedíamos permiso para ir al baño, pero nos dijeron que si queríamos lo teníamos que hacer en unos árboles que están a la orilla del camino principal y enfrente de ellos.

 

Nos seguían insultando y burlándose de nosotras. Preguntamos por nuestras pertenencias y nos volvieron a insultar que ya nos habían dado una calentadita pero que como no se nos quitaba el frío nos iban a dar otra. Ahí estuvimos como media hora y de nuevo nos subieron a una camioneta de la policía marcada con el numero 740. Íbamos once mujeres en ella y dos policías nos trasladaron al cuartel general de la policía estatal en Santa Maria Coyotepec, ahí sus jefes les ordenaron que cargaran armas y bajaran a otras de las camioneta para pasarla a otra y a todas nos obligaron a sentarnos en el piso con la cabeza entre las piernas y las manos sobre la cabeza.

 

Estuvimos como veinte minutos y nos trasladaron a Miahuatlán sin decirnos a donde nos llevaban ni porque habíamos sido detenidas iba muy rápido y hacia mucho frío ahí al entrar nos pusieron en un cuarto a muchas personas hombres y mujeres aproximadamente 56, nos dijeron que sacáramos nuestras pertenencias y las ponían en un sobre amarillo. A las mujeres las revisaba una policía y nos teníamos que alzar la blusa y el sostén y bajar los pantalones y sacar los zapatos. Seguíamos con muchas ganas de ir al baño pero no podíamos ir porque los baños de mujeres estaban afuera. Luego fuimos pasando con el doctor a que nos revisara, se ponía en frente, te veía, te tenías que quitar la blusa, bajar el pantalón, el sostén y el doctor solo nos observo. De ahí pudimos ir al baño después de muchas horas. Luego de varias horas pasamos a declarar en donde el que era nuestro abogado de oficio, también era ministerio publico y secretario, el nos tomo la declaración, huellas y todo. No era nada atento, ni me explico bien las cosas de las que se me acusaba, su nombre es Sergio Martínez Antonio. Después de la declaración nos regresaron al cuarto del inicio y nos sacaron al patio hasta las doce del día aproximadamente del domingo 26 de diciembre en donde nos dieron de comer. Ahí pudimos hablar en un solo teléfono para las 56 personas y teníamos que comprar nuestra tarjeta. Como a las cuatro de la tarde nos trasladaron los elementos de la PFP de nuevo, uno de ellos su camiseta decía T.Moreno nos esposaron y nos llevaron agachados casi doblados y agarrando a otra de las mujeres de la cintura.

 

Nos subieron a un helicóptero donde nos sentaron en el piso y entre las piernas teníamos a otra persona y nuestras manos sobre su espalda y la cabeza agachada. El vuelo duro aproximadamente media hora. Cuando estábamos todavía en Miahuatlán y que nos iban a trasladar de nuevo estaban presentes los derechos humanos del gobierno. Les preguntamos que porque nos esposaban y a donde iban a trasladarnos a lo que contestaron que no sabían pero que era por nuestra seguridad, nos tomaron fotos y una pequeña grabación del helicóptero. Llegamos a un lugar donde nos esperaba un avión de la PFP, a la entrada de este había alguien grabando y otra persona de los mismos policías tomando datos y teníamos ahí si que alzar la cara y gritar nuestro nombre. Inmediatamente nos subían al avión y nos abrochaban el cinturón de seguridad sobre las manos esposadas y de nuevo nos pidieron como otras tres veces nuestros generales y nos grabaron y tomaron fotos y todo el tiempo con la cabeza agachada. Cuando bajamos había una fila de policía hacia ambos lados haciendo camino hacia un autobús y de ahí nos esposaron con otra compañera y nos subieron al camión. Reclinaron los asientos para que recargáramos la cabeza ahí y no nos podíamos mover.

 

Llegando a Nayarit nos revisaron, nos desvistieron y nos dieron ropa del penal, eso fue como a las 8 de la noche. De ahí nos trasladaron a nuestras celdas. El martes 28 de noviembre nos cortaron el cabello bastante corto. El día miércoles nos llevaron a los juzgados y hasta ese día 29 de noviembre nos enteramos en que lugar estábamos, y si queríamos ratificar nuestra declaración yo dije q si podía hacer una denuncia de hechos y me respondió que no tenía derecho. El día sábado 02 de diciembre nos leyeron un acta donde decía que teníamos auto de Formal Prisión. El día 01 de diciembre tuve una entrevista con los de derechos humanos nacionales y me dijeron q entrábamos a un tratado de Istambul, nos revisaron y nos vio un psicólogo. He podido ver a mi hermana el día 30 noviembre y el 06 de diciembre a otra hermana. Cuando me llevaron a la visita, los oficiales a cargo nos revisaron haciendo que nos alzáramos la blusa y nos sacudiéramos el brasier en frente de ellos y luego que nos bajáramos el pantalón y luego la ropa interior y que la sacudiéramos.

 

El día lunes 03 de diciembre firmamos una autorización para revocar a los abogados de oficio de Nayarit y poner a otros de la ciudad de Oaxaca, porque ahí se esta llevando el proceso. Hasta el día 06 de diciembre me revisó bien el doctor y hasta el día 07 de diciembre me dieron una primera pastilla para el dolor, después de once días, al igual el cambio de ropa después de 11 días, al igual el lavado de ropa interior fue después de varios días. Podemos comer bien, nos dan las tres veces al día, no he podido dormir bien y nos mantienen completamente incomodas y no nos podemos sentar cerca de las rejas. Me he sentido triste con impotencia y preocupada por mi familia que esta afuera, que no se preocupen por
que dentro de lo que cabe estamos bien me acusan de sedición incendiaria y daño en propiedad ajena en contra de particulares y el gobierno del estado de Oaxaca. No solo he visto a mi abogado defensor el día que ratificamos nuestra declaración y no se su nombre.

¿Te gustó este articulo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribución de nuestros lectores. Considera hacer una donación:

Más de la autora

Redes Sociales

66,772FansLike
16,451FollowersFollow

INSTAGRAM

Tienda de fotógrafia

spot_img

TENDENCIAS