Los estados unidos mexicanos están llenos por todas partes de pequeñas y grandes resistencias y luchas en contra del poder, en las cuales también hacen validos sus derechos, un caso especifico es el de la organización para la vivienda del frente popular francisco villa independiente UNOPII, quienes solamente en la zona oriente se encuentran haciendo suyo y ejerciendo sus derechos en el predio de “nueve y medio”, aunque existen otros más.

El predio se encuentra justo detrás del colegio de ciencias y humanidades plantel oriente y tienen una medida, tan solo en el primer cuadro de viviendas de 426 mil metros en donde viven 457 familias.

Las vivencias de los vecinos son muy diversas pero la mayoría coinciden en algo, en lo mucho que les costó trabajar y resistir por ese predio en donde ahora poseen un hogar, cuentan también que ellos y ellas tomaron la decisión de unirse al movimiento de vivienda del frente, pues sus condiciones económicas y sociales les daban únicamente el chance de rentar algunos cuartos muchas veces con costos muy elevados o por otro lado vivir amontonados en las casas de algún familiar; así comenzaron a hacer marchas, paros, plantones, frente a la negativa del gobierno de ofrecer viviendas dignas, comentan que muchas veces el gobierno en lugar de escucharlos les mandaba policías a reprimirlos y encarcelarlos.

De esto ya han pasado veintidós años y las familias que lucharon y resistieron tanto y que llegaron a vivir en pequeños cuartos a los que llaman módulos, tienen ya sus viviendas de cemento y ladrillo.

La vida diaria en el predio no es como si fuera en cualquier colonia, en el predio todos y todas se saludan y se conocen muy bien, se sabe de lo bueno y de lo malo que les pasa a las familias y por supuesto existe la solidaridad; las viviendas están organizadas de tal forma que los que llevan más tiempo son las que poseen ya las casas “bien hechas” y los mas resientes son los que viven en módulos, esto no es por una cuestión de discriminación ni mucho menos, es por que cuando llegan más personas se les ofrecen estos módulos en lo que se terminan las casas que están en construcción.

El predio cuenta con todos los servicios agua potable, luz eléctrica, un pequeño mercado que construyeron casi a la par de que nace el predio y en donde ellos autogestionan sus empleos; el predio a diferencia de otros conocidos del frente, no está bardeado esto es porque los habitantes de este, dicen que teniéndolo abierto están buscando la convivencia con los vecinos (quienes algunos viven en unidades habitacionales que si están bardeadas), y que poco a poco se vallan juntando.

Aunque ahora todo parece tranquilo, los vecinos comentan que tiempo atrás eran acosados constantemente por la policía y el ejército, que incluso hizo una base enfrente del predio, sin embargo la organización y el contacto permanente logró que cuando sucediera algún incidente con los cuerpos policiacos se les lograra expulsar, los habitantes permiten la entrada de la policía a el predio, pues permiten que la vialidades estén abiertas para no aislarse, pero tienen un sistema de seguridad propio, si algo pasa la se cerraran todos los accesos, si una patrulla abusa quedara a disposición de los vecinos.

Más de 22 años de lucha se ven reflejados en este lugar donde se apuesta por gestionar ellos mismos lo más posible, muchas casas fueron construidas sin créditos de ningún tipo, los mismos vecinos producen pintura e impermeabilizante, puertas, etc. Por último solo nos queda recordar las palabras de todo aquel con el que tuvimos la oportunidad de hablar: el gobierno no nos dará nada, hay que luchar para obtenerlo.

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: