Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, dignidad y congruencia en el Estado de México

Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, dignidad y congruencia en el Estado de México

  • Autonomía
  • Posted by: Diana Alejandra Betanzos Avilés

“Tengo conciencia, soy responsable del bien común, no puedo excusarme ante el sin número de abusos en la administración de la justicia, abusos que se hacen más notorios cuando se trata de los débiles y marginados económica, social o políticamente” (1); Fueron estas las palabras con las que concluía el entonces obispo de Cuernavaca  Don  Sergio Méndez Arceo  una   conversación con Elena Poniatovska  a las afueras del palacio de Lecumberri  en el año 1969 para visitar a los huelguistas presos tras la masacre del 2 de octubre de 1968.

Esas palabras continúan haciendo eco hoy día a más de 48 años  y es que las violaciones a derechos humanos, las injusticias y abusos perpetuados contra los sectores más vulnerados y marginados  de este país  no se aminoran;  continúan siendo una realidad latente.   Sin embargo, las luchas por la justicia social,  por la verdad,  por la dignidad  contra los embates del despojo y el exterminio de la madre tierra,  contra los desplazamientos forzados y por la sobrevivencia.  Han encontrado no solo solidaridad y acompañamiento sino se han hermanado con quienes han optado por la defensoría y promoción de los derechos humanos como vía para salvar y dignificar la vida. 

Es así que desde hace 25 años se reconoce con el Premio Nacional Don Sergio Méndez Arceo,  la labor de mujeres, hombres y organizaciones que luchan por los derechos de personas,  pueblos y comunidades que  son víctimas  de graves  violaciones de derechos humanos. Este año han sido condecorados, con dicho galardón,  la Hermana Leticia Gutiérrez Valderrama  fundadora de la organización Scalabrinianas: Misión con migrantes y refugiados, en su modalidad individual. Y en su modalidad grupal,   el  CDHZL (Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero) quienes acompañan la lucha de diferentes pueblos, comunidades campesinas,  indígenas y populares contra el despojo de sus territorios y bienes comunes en el  Estado de México.

Para  quienes vivimos en el Estado de México este premio cobra una gran importancia, pues  es en medio de está innegable realidad  de pobreza, corrupción, violencia, inseguridad,  feminicidios, y despojos que nos han dejado los casi 90 años de gobierno priista mermando así la calidad de  vida de los casi 15 millones de habitarepresión  ntes que sostenemos  al estado más poblado del país, realidad que se recrudece  administración tras administración, ya que, por ejemplo,  durante el actual gobierno de  Eruviel Ávila, la pobreza extrema creció un 28%  de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la política de Desarrollo Social (Coneval) (2).   Los feminicidios se incrementaron un 70% lo que se traduce en 1658 mujeres asesinadas, según cifras de La Fiscalía General de Justicia del Estado de México (3) . En 2016, la entidad muestra segundo lugar de desempleo a nivel nacional, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) (4). Amiguismo, clientelismo político y un sinnúmero de  irregularidades en las grandes obras de infraestructura son también características de los gobiernos priistas.

El  CDHZL desde hace 5 años  sumando la voluntad de, principalmente,  jóvenes mexiquenses, comprometidos y comprometidas con la verdad y la justicia, acompañados del legado de lucha de la Alianza Única del Valle y dando  en su nombre reconocimiento a un hombre común y luchador como lo es don Zeferino Ladrillero que  a veces le hizo de árbitro de fut, otras de obrero,  trailero,  y las más  de defensor de los derechos de su comunidad;   Con la   bondad y saberes que albergan y emanan de las dignas y valientes resistencias de nuestros pueblos ancestrales  y nuestras comunidades segregadas. 

Este centro de derechos humanos no sólo han dado acompañamiento y  asesoraría  legal a sistemas autónomos de agua, a los y las que luchan  y defienden sus territorios sagrados  contra los megaproyectos de muerte como; el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, la autopista Toluca-Naucalpan y desarrollos inmobiliarios. A los y las que ponen en peligro su vida por defender la educación pública y gratuita y los que saben que la energía eléctrica es también un derecho humano, sino que además han hecho frente a esas leyes inhumanas como lo es la Ley Eruviel, que no solo atenta contra derechos fundamentales como  el derecho a la expresión y organización, sino que además legitima y legaliza la represión a través del uso de municiones reales para la contención de la protestas social.  

El CDHZL  se ha convertido, hoy por hoy,  en un referente de dignidad y valentía; de congruencia y solidaridad. Son pues, el amigo y amiga que los poderosos jamás podrán tener, son la sonrisa sincera y el abrazo hermano. Y son también la lucha incansable como señala la compañera Karina Bolaños, coordinadora del área de comunicación del centro, quien respondió lo siguiente a la pregunta de qué representaba para ella este premio:

“ Es darle importancia al esfuerzo que han desempeñado todos los compañeros que han pasado por el centro, que ese esfuerzo no ha sido en vano, que se ha logrado algo, algo, no lo suficiente por desgracia, pero eso no significa que el trabajo que estamos realizando no vaya enfocado a lograrlo, todo lo que hacemos está enfocado a seguir avanzando y hacer todo para que deje de haber injusticia, deje de haber violaciones a derechos humanos. Y que las personas que dedican su vida a defender los derechos humanos no sufran las consecuencias de haber elegido este camino que sabemos bien lo que implica; todos los riesgos (…) saben que su vida va de por medio.  Por eso vale, muchísimo, la pena seguir a pesar de lo difícil que pareciera ser  este camino largo que todavía nos depara mucho. Significa también reafirmar el compromiso con los pueblos, compromiso que debe ser cada día más fuerte. Momentos especiales ha habido muchos, pero lo que me haría realmente muy feliz es poder parar un megaproyecto, por ejemplo, poder decir que el aeropuerto ya no se va a hacer, pero mientras eso sucede  debemos seguir trabajando junto con los pueblos y aprendiendo de nuestros errores. El Zeferino siempre va a ser un lugar especial para mi”.

Con estas líneas, desde el Semillero Itinerante del Estado de México, enviamos nuestro más amplio y sincero reconocimiento al CDHZL, a la Hermana Leticia Gutiérrez Valderrama  y a todos y todas quienes luchan porque un día no se tenga más que premiar la defensa y promoción de  los derechos humanos porque  la vida será sinónimo de justicia, verdad,  libertad y dignidad.

 

Información adicional

.:
¿Te gusto el articulo? ¿Podrías apoyarnos? Los recursos serán destinados para realizar este tipo de trabajos, así como coberturas a las luchas en México, reportajes especiales, fotorreportajes o videos.

×

Log in