Inicio el encuentro la autoridad tradicional de Vicam saludando a los pueblos indígenas participantes y pidiendo el mayor respeto posible para sacar adelante los trabajos del encuentro.

Prosiguió el Subcomandante I. Marcos leyendo un documento de los Comandantes y Comandantas del EZLN y los pueblos Tzotzil, Tzeltal, Chol, Tojolabal, Zoque y Mame donde enfatizan las acciones del gobierno por bloquear todos los esfuerzos de la resistencia indígena y enviando un mensaje: En 515 no nos pudieron acabar, menos ahora, por que todos estaremos unidos contra un enemigo común.

Prosiguió el Sub marcos saludando a los pueblos indios, sus colores, a las autoridades tradicionales de Vicam, los pueblos Yaquis y al congreso Nacional Indígena. Dentro del proceso de organización del encuentro hubo un sin fin de bloqueos del mal gobierno y su estructura, se llego con todo en contra: distancias, lenguas, fronteras, gobiernos, mentiras, persecuciones, muertes y falsas divisiones. Parecía imposible la víspera pero hay presentes pueblos, naciones y tribus desde la Alaska hasta la patagonia con su canto o su silencio, con  su color o su recuerdo.

Este encuentro se ve reflejado en un cuento que vuela en las montañas del sureste mexicano. La luna es una sombra herida por la luz, una pregunta se repite en todos los lugares del continente, cuando esta luna es nueva. La misma interrogación aparece a los largo de América con sus pueblos. La respuesta no fue creada, esta pregunta fue dejada por los creadores como pieza fundamental del rompecabezas del mundo y la dejaron en el techo de la tierra, que cada tanto apareciera para que no se perdiera la memoria, pero vino después el dinero mandon y trajo la destrucción y la llamo modernidad, robo y lo llamo despojo, imposición y lo llamo democracia, desmemoria y la llamo moda. La pregunta no se distingue en las bóvedas de dinero, por eso solo los pueblos originarios pueden leer esas preguntas. Muchas respuestas ensayan: cantos, danza, lengua,  color, palabra, historia, cultura, memoria. El dinero tiene una sola respuesta: no habrá vida para la tierra, habrá negocio. En los pueblos la respuesta esta rota en muchas piezas. En este encuentro estas historias se escucharan y en oído y palabra se convertirá y se nombrará el responsable, así como el dolor, la experiencia, la sabiduría, los pueblos, las demandas, la justicia, la democracia, la libertad, la justicia, lo que nos pertenece y fue arrebatado, los corazones.  La respuesta que la tierra espera, empezara a dibujarse en los cielos cuando sea colectiva, cuando el continente recupere la voz que enmudece con fuego, olvido y ruido. La voz primera, originaria, la nuestra, como la luna nueva, empezara a dibujarse en nuestras niñas y niños como la respuesta. Para eso hay que mirar atrás y muy lejos y abra que caminar mundos que esperan. Es nuestra decisión que calle la voz Zapatista y que los dolores sean nombrados, los dolores, pero también los sueños y esperanzas. Hoy nos toca ser el puente para que las voces vayan de uno a otro lado y un oído generoso encuentre y los colores se vean y sus memorias se muestren. Que hablen la otra y el otro, que escuchen nuestro corazón, que nos enseñen, que nuestro corazón aprenda. Desde el Canadá hasta el Chile nos recuerdan que no nos vencieron, que la batalla continua y la victoria será vida, en otro mundo, otro, uno donde quepan todos los mundos.

El Congreso Nacional Indígena dirigió un mensaje sobre la madre tierra. A los hermanos indígenas de América es un honor encontrase en el territorio yaqui, donde por siglos a sido defendido en contra de la ambición privatizadora. Este encuentro es un mensaje de rebeldía en defensa de la madre tierra y en contra del capitalismo. Para los pueblos, la defensa de la tierra y territorio y recursos naturales a sido nombrada rebelde por el capitalismo agonizante, que ha puesto sus ojos en las selvas, desiertos, bosques, montañas, ríos, aguas, vientos, mares playas, maíces, saberes que durante siglos se han defendido y que han sido heredados por los antepasados. Seguimos vivos después de 515 años para unir nuestra fuerzas en un solo corazón contra los proyectos de muerte de los programas neoliberales de destrucción a la madre tierra. Esperamos que las experiencias de los pueblos puedan ayudar a liberarnos, se pueda respetar a la madre tierra y terminar con el sistema de guerra contra los pueblos indígenas y la humanidad. Con este encuentro se fortalecerá la unidad de América y del mundo, que luchan y luchan abajo, planteando formas nuevas sin legislaciones de los malos gobiernos, que no respetan y reconocen la autonomía de los pueblos como derecho histórico. La tierra y el territorio no se vende y no esta sujeto a negociación, es necesario fortalecer las luchas de los pueblos con nuestras vidas. Los pueblos caminaran juntos para lo mejor de la humanidad, la naturaleza y la madre tierra.

Por ultimo se dio un recuento de los asistentes, con más de 500 delegados de pueblos indígenas de 52 pueblos de 12 países de América. En México se encuentran presentes representaciones de 21 estados a pesar de la intervención del Estado para que los pueblos no participaran en el encuentro, convocando a reuniones, foros, convenciones, asambleas con la intención de debilitar este encuentro. A pesar de esto en Vicam se encuentra una representación importante del México indígena rebelde que va a luchar por que se acabe este mundo de opresión y exterminio.

¿Te gustó este artículo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribuciones de nuestros lectores. Considera hacer una donación: