Jornadas antipatriarcales CD de México

Desde hace tiempo ronda en nuestras cabezas encontrarnos con diferentes personas para realizar una discusión que ponga como tema principal el patriarcado y sus repercusiones en nuestras vidas cotidianas. Entendemos el patriarcado como un sistema de poder/dominación que trastoca la vida de todxs, donde opresor(a)-oprimidx son formas diferentes de vivir un sistema de privilegios que, aunque no nos afecta de la misma manera, hace que todas las partes sean condicionadas y delimitadas. Ese sistema permea muchos aspectos de la vida, actuando en la mente y el cuerpo de las personas tanto social como individualmente, de una manera tan profunda que muchas veces se asume como algo propio o natural. Si lo vemos desde ese punto de vista, podemos entender que constituye uno de los pilares principales sobre el que se sostiene todo un sistema de dominación que necesariamente busca su reproducción para vivir bajo la forma de capitalismo, racismo, fascismo, especismo, etc.

Nosotras no creemos que todas las relaciones deban estar basadas en qué tipo de genitales tenemos ni qué rol debemos asumir con ellos. Nos negamos a ser vistas como meras creadoras de vida, fuerza de trabajo y mercancías. Las reglas de la heteronormatividad niegan muchos de nuestros deseos, nuestras formas de convivir y crear las relaciones que queremos llevar. Hemos sido socializadas como mujeres, se nos ha inculcado el miedo a salir a la calle, a manifestar nuestros deseos, a alzar la voz, a mostrar enojo. Hemos aceptado como válidos estereotipos sobre nuestros cuerpos, nuestra conducta, nuestro lugar en el mundo. Hemos caído en la trampa de competir con otras compañeras, repetir los juicios que se hacen hacia nosotras, desconfiar, menospreciarnos y menospreciar a lxs demás. Cuando intentamos romper los moldes y afrontar estas batallas, somos estigmatizadas, juzgadas y segregadas al terreno de la sin razón, al terreno de los gritos sin eco o a las respuestas sin aliento. Sentimos, percibimos que descuadrarnos de lo que nos oprime genera miedo y rechazo muchas veces en nuestros entornos más cercanos.

Creemos que el patriarcado no solo nos afecta como mujeres, lesbianas y trans sino que genera malestar y opresión también a nuestros compañeros hombres quienes, como nosotras, se plantean luchar contra las estructuras de dominación y poder. Sin embargo, hemos visto que a pesar de que todxs reconocemos que el patriarcado es un sistema de opresión, a la hora de enfrentarlo suele ser punto de partida para la división y-o ruptura, alejándonos muchas veces de las personas con las que hemos crecido, con quienes hemos compartido alegrías y llantos y a quienes les hemos compartido nuestros corazones. Nos negamos con rabia a tratar este tema como “propio de mujeres”, pues creemos que unir nuestras luchas y batallas contra el patriarcado es un elemento más de unión y fuerza con quienes se plantean destruir cualquier modo de poder-dominación.

Ante ese deseo, queremos hacer una invitación a pensar todxs juntxs como vamos a terminar con el patriarcado empezando por nuestras vidas y nuestros espacios. Pensamos que la mejor manera de iniciar esta reflexión colectiva sería combinando espacios no mixtos con espacios mixtos. La idea entonces es construir espacios de confianza donde podamos hablar sobre cómo vivimos el patriarcado con personas que parten de una experiencia más afín a la nuestra.

Las jornadas se plantean para los días 28, 29, 30  de noviembre y 1 de diciembre. Cualquier duda o aporte pueden escribir al correo: jornadasantipatriarcales@riseup.net

Más de la autora

Redes Sociales

66,772FansLike
16,261FollowersFollow

INSTAGRAM

Tienda de fotógrafia

spot_img

TENDENCIAS