Documento de Regeneración Radio al Foro Nacional contra la represion

En los primeros días de mayo inició lo que se estuvo cocinando durante el último año en el CCH Vallejo, es decir, una embestida del poder contra la palabra de los que abajo y a la izquierda construyen sueños.

Comenzó así una campaña de mentira que bajo acciones como el intento de despojo de un cubículo, las amenazas de cárcel, la guerra mediática, la corrupción académica y la realización de un referéndum preparó el terreno para la desintegración del Colectivo de Radio y por consiguiente la destrucción de la Cabina Radiofónica.

El intento de despojo de un cubículo y las amenazas de cárcel fueron encabezados por la Directora Lucía Laura Muñoz Corona. El Referéndum llenó sus casillas de votos, fruto de la corrupción de un grupo del sector académico, el cual condicionó calificaciones a los estudiantes obligándolos a participar.

La guerra mediática fue orquestada por el aparato burocrático que con base en la mentira y difamación hicieron ver en los medios un origen falso del conflicto llevándolo al camino que el poderoso utiliza ahora: la criminalización de la lucha social. Mediante esto la Autoridad dio un ultimátum: la maquinaria está lista y los va aplastar, es mejor que se rindan y dejen de ser lo que son.

Hoy decimos que vamos a resistir a esta determinación de las autoridades de la UNAM de destruir (demoler) nuestra cabina de radio, y hacerles saber que la resistencia no empieza hoy, ni mañana, la resistencia de todos y de todas para mantener esta radio empezó desde 1999 cuando se dieron los primeros pasos de lo que fue radio pacheco y de lo que hoy es regeneración radio, solo que es esta, una de las mas duras batallas.

La resistencia no solo la cobijaron los que trabajaron en ella en ese tiempo, no solo la cobijamos los que trabajamos en ella ahora, si no que, también la abraza esa parte de la comunidad del CCH que las autoridades no toman en cuenta. También la abrazan los seres humanos de aquí, allá y el otro lado que necesitan ser escuchados.

Hoy como en ese entonces la resistencia existe, la resistencia vive, la resistencia la hacemos hombres y mujeres con oído sensible, con ojos abiertos, con tacto fuerte y de palabra humilde y verdadera. Pues no solo queremos defender un espacio que nos ha costado un gran esfuerzo por sentir que nos pertenece.

Es sobre todo porque sentimos que la cabina de regeneración radio dejó de ser solo nuestra cuando a través de sus bocinas se ha lanzado la voz de resistencia de nuestros herman@s zapatistas, oaxaqueños, atenquenses y de cada uno de los rincones del país donde se gesta una rebeldía con dignidad que lucha por un mundo mas justo y anticapitalista. No vemos diferencias entre la magnitud de estas rebeldías, algunos podrían pensar que unas son mas grandes que otras por la cantidad de gente que las lleva, para nosotros es la justeza de sus demandas y la dignidad de esas luchas las que nos hermanan.

La cabina de regeneración radio pertenece a todo aquel, aquella que quiera con su voz o su música enarbolar una lucha individual o colectiva, que en esencia quiera cambiar este sistema capitalista que esta exterminando pueblos, identidades culturales, identidades sexuales, obreros, campesinos, en final México de abajo. Todo aquel, aquella de abajo, a la izquierda y anticapitalista ha encontrado o encontrara en regeneración radio no solo el lugar donde su voz o música tendrán la libertad de ser lo que son, también encontrara a sus compañer@s de lucha. El sistema capitalista nos dice día con día que estamos bien comunicados, con los teléfonos celulares, con las radios comerciales, con las grandes empresas televisivas.

Pero esa comunicación de la que nos habla el capitalismo nunca refleja nuestros diferentes modos de ser. Si somos indígenas, lesbianas, jóvenes o una de las muchas formas de ser que cada quien tiene, no aparecen nuestras costumbres, nuestros cantos, nuestra música, ni nuestros rostros en su comunicación.

A través de esos medios masivos de comunicación el capitalismo nos quiere imponer una sola forma de ser; una forma que no les moleste, que no cuestione nada, que se acople sin resistir, que consuma sin preguntar, que no se salga de lo que ellos determinan que debe de ser la izquierda, que no sueñe con algo mas esperanzador que las elecciones, que no trabaje por construir algo diferente a este sistema. Nosotros decimos que NO a esa imposición que pretende acabar con lo diferente y respondemos dando una alternativa donde l@s diferentes puedan contarnos sus sueños, donde los obreros puedan contarnos sus tragedias y logros, donde los indígenas puedan decir esto soy y estoy orgulloso, donde cada quien siga siendo lo que es y junt@ s podamos construir el sueño anticapitalista.

La cabina se construyo en sábados de zapatos con cemento, cemento que se transformó en paredes, paredes que por primera vez se transformaron en libertad, sábados de cuerpos empapados en sudor, sudor que se transformó en calor humano, calor humano que se transforma cada día en esperanza, sábados de hombres cansados y mujeres cansadas, cansancio que se transformo en raíz, raíz que se transformó en realidad, realidad construida por pocos, pero anhelada y apoyada por muchos, sábados que llegaron a su fi n y un fi n que dio paso a una nueva etapa, donde los sentimientos y deseos de libertad y autonomía se transformaron en materia sólida.

La cabina de regeneración radio existe para dar voz, hacer organización, soñar, luchar, bailar, escuchar, caminar junt@s, resistir, para ser anticapitalistas y gritarlo sin censura. Regeneración radio no transmite la voz de un colectivo, transmitimos la voz colectiva que sea digna y rebelde. Regeneración radio hace mucho que dejó de ser yo y camina siendo nosotr@s.

No morirá la flor de la palabra

Regeneración Radio

Comunicación contra el poder

¿Te gustó este articulo? ¡Apóyanos! Regeneración Radio es posible gracias a las contribución de nuestros lectores. Considera hacer una donación:

Más de la autora

Redes Sociales

66,772FansLike
16,448FollowersFollow

INSTAGRAM

Tienda de fotógrafia

spot_img

TENDENCIAS