Con pocas excepciones, la mayoría de los medios corporativos, cadenas de televisión, periódicos nacionales, etc., han tratado las protestas de Okupa Wall Street del mes pasado como algo semejante a un OVNI: curioso, extraño e inescrutable.

Desde los micrófonos de todas partes del país hemos escuchado las mismas preguntas: ¿Qué es lo que quieren? ¿Cuales son sus demandas? o ¿Por qué hacen esto?

Al hacer esto, los medios han difundido más confusión que información y han perjudicado a sus radioescuchas, televidentes y lectores. Se han vuelto proveedores de información errónea y por no decir algo peor, son poco honrados.

El movimiento okupa no puede haber sido más claro sobre sus metas y objetivos. De hecho, sólo unos pocos días después del comienzo de su ocupación, publicaron un periódico de 4 páginas a todo color llamado el  Wall Street Journal Ocupado.  Lleva una declaración en la página 3 que anuncia exactamente qué es lo que los reunió y por qué. Se titula “La Declaración de la Ocupación” y en su lenguaje y tono, es muy parecida a la Declaración de la Independencia.  

Habla de la “solidaridad” con los demás y busca poner fin a la “injusticia masiva” enfrentada por millones de norteamericanos y otras personas que “se sienten agraviadas por las fuerzas corporativas del mundo”.  

En breve, levantan la voz contra la avaricia corporativa, las ejecuciones hipotecarias, los rescates financieros de Wall Street, la discriminación, los préstamos estudiantiles a tasas exorbitantes, la corrupción política, la degradación ambiental, las guerras en el extranjero, y el control corporativo de los medios que “mantiene a la gente mal informada y miedosa”.  

Ajá. Ahí está.

No es ciencia nuclear. No podría ser más clara.

El periódico se regala.

 

Traducción Amig@s de Mumia, MéxicoCon pocas excepciones, la mayoría de los medios corporativos, cadenas de televisión, periódicos nacionales, etc., han tratado las protestas de Okupa Wall Street del mes pasado como algo semejante a un OVNI: curioso, extraño e inescrutable.

Si los reporteros no pudieron tomarse el tiempo de ir al centro de Manhattan, o al centro de su propia ciudad, para encontrar una copia, pudieron haberlo visto en su computadora en:   occupywallst.org.

En serio.

Fíjense que yo no tengo acceso a una computadora. Esto no se permite en el corredor de la muerte. Y no sólo eso. No se permite en ninguna prisión del estado de Pensilvania.

Pero un cuate me envió por correo una copia del Wall Street Journal Ocupado y yo lo leí. ¿Por qué no pudieron haber hecho lo mismo los reporteros de los medios principales? A menos que querían “mantener a la gente mal informada”.

Desde el corredor de la muerte soy Mumia Abu-Jamal

–(c) ’11maj

2 de noviembre de 2011
Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

 

Desde los micrófonos de todas partes del país hemos escuchado las mismas preguntas: ¿Qué es lo que quieren? ¿Cuales son sus demandas? o ¿Por qué hacen esto?

 

Al hacer esto, los medios han difundido más confusión que información y han perjudicado a sus radioescuchas, televidentes y lectores. Se han vuelto proveedores de información errónea y por no decir algo peor, son poco honrados.

 

El movimiento okupa no puede haber sido más claro sobre sus metas y objetivos. De hecho, sólo unos pocos días después del comienzo de su ocupación, publicaron un periódico de 4 páginas a todo color llamado elWall Street Journal Ocupado.  Lleva una declaración en la página 3 que anuncia exactamente qué es lo que los reunió y por qué. Se titula “La Declaración de la Ocupación” y en su lenguaje y tono, es muy parecida a la Declaración de la Independencia.

 

Habla de la “solidaridad” con los demás y busca poner fin a la “injusticia masiva” enfrentada por millones de norteamericanos y otras personas que “se sienten agraviadas por las fuerzas corporativas del mundo”.

 

En breve, levantan la voz contra la avaricia corporativa, las ejecuciones hipotecarias, los rescates financieros de Wall Street, la discriminación, los préstamos estudiantiles a tasas exorbitantes, la corrupción política, la degradación ambiental, las guerras en el extranjero, y el control corporativo de los medios que “mantiene a la gente mal informada y miedosa”.

 

Ajá. Ahí está.

 

No es ciencia nuclear. No podría ser más clara.

 

El periódico se regala.

 

Si los reporteros no pudieron tomarse el tiempo de ir al centro de Manhattan, o al centro de su propia ciudad, para encontrar una copia, pudieron haberlo visto en su computadora en:occupywallst.org.

 

En serio.

 

Fíjense que yo no tengo acceso a una computadora. Esto no se permite en el corredor de la muerte. Y no sólo eso. No se permite en ninguna prisión del estado de Pensilvania.

 

Pero un cuate me envió por correo una copia del Wall Street Journal Ocupado y yo lo leí. ¿Por qué no pudieron haber hecho lo mismo los reporteros de los medios principales? A menos que querían “mantener a la gente mal informada”.

 

Desde el corredor de la muerte soy Mumia Abu-Jamal

 

–(c) ’11maj

2 de noviembre de 2011

Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org

Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com

Traducción Amig@s de Mumia, México

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: