Chiapas: Berriozábal, el saqueo del agua

Chiapas: Berriozábal, el saqueo del agua

Berriozábal, Chiapas. 23 de agosto de 2017. Cada hora, 20 mil litros de agua del río Sabinal en Berriozábal, Chiapas son saqueadas por la empresa Pradel. Los vecinos del barrio San Miguel de ese municipio reportan que cada hora, al menos dos pipas con capacidad de 10 mil litros suben y bajan por el camino viejo a San Fernando, una calle de terracería que hoy se llama “cerro de la tienda”, en referencia al cerro así llamado y que se ubica en el lado norte oriente de la cabecera municipal.

Eventualmente, a esas dos pipas se suman otras de la misma empresa que son llenadas río abajo en los límites del barrio San Miguel, sobre la cuenca del Sabinal. En ambos sitios hay mangueras dispuestas con el objeto de extraer el agua por medio de bombas. “Antes el río tardaba más en secarse pero ahora ya no dilata mucho con agua”, señala un vecino quien reconoce que también el agua en los pozos domésticos es ahora más escasa y se requiere hacerlos más profundos.

El barrio San Miguel, es lugar con mucha agua. A ello obedece que muchos viveros y pozos para la extracción de agua para su venta en pipas o en garrafón, se hayan establecido en los alrededores. Tradicionalmente, las colonias de la cabecera municipal donde no hay servicio de agua potable deben comprar agua de las pipas y estas se surten en los pozos de San Miguel. Ahí mismo en San Miguel también se carece de agua entubada pero las casas cuentan con pozos artesanales para satisfacer su necesidad del vital líquido. A medida que las casas se alejan de la parte baja pegada al río, la profundidad a la que se encuentra el agua en los pozos es mayor. Sin embargo, en los últimos dos años, se requiere una mayor profundidad en los mismos y ello se debe en gran medida al aumento en la intensidad de la explotación del manto freático.

Algunos vecinos señalan que antes, a los ocho o nueve metros, o incluso menos, era posible encontrar el agua en los pozos excavados en las partes más altas, hacia el “cerro de la tienda”. En las riberas del río el agua se encuentra a mucho menor profundidad. Actualmente, pozos de trece a quince metros “no juntan ni medio metro de agua” en el tiempo de lluvias. Si tradicionalmente el barrio San Miguel ha sufrido la explotación del agua por los “piperos” que venden agua y de los viveros asentados en el margen de sus ríos, lo que ahora ven con el ir y venir de las grandes y ruidosas pipas de Pradel es un ya escándalo.

Pradel podría argumentar que compra su agua con particulares pero, aunque el río Sabinal pasa por predios particulares, según el Artículo 27 de la constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, los particulares sólo son dueños de la superficie terrestre, no del subsuelo ni de los ríos, lagos o lagunas. En casi de que el Estado concesione a particulares el usufructo de las aguas nacionales, los intereses particulares estarán siempre después del interés público. Así, de acuerdo al 27 constitucional, “La Nación tendrá en todo tiempo el derecho de imponer a la propiedad privada las modalidades que dicte el interés público, así como el de regular, en beneficio social, el aprovechamiento de los elementos naturales susceptibles de apropiación, con objeto de hacer una distribución equitativa de la riqueza pública”. Contrario a ello, lo que está sucediendo en Berriozábal en el río Sabinal es que una empresa de lácteos está usufructuando aguas nacionales para un provecho particular, afectando a los vecinos.

Más claramente, el mismo Artículo reza que “las aguas del subsuelo pueden ser libremente alumbradas mediante obras artificiales y apropiarse por el dueño del terreno; pero, cuando lo exija el interés público o se afecten otros aprovechamientos, el Ejecutivo Federal podrá reglamentar su extracción y utilización y aun establecer zonas vedadas al igual que para las demás aguas de propiedad nacional”.

La empresa Pradel desde el 2003 ubicó su planta procesadora al poniente de la cabecera municipal de Berriozábal. Esta empresa ha sido ampliamente beneficiada por programas de gobierno en razón de que‘promueve la economía’, según instituciones oficiales. Pero lo que sucede es que, al menos en Berriozábal, no se observan beneficios de parte de la empresa, todo lo contrario pues dicha empresa ha explotado el agua del municipio sin retribuir a la población y contribuyendo a la escasez del líquido.

Pero Pradel no es la única amenaza para el agua de Berriozábal, el incremento en la demanda habitacional de Tuxtla Gutiérrez, distante a escasos 9 kilómetros, ha significado una oleada de fraccionamientos, residenciales y pequeños desarrollos habitacionales que aumentan la presión sobre el agua. Los pobladores de añeja historia local ven como el paisaje y las costumbres poco a poco se transforman. Berriozábal poco a poco se transforma, aunque en los últimos cinco años dicho cambio se ha hecho más notorio, en un poblado de grandes terrenos bardeados habitados ocasionalmente por residentes de la capital del estado, que dista mucho de la tradicional arquitectura y urbanismo zoque así como de la convivencia cotidiana acostumbrada en este pueblo por generaciones. El tema del agua en este municipio empieza, pues, a ser preocupante.

 

Información adicional

.:
¿Te gusto el articulo? ¿Podrías apoyarnos? Los recursos serán destinados para realizar este tipo de trabajos, así como coberturas a las luchas en México, reportajes especiales, fotorreportajes o videos.

×

Log in