Huellas sangrientas de la Reforma Educativa: Xoxocotla,Morelos

Huellas sangrientas de la Reforma Educativa: Xoxocotla,Morelos

Fotografías: CINOTICIAS
  • Abuso
  • Posted by: Daniel Arellano Chávez

Mientras aún es incierto el destino de la llamada Reforma Educativa, este mes de octubre de 2018, se cumplen 10 años de los “operativos de desalojo carretero” en comunidades del estado Morelos. En 2008 tropas federales y estatales combinadas lanzaron una ofensiva contra el magisterio morelense y las comunidades que lo respaldaron, en su rechazo a la Alianza por la Calidad de la Educación; la primera etapa de la Reforma Educativa, aprobada y publicada el 25 de febrero de 2013.

Felipe de Jesús Calderón Hinojosa -en aquel momento presidente de la República- y el gobernador del estado de Morelos, Marco Adame Castillo, ordenaron la represión escalonada contra los pueblos movilizados en apoyo al magisterio morelense, de esta manera ratificaban lo publicado en el Diario Oficial de la Federación,

Que en el marco de la Alianza por la Calidad de la Educación, suscrita el 15 de mayo de 2008 entre el Gobierno Federal y los maestros de México representados por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), (…) [se articulará] el Sistema Nacional de Evaluación para que, a partir del establecimiento de Estándares de Desempeño, evalúe a todos los actores del proceso educativo”

En un reporte publicado en Regeneración Radio, el 11 de octubre de 2008, se hace un recuento de las agresiones cometidas por las tropas federales: “El día martes 7 de octubre inicia la represión del gobierno del estado de Morelos en la comunidad de Tres Marías con un saldo de 4 detenidos y mas de 30 heridos. El jueves 8 se desaloja con lujo de violencia los bloqueos de las comunidades de Amayuca, Felipe Neri, y Xoxocotla con 49 detenidos y mas de 60 heridos, muchos de ellos de gravedad”.

El 13 de diciembre de 2006, Calderón instruyó a las secretarías de la Defensa Nacional (SEDENA) y de Marina (SEMAR) a transferir 10 mil elementos a la Secretaria de Seguridad Publica -7 mil 500 de la primera y 2 mil 500 de la segunda- con el fin de reforzar la “guerra” que declaró al crimen organizado.

Por decreto presidencial, la Policía Federal Preventiva PFP deja de portar uniformes grises para cambiar a uniformes de color azul y estrena nuevo equipo táctico, vehículos y helicópteros. Se transforma la imagen de un cuerpo represivo, pero no se borra el sangriento historial que ha construido desde su creación a finales de 1999, es de esta manera que la renovada Policía Federal aparece en Morelos.

El Jueves 9 de octubre, a las 11 de la mañana mientras en las calles de Cuernavaca el magisterio morelense realizaba una marcha, en la comunidad indígena de Xoxocotla, pobladores que respaldan al movimiento magisterial solicitaban el apoyo para mantener el bloqueo que realizaban sobre la carretera; mientras tanto un primer helicóptero de la Policía Federal sobrevolaba la zona, el inicio de un “operativo de desalojo”.

«Llegamos 2:00 de la tarde o 2:20. Veíamos helicópteros negros federales que eran dos, y uno de color blanco, no veíamos efectivos», señala una licenciada en educación, que asegura que el gobierno inicio la agresión, al lanzar gas lacrimógeno. Además indica que los federales no hicieron dinstinción entre gente mayor y niños.

En su testimonio, la habitante de Morelos, explica cómo fue que el Ejército Federal equipado con tanquetas militares y las policías estatal y federal entraron a Xoxocotla y afirma que los helicópteros sobrevolaron alrededor de 4 horas, mismas en que los cuerpos policiacos lanzaron gas y atacaron a la población. “Fue una estrategia bien armada por parte del gobierno contra un pueblo indígena”, asevera.

Ella explica que no existe justificación. Liberar la carretera, no implica que los armados entren al pueblo, invadan las calles y allanen los domicilio, además recuerda una agresión que presenció: «Lo agarraron, lo aventaron sobre la cortina y a través de ella se escuchaban los golpes que le estaban dando».

Al anochecer, la carretera volvió a tener circulacion pero el pueblo seguía sitiado:

«En casas dispararon gases hacia el interior, aventaron gases a las azoteas, patios, las gente de la comunidad guardo los botes de gas. Golpearon jóvenes, adolescentes de 16-17 años, por intentar repeler la agresión, en una casa sacaron a todos los varones para golpearlos afuera de su casa, te hacen temblar de coraje, de miedo. Con palabras altisonantes amenazaban a las mujeres, les decían que se hicieran a un lado, las mujeres de Xoxocotla son de lucha y no se intimidan, pero lo que hicieron los federales rebaso todo lo imaginable, al gobierno no le interesa nada que no sean sus intereses económicos y políticos».

De represión, impunidad y futbol

Octubre 2018. la gubernatura estatal en manos de Cuauhtémoc Blanco, quien durante uno de los más difíciles momentos para los pueblos de Morelos, por defender el derecho a la educación en los primeros días de octubre de 2008, se encontraba en Estados Unidos disputando un partido entre el Chicago Fire en que «logró apenas un empate 1-1 con Kansas City Wizards, al concluir la fecha 27 de la MLS, en el estadio Community America Ballpark» según se reportó en un portal deportivo. El domingo 5 de octubre de 2008, Cuauhtémoc Blanco llegó a seis goles.

No es difícil suponer que resarcir tales agravios ni siquiera estén en la órbita de quien encabeza el nuevo gobierno morelense. Cada uno de los involucrados en esta represión siguen impunes: Luis Angel Cabeza de Vaca, Secretario de Seguridad Publica de Morelos en aquel tiempo, posteriormente detenido por supuestos vínculos con el narcotráfico de los hermanos Beltran Leyva, tras estar en prisión, fue exonerado; el exgobernador Marco Adame Castillo es ahora legislador federal y hace unos cuantos días se atrevió a publicar un texto de opinión sobre los sucesos de 1968; de Genaro García Luna jefe de la SSP Federal y Felipe Calderón ¿Qué más se puede mencionar tras la masacre sexenal que provocaron y que se extiende hasta nuestros días?

 

Los agravios y las heridas de una reforma impuesta con sangre siguen abiertas, las vejaciones y las torturas dejaron la huella indeleble en las mentes y los cuerpos de las aguerridas comunidades de Morelos. Esta represión no se puede olvidar y es indispensable señalar a los responsables, el perdón solo a los agraviados les corresponde otorgarlo.

 

Información adicional

.:
¿Te gusto el articulo? ¿Podrías apoyarnos? Los recursos serán destinados para realizar este tipo de trabajos, así como coberturas a las luchas en México, reportajes especiales, fotorreportajes o videos.

×

Log in