“…el fascismo epistemológico existe bajo la forma de epistemicidio cuya versión más violenta fue la conversión forzada y la supresión de los conocimientos no occidentales”

Boaventura de Sousa Santos

En Blanco y Prieto, un itinerario geopolítico de la decolonialidad, el nuevo proyecto de Fabián Villegas, educador popular, historiador y artista de Spoken Word.

En las páginas de este libro Fabián comparte una narrativa de experiencias, señalando temas esenciales a partir de procesos económicos, políticos y sociales como la colonialidad y la globalización.

Es un análisis concreto sobre las relaciones y el sistema mundial que se basan en paradigmas epistemológicos referentes al conocimiento y al poder, ejercidos desde las instituciones, quienes legitiman segregaciones raciales, corporales, intelectuales y por supuesto económicas.

Fabián nos habla de cómo a partir de la colonialidad los sistemas de poder generan redes que parten de lo local a lo global y viceversa, perfeccionando estructuras dentro de la política internacional y generando consecuencias directas, y no tan sutiles, hacia ciertas poblaciones, que hoy viven la marginación.

Existe en el mundo una diferencia identificable a partir de condiciones geográficas y raciales.

Las condiciones de vida son determinadas a partir de tu color de piel y en donde naciste, como hablas, tus conocimientos y como te insertas dentro del funcionamiento del sistema global actual que aqueja al siglo XXI: “La era de la modernidad y de acceso a la información y el conocimiento”.

Sin embargo no solo es la geografía y la raza los únicos indicadores de diferencias, también lo es el género. El cual nos permite identificar otra diferencia: las formas de trabajo.

“La división del trabajo está marcada por el género. El aumento del trabajo flexible está directamente relacionado con la feminización de la mano de obra remunerada, una tendencia fundamental en la estructura social de las tres últimas décadas. También define los criterios según los cuales se reparte el producto, lo que determina el consumo diferencial y la estratificación social.”

Manuel Castells

 

Para las mujeres bajo el contexto actual en el que viven, las condiciones laborales estarán establecidas, en primera por la división del trabajo, pero de igual manera por un reconocimiento identitario  de cada mujer en la geografía que habita.

Mujeres y hombres a partir de la experiencia colonial, en su imaginario, establecerán jerarquías  y estereotipos entre los seres, dando paso a subjetividades y valores de acciones clasificadas en las formas de vida individual y colectiva.

Así, el concepto de decolonialidad, retomado por Fabián Villegas, busca el cuestionamiento y la afirmación de que el conocimiento pertenece a un espacio y a una temporalidad propia de quienes lo ejercen.  Excluyendo la idea de que existen sujetos subalternos considerados incapaces de racionalizar.

A través de su narrativa nos permite visibilizar acciones cotidianas, simples, pero que de manera sutil siguen reforzando las diferencias entre el mundo entero.

En entrevista con Regeneración Radio, Fabian nos explica que su proyecto está basado en historias de vida y experiencias de racialización, discriminación, epistemicidio, que en diferentes partes del mundo ha experimentado. Ahora plasmadas en una narrativa corta, simple y accesible.

“Empecé a identificarme corporalmente, a reconocerme identitariamente, a reterritorializar mis manos, mis pies, mi boca, mi nariz, mis ojos, mi frente, mi olor, mis cuentos, mi sudor y mi ritmo en una cartografía bien bella, con un tumba´o bien cabrón al caminar y con un movimiento suave en mis manos a la hora de hablar. Había leído cosas sobre mi identidad. Pero nada que me devolviera ni un jodido segundo de dignidad.”
 
Fabian Villegas
 

Para el autor de este libro, «prieto» es una metáfora política relacionada directamente con las circunstancias de opresión, jerarquías de raza, género, económicas o étnicas pero totalmente ligadas al colonialismo y al epistemicidio, es decir, las formas de racismo a través del conocimiento.

En este itinerario geopolítico se aborda de una manera crítica, algunas formas de racialización que van desde el conocimiento hasta la estética, pero también se habla de la necesidad de empoderamiento y reconocimiento de las capacidades que en cada persona existen.

“Para que haya racismo, debe de haber instituciones que legitimen al racismo”, dice Fabian cuando hace alusión al capítulo Te conozco bacalao, aunque vengas disfraza´o, en el cual hace referencia a la migración y el Islam en el contexto de París.

En Necropolítica, uno de los capítulos del libro, dice: La desaparición forzada es un modelo de ciudadanía en este carnaval cínico de uniformados y prensa mercenaria.

Fabian opina en el programa de radio respecto al tema de Ayotzinapa, dice que es alarmante el nivel de poder que tiene una alcaldía y la naturalización de la violencia. “Ayotzinapa, políticamente se les salió de las manos a los gobernantes, pero en Guerrero los asesinatos se dan todo el tiempo.”

Y así, en esta narrativa se demuestra, que desde el “Valle del Cauco a Iguala, de Putumayo a Ecatepec y de Atoyac a la sierra de Santa Martha” el colonialismo sigue presente en nuestras vidas y en diferentes partes del mundo.

 

 

Entrevista a Fabian Villegas en Nosotros los de abajo

{mp3}music/Entrevistas/Entrevista_Fabian_Villegas/1{/mp3}

{mp3}music/Entrevistas/Entrevista_Fabian_Villegas/2{/mp3}

{mp3}music/Entrevistas/Entrevista_Fabian_Villegas/3{/mp3}

{mp3}music/Entrevistas/Entrevista_Fabian_Villegas/4{/mp3}

{mp3}music/Entrevistas/Entrevista_Fabian_Villegas/5{/mp3}

 

 

 

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: